Se descubrió la madriguera fiscal de Macri (via Panamá) y entonces contragolpean atacando directamente a Cristina. De manual.

LA HISTORIA SE ACELERÓ: AHORA O NUNCA

Por Jorge Giles

Reflexiones desde la calle Un escándalo ficticio tapa un escándalo real. O lo nuevo termina de nacer y lo viejo termina de morir; o lo viejo nos lleva nuevamente a todos puestos. El golpe palaciego contra el pueblo está en marcha. Si los empoderados se quedan en su casa, si no hay reacción popular, seguramente se impondrán los injustos de la historia.

Por Jorge Giles
NAC&POP
10/04/2016

La supuesta “imputación judicial” a CFK se llama mediática, política y técnicamente: “Contragolpe”.

Se descubrió la madriguera fiscal de Macri (via Panamá) y entonces contragolpean atacando directamente a Cristina.

Un escándalo ficticio tapa un escándalo real.

Es de manual.

Hagamos docencia con lo aprendido en nuestros años de estudiantes de Derecho: un fiscal acusa y pide investigar; sólo un juez puede imputar.

¿Se animará su señoría?

Ahora bien: esto demuestra que están decididos a todo, incluso a meter presa a CFK.

Seamos concientes que en las relaciones de fuerzas palaciegas el pueblo lleva todas las de perder: no tiene un partido judicial ni al gobierno ni al poder económico ni a los grandes medios de su lado.

Su única fortaleza es la calle.

Por eso, el 13 de Abril debería dejar de ser un simple acompañamiento solidario a la Presidenta a Comodoro Py para convertirse, necesariamente, en una pueblada que desde allí debería marchar a Plaza de Mayo y a todas las plazas del país para quedarse acampando hasta que Cristina hable a la multitud orientando el futuro.

O lo nuevo termina de nacer y lo viejo termina de morir; o lo viejo nos lleva nuevamente a todos puestos.

El golpe palaciego contra el pueblo está en marcha.

La llamada “imputación” del fiscal es un anzuelo con carnada podrida (harina de fariña, por ejemplo), para ver qué pasa.

Si los empoderados se quedan en su casa, si no hay reacción popular, seguramente se impondrán los injustos de la historia.

Pero al revés, por eso y sólo por eso, si los empoderados, no sólo la militancia organizada, llenan multitudinariamente las calles el próximo 13 de Abril, la democracia (y no la dictadura) es la que impondrá su propio orden.

La historia se aceleró.

Los tiempistas del buen gusto y lo políticamente correcto, abstenerse.

Es hora de definiciones drásticas.

El tiempo no lo pone sólo el pueblo.

Los puso el enemigo contra la voluntad del pueblo.

O se responde rápidamente o el tarifazo, el ajuste, la devaluación, la inflación, los buitres, la desaparición de la Causa Malvinas, la prisión de Cristina, se convertirán en los modernos fusilamientos contra el pueblo argentino.

Es ahora o nunca.

Y lo dice un pobre y viejo periodista, maestro de escuela, militante peronista de dos siglos, con casi cien años de vida, que desconoce la presunta sabiduría de los ancianos y no apuesta a la prudente espera que aconsejan los huesos maltratados, sino que sigue creyendo en la rebeldía que imponen las convicciones.

Todos con Cristina el 13 de Abril.

Todos con nosotros mismos.

Viva la Patria!

JG/