El libro de Antonio Fabiani, “HISTORIA DEL CAMBIO POLÍTICO EN LOS ESTADOS UNIDOS DEL SIGLO 21”

TODA SOCIEDAD TIENE DERECHO A TENER SU “PERÓN” ¡EL EXITO DE POLITICA FICCION DEL VERANO 2016! : “2.030 REVOLUCION EN USA” DE WALTER MOORE-CAPITULO 9- “EL FIN DE LA ESCASEZ”

Por Walter Moore

LAS BASES DOCTRINARIAS DEL MOVIMIENTO DE JOHN APPLETON: “El sentido de todo Progreso Humano es lograr que las personas tengan lo que necesitan para estar sanas y felices, librándolas de todo aquello que se lo impida.
Lo demás es ilusión.” (Propuesta Fundacional del Movimiento Ecodemocrático.) AVA Y SUS DECLARACIONES” LA INFLUENCIA DE McLUHAN y EL SALTO EVOLUTIVO GENERADO POR LAS REDES DE COMUNICACIONES.

Walter_Moore-2-1

Por Walter Moore

“2030 Revolucion en USA”

CAPITULO NUEVE

NAC&POP

18/01/2017

LA INFLUENCIA DE McLUHAN y EL SALTO EVOLUTIVO GENERADO POR LAS REDES DE COMUNICACIONES

En una larga entrevista concedida en la revista Cosmopolitan, Ava afirmaba, basada en su compatriota Marshall McLuhan, que el Gran Salto Adelante de la cultura de Europa se debió a la invención de la imprenta, que emerge en un mundo donde la mayor parte de su población era analfabeta.

McLuhan explicó meticulosamente que la importancia social de este nuevo instrumento, se basa en su poder como significante, independientemente del contenido de cada libro. La imprenta le daba a todo el mundo la visión de la producción en serie, en un mundo donde sólo existían los escritos iluminados a mano, y con pocas personas capaces de leerlos.

Si bien la imprenta de tipos móviles ya había sido desarrollada en China, con piezas de porcelana como tipos móviles, siglos antes de que Gutenberg comprendiera cómo funcionaban estos tipos; no tuvo difusión porque la escritura china tiene miles de caracteres diferentes, no era adecuada para facilitar el armado de los tipos móviles, en cambio la Imprenta, se potenció cuando se empleó con la escritura europea, estructurada con sólo 28 letras, con la cuales se podían formar dos o tres mil palabras, con las cuales podría expresar prácticamente a toda esa cultura.

La explosión de saberes que produjo su invención prosperó en el fértil terreno cultural dejado por el Imperio Romano, y generó la expansión colonialista europea, mientras el Imperio del Centro, China, que entonces era mucho más poderoso y avanzado que cualquier nación de Europa, se quedó en sus territorios, a pesar de que al final del siglo 15, cuando las frágiles carabelas europeas sólo realizaban excursiones costeras, una flota de 100 barcos (cada uno 5 veces más grande que una carabela) ya habían dado la vuelta al mundo, pero por uno de esos avatares de la Historia, su Emperador decidió quedarse en su tierra, pues consideró que lo importante era gobernar su enorme Imperio, pues ya consideraban que el resto de la Humanidad eran sus súbditos.

Pero los comerciantes genoveses, inspirados en las aventuras de Marco Polo, (un espía industrial de esa época, que había llevado a Europa los adelantos de China), impulsaban a su compatriota Cristóbal Colón, hacia el desconocido mar del Caribe.

Cinco siglos después, mientras Europa agoniza, China despierta, con su población en pleno proceso de “electrodomesticación” ya disciplinadas, por el Partido Comunista, sus grandes masas de campesinos, independientes y autónomos, se adaptan a la vida urbana propia de la Sociedad Industrial.

