En noviembre de 1955, la ”revolución libertadora” pasado el primer momento donde declaraban “ni vencedores ni vencidos”, llega Aramburu al gobierno y comienza una ola de despidos.

LOS DESPIDOS Y SUS CONSECUENCIAS.

Por Oscar Balestieri (FOTO)

Manuel, 49 años, mecánico calificado, que trabajaba en Aerolíneas Argentinas desde su creación en 1947, fue despedido: Causas…. Quizás porque era delegado sindical, quizás por enemistades con directivos (Alvaro Alsogaray era director de AA, durante el gobierno peronista y quedó luego de la Revolución Libertadora). Nunca tuvo una explicación, una razón.

Por Oscar Balestieri
NAC&POP
5 de abril de 2016
Gentileza de Teodoro Boot

Impacto emocional sobre el desempleado, sobre su familia, dificultades económicas del núcleo familiar, muy posiblemente reducción de ingresos en un nuevo trabajo, que se buscará angustiosamente y tomará el primero que aparezca, aun con menor salario o menor calificación .

En noviembre de 1955, la ”revolución libertadora” pasado el primer momento donde declaraban “ni vencedores ni vencidos”, llega Aramburu al gobierno y comienza una ola de despidos.

Manuel, 49 años, mecánico calificado, que trabajaba en Aerolíneas Argentinas desde su creación en 1947, fue despedido: Causas…. Quizás porque era delegado sindical, quizás por enemistades con directivos (Alvaro Alsogaray era director de AA, durante el gobierno peronista y quedó luego de la Revolución Libertadora).

Nunca tuvo una explicación, una razón.

Salió a buscar trabajo como oficial ajustador, mantenimiento, tareas mucho menos calificadas que mecánico de aviación.

Con menor salario y condiciones de trabajo peores.

Fue cambiando de trabajo, consiguió en un taller de reparaciones en el aeródromo de San Fernando, que por lo menos lo mantenía en los aviones, que eran su oficio amado.

Luego se incorporó a una línea recién creada, ALA, hasta llegar a 1958, cuando después de la elección de Frondizi, (en virtud del pacto Perón Frondizi), fue reincorporado a Aerolíneas.

Manuel Balestieri era mi padre.

Esos hechos, ese impacto en la familia, generaron mucha angustia, inseguridad, miedo.

Allí se terminó la Argentina donde “los únicos privilegiados son los niños” y entendí, poco a poco, que debía tomar en mis manos la defensa de la justicia, de la causa del pueblo, y comenzó la argentina de “la resistencia”.,

Hoy comprendo que esos hechos, forjaron un militante para toda mi vida..