En el zafarrancho bonaerense cualquiera se calza el sello y sale con un par de fotos a conquistar el espacio vacío.

INTERNAS DE PALADAR NEGRO SANGUCHITOS PARA LOS VOTOS Y LA ESTUPIDEZ DE LA LUCHA ETARIA AL PODER.

Barajar y dar de nuevo es la tarea, muchachos y muchachas hemos sido derrotados, entérense y comencemos a hacer política para construir la mayoría que nos permita recuperar el poder para la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación.

Por Daniela Bambill
NAC&POP
11/03/2016

En el zafarrancho bonaerense cualquiera se calza el sello y sale con un par de fotos a conquistar el espacio vacío.

Actores que desconocen la realidad profunda de la Provincia más grande del país corren presurosos ante cualquier indicio de movida que pueda garantizarles un mínimo de protagonismo en una interna que no todos están dispuestos a dar.

Saltando pasos básicos de construcción, blandiendo viejas trayectorias y/o votos obtenidos, ni una cosa ni la otra son reaseguro de nada en este escenario de arenas movedizas en el que nos encontramos, desconociendo actores territoriales y construcciones concretas, desconociendo el esfuerzo de cientos de compañeros y compañeras que están intentando reconstruir más allá del podio y la foto en el escritorio.

Otra vez, los dirigentes mirando el foco de la cámara y no a las bases.

Circulares parecen ser los caminos que toman, circulares como las ruinas en las que nos han dejado.

Un bloque provincial a punto de quiebre por la estulticia y la mezquindad de un esquema de poder que ya no funciona, la impericia y la incapacidad política de los actores que no ceden, nadie quiere pagar el precio de la ruptura inminente, los jóvenes que propician esa ruptura esperan que el resto mueva las fichas para dar el grito de “traición” y mantener el sello al que no están honrando.

Intendentes y Gobernadores con mensajes ambivalentes en función de la defensa del territorio y una fuerza política que no encuentra el rumbo son las fotos del día a día.

La fiebre rosquera se mezcla con la necesidad de mantener las gestiones ordenadas en una Provincia hostil en la que se desparrama dinero en las barriadas para armados territoriales amarillos desprovistos de proyectos que incluyan a los beneficiados por la generosidad de los globos.

Un Parlamento que vuelve a ser noticia por las negociaciones espurias de otrora soldados del proyecto.

El encorsetamiento de la desconfianza está asfixiando, los pasos en falso son demasiado peligrosos.

El sectarismo a fuerza de la caracterización de nuevos traidores nos dejan en estado de vulnerabilidad frente a la sociedad que ve como su salario se pulveriza mientras la luna de miel pasa para dar lugar a la rutina de una Patria a merced de un sistema con características del macho golpeador.

Solo ronda una certeza, el peronismo no se reconstruye con forceps.

La Unidad requiere un trabajo de amplitud que ningún dirigente aferrado a su estatus anterior quiere realizar.

La Unidad no se consigue con órdenes divinas y acatamiento genuflexo.

La Unidad se construye habiendo saldado las discusiones internas en el ámbito correspondiente y abriendo el juego no expulsando compañeros.

Barajar y dar de nuevo es la tarea, muchachos y muchachas hemos sido derrotados, entérense y comencemos a hacer política para construir la mayoría que nos permita recuperar el poder para la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación.

DB/

N&P: El Correo-e de la autora es Daniela Bambill danielabambill@gmail.com