Ava Morlans afirma que: “El proyecto británico del Gran Capital, con su modelo de “Objetivos sin Tiempo”, exporta la idea de la “Revolución Socialista”, para organizar primero, y controlar después, a países grandes con poblaciones no urbanizadas, como Rusia en el siglo 19 y China en el siglo 20, pues para ejercer el control de las grandes masas de población, es necesario que se alojen en grandes ciudades, especialmente si son portuarias, donde se puedan imponer pautas consumistas de vida, direccionar la opinión pública mediante medios masivos, y controlar el espacio mediante la especulación inmobiliaria.

Todo esto funcionó perfectamente, y al final del siglo 20, el proyecto de control de la Humanidad por el gran capital estaba concretándose, con organizaciones mundiales que fijaban pautas sobre el intercambio comercial mediante instituciones como la Organización Mundial de Comercio y el Mercado Electrónico Continuo, ejercían el control territorial mediante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y fundamentalmente, extranjerizaban a sus aparatos productivos dejándolos en manos de las Corporaciones Multinacionales, que a su vez, eran controladas por los sistemas financieros globales, que penetraban en todas las naciones con el mito de las “privatizaciones”, impulsadas por las instituciones financieras globales, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco de Descuentos Internacionales de Basilea, y el manejo de la divisa universal a través de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

“Pero el desarrollo tecnológico tiene su inteligencia intrínseca, y a veces puede ser controlado y otras parece proceder como guiado por su propia lógica, y esa lógica fue impulsando a establecer redes cada vez más complejas.

Primero Redes Comerciales, luego redes tecnológicas como la generación y distribución de electricidad o ferrocarriles, y finalmente las vitales redes de comunicaciones.”

Así, paulatinamente, las estructuras sociales fueron cambiando, y Ava explicaba que el gran cambio se produjo con:

LA SUSTITUCIÓN DE LA SOCIEDAD DE PIRÁMIDES POR LA SOCIEDAD DE REDES

Una sociedad de redes no era concebible en el momento en que se puso en marcha el Proyecto de Dominación Mundial del Gran Capital Financiero, pues sus autores se habían criado y formado envidiando a las sociedades aristocráticas, que por su naturaleza estaban organizadas en forma de Pirámides.

Así el nuevo poder de los banqueros mundiales representó en su “nave insignia”: el billete de un dólar: una pirámide de trece capas de población controladas por un ojo instalado en su cúspide, que los banqueros, titularon como “El Nuevo Orden Mundial”, mucho antes de que Hitler naciera.

Así, estaban logrando tener en un puño a una Humanidad organizada mediante pirámides, pero la evolución de las comunicaciones trastocó esa estructura, y el sistema tridimensional de la cadena de pirámides con que se relacionaba la humanidad se transformó en un sistema multidimensional de redes de todo tipo, imposible de controlar por el sistema piramidal.

Este cambio tecnológico estructural, que al iniciarse el Nuevo Milenio, realizó el milagro de que existieran tantos teléfonos celulares como seres humanos, y el crecimiento a saltos de las redes informáticas, penetró a todo el funcionamiento social, e insensiblemente, trastocó todo el sistema de control político, para el cual el modelo plutocrático no tenía soluciones alternativas, motivo por el cual los partidos tradicionales, mostraron una actitud insincera y balbuceante.

“Esto permitió a las claras propuestas de los EcoDemocráticos, ganar cada vez más distritos, sobre todo porque probaban que eran capaces de resolver inmediatamente problemas que, en muchos sectores de la sociedad, se arrastraban desde hacía décadas.”

“Y esta era una barrera imposible de traspasar para los políticos tradicionales, que difícilmente podían pensar fuera de los límites impuestos por el Mercantilismo y operar de una forma diferente al procedimiento de poner “palos en las ruedas” ante cualquier cambio, para mantener el status quo”

En un ejemplar de Los Ángeles Times de esa época, se afirmaba que:

“El crecimiento político de la EcoDemocracia comenzó a reflejarse en las encuestas, y así fue como el 25 de mayo de 2019, después de infinitas reuniones y eventos, y en ocasión de la inauguración del Teatro de la Universidad de Santa Fe, y después de una semana de deliberaciones, los líderes de las Fuerzas Transformadoras de Estados Unidos, dieron a conocer la extensa declaración constitutiva del Movimiento EcoDemocrático, cuyos rasgos fundamentales trazaron Ava y John.

