Vimos cómo se cometió una “Infame Traición a la Patria” tal como lo define nuestra Constitución.

CON EL PAGO A LOS “BUITRES” BLOQUEAN EL DESARROLLO ARGENTINO DURANTE UN CUARTO DE SIGLO

Por Bruno Capra*

La repercusión internacional de la rendición ante los buitres no se hizo esperar: “La resolución del juicio más complejo de la historia entre Argentina y sus acreedores es una noticia excelente para un grupo de inversores muy bien conectados y terrible para el resto del mundo, especialmente, aquellos que países que enfrenten crisis de deuda en el futuro” (The New York Times 1/4/16. Joseph Stiglitz y Martín Guzmán)

Por Bruno Capra*
Trabajo y Economía,
5 abril, 2016

La deuda externa de la Argentina tiene una larga historia en la que sus gestores y beneficiarios son integrantes de un poder dominante opuesto al poder del campo nacional y popular comprometido con producir igualdad y bienestar

El Congreso de la Nación dejó sin efecto las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y aprobó un Megacanje II incumpliendo los compromisos asumidos por la Argentina con las Naciones Unidas y con su propio pueblo.

La repercusión internacional de la rendición ante los buitres no se hizo esperar: “La resolución del juicio más complejo de la historia entre Argentina y sus acreedores es una noticia excelente para un grupo de inversores muy bien conectados y terrible para el resto del mundo, especialmente, aquellos que países que enfrenten crisis de deuda en el futuro” (The New York Times 1/4/16. Joseph Stiglitz y Martín Guzmán)

La deuda externa de la Argentina tiene una larga historia en la que sus gestores y beneficiarios son integrantes de un poder dominante opuesto al poder del campo nacional y popular comprometido con producir igualdad y bienestar.

Ambos sistemas nos enfrentamos permanentemente de modo intenso y muchas veces trágico.

Esa disputa histórica vuelve a estar presente ahora pero en un contexto mundial en el que predominan poderes altamente concentrados que prohíjan a los poderes locales.

Para las mayorías esa confrontación es poco clara al punto de ser ignorada durante algunos períodos.

Desde el origen de nuestra historia los comerciantes que manejaron el puerto de Buenos Aires usaron la Aduana para controlar el comercio y la economía de un extenso territorio del que finalmente sólo les importó la pampa húmeda.

Lo consiguieron en contraposición a José Gervasio Artigas que reclamaba un país independiente de toda potencia extranjera y tuvo muy claro el interés de Buenos Aires de captar las rentas del interior.

Decía que la Capital de la nueva República podía ser cualquiera de las ciudades, pero no Buenos Aires justamente por los intereses que manejaban su puerto.

Recordemos que el territorio en disputa por la independencia era lo que hoy llamamos Uruguay, Sur del Brasil, Paraguay, Bolivia, Chile y Argentina.

Es una cuenta pendiente generada por los comerciantes del puerto que sigue teniendo tanta fuerza como para provocar un nuevo episodio con características de gran estafa: la “solución” dada a los fondos buitres.

El gobierno nacional y popular que condujo la reconstrucción argentina desde 2003 a 2015, peleó la deuda externa, la negoció hasta quedar un residual en el bolsillo de los “Fondos Buitres”, usureros dedicados a comprar a precios de liquidación Bonos residuales y luego hacer juicios por el pago completo en tribunales que aceptan la causa.

Sin dudas una falla del sistema jurídico internacional.

Cómo afrontarlo es el tema nuestro, de los Argentinos de hoy.

Tenemos dos posiciones claras: el sometimiento a los intereses extranjeros o transitar el camino de la independencia que asociamos a la Soberanía.

En estos términos los que propugnamos la opción propia, vimos cómo se cometió una “Infame Traición a la Patria” tal como lo define nuestra Constitución.

Un conjunto de argentinos agrupados en la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN) compuesta de Empresarios Nacionales de Capital Interno, Pequeños y Medianos, tenemos en claro que la prosperidad no debe ser individual sino colectiva porque la prosperidad individual es indisoluble de la de nuestro país, de sus trabajadores, de nuestros clientes y de los conciudadanos en su conjunto.

Motivados por esa convicción nos pusimos en contacto con los integrantes de la Asociación Civil “Instituto Arturo E. Sampay” que recuerda al autor de la Constitución Nacional Argentina de 1949, los Dres. Francisco Cholvis, Arístides Corti y Eduardo Barcesat, quienes redactaron la denuncia que advertía el obrar de los denunciados (Mauricio Macri, integrantes del Poder Ejecutivo y legisladores que votasen favorablemente la iniciativa del gobierno nacional por la que el país se rindió ante los buitres), para lo cual formularon la denuncia por traición a la patria en concurso con administración fraudulenta, violación de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.

Hasta ese momento era una denuncia preventiva, porque se estaba debatiendo en parlamento.

Ese debate se consumó, fue aprobada y promulgada la ley propuesta por el Poder Ejecutivo.

Habiéndose concretado el hecho denunciado como delito en términos potenciales, se hizo la presentación correspondiente, ya que a entender de los juristas Barcesat, Cholvis y Corti el delito es efectivo por la sanción y todos los imputados son ahora pasibles de ser sujetos de esta causa en calidad de imputados.

Nuestro compañero de CEEN, el Ing. Enrique Zothner, expuso con claridad la situación en una nota publicada en Página 12 el 30 de marzo último.

Sostiene que se presenta al nuevo endeudamiento como solución, presentación hace agua por todos lados y explica:

1) no es para financiar una actividad productiva;

2) no es una solución al déficit estructural creado por el gobierno de Macri;

3) no es una buena negociación;

4) no tiene sentido y es imposible negociar con quien no quiere y tiene como único fin la usura y la especulación financiera;

5) no cumple con las leyes nacionales sancionadas;

6) no está alineada con la postura presentada por Argentina ante la ONU y aprobada por todos los países excepto en los que residen los Fondos Financieros Internacionales;

7) no han dado resultado estos tipos de préstamos a lo largo de la historia de Argentina y todos han terminado en grandes crisis;

8) no está garantizado que los fondos especulativos y los otros tenedores de deuda pidan una renegociación ya cerrada con éxito;

9) no es bueno quedar expuestos a reclamos por u$s 384.000 millones, que es el importe calculado como de máxima exposición en la presentación penal.

La cifra surge de considerar como todas la posibilidades contrarias que se pueden dar, que es cómo hay que considerar las amenazas en toda operación riesgosa.

Si se asume una hipótesis de máxima respecto a los intereses de los capitales involucrados, el importe mencionado puede subir a 500.000 millones de dólares y en ese escenario queda inhibido el derecho al desarrollo por una generación, es decir 25 años.

La causa penal contra los responsables de la rendición ante los buitres seguirá su curso y como dijo la Senadora por Río Negro, Silvina Larraburu, tendrán que dar explicaciones por largos años mientras que sólo podrán caminar tranquilos por las calles de sus ciudades los integrantes del parlamento y del ejecutivo que hayan actuado de acuerdo con su conciencia defendiendo el interés nacional.

Ellos son 86 diputados y 16 senadores.

 

*Ingeniero integrante de CEEN, Central de Entidades Empresarias Nacionales.