Este texto funcionó como la piedra fundacional de la EcoDemocracia, y la difundieron como un libro de estudio, llamado Manual EcoDemocrático, o Libro Azul para toda la militancia política, tanto en California, como en el resto del país., todo lo cual generó un hervidero político que llegó hasta los más lejanos rincones de Estados Unidos, y repercutió en todo el mundo, especialmente en el resto de América, especialmente la parte reducida, titulada:

PROPUESTA FUNDACIONAL DEL MOVIMIENTO ECODEMOCRÁTICO

La EcoDemocracia es un modelo político post-liberal, apto para el Nuevo Siglo, inserto dentro de las mejores tradiciones americanas.

“El sentido de todo Progreso Humano es lograr que
las personas tengan lo que necesitan para estar sanas
y felices, librándolas de todo aquello que se lo impida.
Lo demás es ilusión.”

La EcoDemocracia es una propuesta para adecuar la idea de democracia a la nueva Era de las Sociedades constituidas mediante Redes, CONSIDERANDO QUE:

La Democracia ha probado ser la forma de gobierno más eficaz, o sea la organización política que brinda mayores posibilidades de mejorar la calidad de vida de las personas, pero, sin embargo, hay una Democracia para cada tiempo.

La democracia de la polis griega no es la misma que la que instaura en la revolución francesa o norteamericana.

La primera es la democracia posible en una civilización agrícola, donde la creación de riqueza es generada por el trabajo esclavo y sostenida por ciudadanos-guerreros, que recorrió todo el período histórico llamado Feudalismo.

El segundo modelo de democracia, el de la división en tres poderes, fue instalado para sustituir el poder absoluto de las monarquías, a fines del 1.700 , en un momento en que las sociedades agrarias (y su más avanzada expresión política, las monarquías nacionales), cedían poder ante las nuevas fuerzas sociales generadas por el comercio.

Pero hace dos siglos la cosa pública era realmente más sencilla, la cantidad de gente a gobernar, menor, la complejidad de la producción era baja, el tiempo transcurría más lentamente y el deterioro ambiental era solo un problema de salud pública.

En ese momento la idea de la democracia representativa, es decir ejercida a través de representantes relativamente próximos a la gente, era un paso enorme para los derechos individuales, ante la arbitrariedad aristocrática. Eso era hace dos siglos.

Hoy, en pleno proceso instalación de redes globales, la democracia representativa aparece como un sistema elemental.

A pesar de las constantes enmiendas y retoques, es evidente que esa estructura política no funciona.

Los crecientes problemas de la vida en las grandes ciudades, la educación inadecuada para el mundo en que ingresamos, la volatilidad de los recursos que cada uno necesita para asegurar su subsistencia, la corrupción generalizada, el creciente desamparo de la gente ante la violencia, los problemas de salud, de vivienda, de injusticia, no obtienen respuestas satisfactorias de políticos que se han convertido en “profesionales”.

Y como tales, se comportan como miembros de una corporación, o sea una pirámide de poder más, que, en el mejor de los casos, defiende sus intereses corporativos y luego, en algunos raros casos, generalmente antes de una nueva elección, se convierte en el paladín de los intereses de sus representados.

La política es ahora una profesión cuyo éxito se mide por la capacidad para ganar elecciones, y de quedarse con el “premio gordo” de manejar una oficina gubernamental, en la que entran además del candidato elegido, una enorme cantidad de personas de su confianza, que manejan mucho poder y a las que nadie eligió.

Por otra parte, no existe la posibilidad de que los candidatos políticos puedan cambiar algo ante la inamovible oposición de las burocracias estatales, los frenéticos empujones de los lobbys empresariales, los sindicatos y grupos de presión de todo tipo, además de la retorcida manipulación de los medios masivos de difusión.

Todo confluye para mantener esta organización política congelada y decadente, que contrasta con el vigor de las nuevas fuerzas productivas características del Post-Industrialismo.

Así, la sociedad sigue incrementando su capacidad de creación de riqueza, genera nuevos recursos para mejorar la calidad de nuestra vida y descubre nuevas formas para aumentar el potencial de la expresión individual.

Todo eso está allí, al alcance de la mano, pero las organizaciones políticas no lo pueden usar.

Se lo impiden, además de las trabas objetivas ya descriptas, el modelo mental de hace dos siglos que, necesariamente deben sostener los que logran el control de estos aparatos políticos, apoyados en las pirámides de los poderes del pasado.

La política no puede cumplir su función porque las reglas de juego con las que debe operar fueron diseñadas para otro tipo de juego. Un juego que fue imaginado hace más de dos siglos.
Aunque no son sólo los políticos los que no funcionan, si no toda la estructura política existente.

Ahora nos encontramos frente a las exigencias de la sociedad de redes, que es muy diferente a la sociedad de pirámides, tan diferente como las tribus de cazadores y recolectores, lo fueron a las civilizaciones agrarias, asentadas en ciudades y feudos.

Los rasgos fundamentales de esta sociedad, producto del cambio de modalidad productiva llamado post-industrialismo, pueden comprenderse hoy con la claridad con que suelen verse las cosas en su inicio; cuando las nuevas fuerzas emergentes están ya diferenciadas, pero aún juntas, manifestándose como partes diferentes de un mismo proceso.

Las grandes crisis de la humanidad de hoy, no se deben a una insuficiencia de recursos, sino a una pobre organización, incapaz de distribuir recursos sobreabundantes, pues la industria generó:

EL FIN DE LA ESCASEZ

El final teórico de “la escasez” también significa el final teórico de los factores que posibilitaron que La Economía condicione a todas las otras actividades sociales, transformándose en una verdadera ideología universal, designada genéricamente como “Sociedad Industrial”.

Esta escasez no es una condición intrínseca del sistema productivo, sino el resultado de una estructura parasitaria, que absorbe recursos sin reincorporarlos al sistema productivo, así el sistema financiero se independizó de la producción para parasitarla mediante la especulación monetaria.

El comportamiento especulativo no es una variable intrínseca a la organización social.

Existen sociedades que, como la sociedad tribal, pueden designarse como sociedades pre-económicas.

Cada tribu era autosuficiente.

No necesitaba de ningún intercambio para su subsistencia.

Tampoco existía acumulación de bienes ni manejo político de la escasez.

O sea que no existía el manejo económico de los recursos, no existía “la economía”, y por lo tanto era imposible la especulación.

La era económica comienza con el desarrollo de la agricultura y la consecuente acumulación de excedentes canjeables.

La evolución de los procesos de trueque lleva a usar algunos materiales como moneda.

La invención de la escritura aparece como una consecuencia de la necesidad de registrar los intercambios, primero anotando cantidades en tabletas de arcilla húmeda, secadas al sol, y luego poniendo signos diferentes para identificar los distintos objetos acumulados.

De estos primero intercambios surgió el comercio, que significó una verdadera mutación para la humanidad, pues después de interminables milenios de nómade vida tribal, el hombre pudo asegurar su supervivencia más allá de los avatares naturales, y asentarse en un lugar.

Ahora estamos en las puertas de un cambio de similar magnitud.

Una sociedad basada en el conocimiento puede ser considerada como una sociedad post-económica donde los factores determinantes de la vida social no pasarán por la distribución de las cosas, sino por valores y privilegios más sutiles.

La designación de post-económico para el proceso en ciernes, busca enfatizar el cambio de valores dominantes en la cultura post-industrial.

No quiere decir que la actividad económica desaparecerá, sino que no será la actividad dominante.

Puede pensarse que, en la sociedad post-industrial, el rol de la economía será semejante al de la agricultura en la sociedad industrial, una actividad necesaria, pero no hegemónica.

Observando las cosas desde otro punto de vista, comprenderemos que las nuevas formas productivas permiten concebir un mundo en el cual la sumisión del hombre no será más una condición necesaria para la supervivencia colectiva, puesto que la producción mecánica (física e intelectual) estará básicamente a cargo de máquinas automáticas y robots.
Esta nueva organización de la humanidad en forma de redes, es la que define prioridades políticas completamente distintas a las instituidas en las sociedades piramidales, donde los factores abstractos de la economía, o sea el dinero y otras formas de registro, absorbieron los recursos generados por la economía real, o sea la productiva de bienes, servicios y conocimientos.
En la sociedad capitalista (o económica), la distribución de los bienes es el problema central de toda organización social. La sociedad industrial, a la que podemos considerar la última etapa de la era económica, organizó las disputas por el control de la distribución de los bienes (y del poder emergente de este control) mediante las distintas ideologías.
En la Era Post-capitalista que nace, esta disputa no es una incógnita política central (como lo prueba la obsolescencia de las ideologías), y sí lo son los problemas políticos y sociales irresolubles, planteados por el cambio del sistema productivo, tales como:
* La desocupación, que ha sustituido a la migración del campo a las ciudades, un proceso propio de la industrialización.
* La depredación ambiental, y no la disputa entre capitalistas y proletarios, preocupa a vanguardia ideológica.
* La derecha nacionalista ha abandonado la vieja batalla para preservar las fronteras, desplegando técnicas de seducción para captar capitales y tecnología multinacional.
* La lucha por popularizar los sistemas educativos, se ha convertido en una mirada estupefacta ante la impotencia de los sistemas existentes.
* Las grandes potencias no tienen propuestas políticas globales, fuera de conservar el status quo.
* Las religiones sustituyen a las ideologías como aglutinantes políticos.
* Los medios de comunicación transforman en política local lo que sucede al otro lado del mundo.
* La miseria atroz de lejanas comunidades, se convierte en miseria moral de toda la humanidad.
* Las minorías se hacen cada vez más conscientes de su identidad, y buscan un lugar propio dentro de la sociedad, con independencia de las opiniones de las mayorías.
Santa Fe, Nuevo México, 25 de mayo de 2019

La crónica de ese evento, descripta en la Revista Time, relata que, después de constituido el Movimiento EcoDemocrático, se designó un Comité de Acción Política, destinado a dar forma concreta a las propuestas declaradas en el Congreso Constitutivo del Movimiento EcoDemocrático, que se daría a conocer mediante una serie de documentos partidarios.
El primero de ellos se tituló:
Comunidad y Nueva Democracia
El modelo de dominación por parte de las Corporaciones Globales requiere que la mayor parte de la población se instale en grandes ciudades, donde se pueda controlar la distribución de los alimentos y otros insumos, los servicios públicos, asegurar la exposición a los medios masivos de difusión, y que las relaciones interpersonales se estructuren en base al dinero, organizadas gracias a lo que se ha denominado el “Contrato Social”, que convierte a la Humanidad en un sistema de contratos mercantiles, cuyas normas son dictadas por el gran capital.
En este contexto, toda libertad es ilusoria, pues en las grandes ciudades, las personas son tratadas como “masas”, y sometidas al manipuleo de los poderes fácticos.
Esto no es posible en estructuras más reducidas, cuando se conserva la individualidad, y hacen falta acuerdos para compartir las responsabilidades, y esto sólo puede lograrse en una Comunidad, que es una forma particular de organización humana constituida por un grupo de personas que tienen valores comunes, comparten un lugar geográfico definido y sostienen una organización que opera un conjunto de reglas para el funcionamiento de este grupo, y cuyos miembros adoptan el sentimiento de Pertenencia Voluntaria. Una pertenencia elegida por libre albedrío y no como una fatalidad.
El sentimiento de pertenencia voluntaria a una Comunidad puede comprenderse comparándolo con el que muchas personas sienten cuando adhieren emocionalmente a una empresa o a una institución deportiva, por ejemplo. Pero, en este caso, puede ser mucho más fuerte, más intenso y más cabal, porque los lazos de solidaridad dentro de una comunidad pueden ser mucho más profundos y complejos.
Una comunidad realmente integrada asegura tanto la existencia económica como la existencia social. Y, si funciona adecuadamente, impulsa a cada uno de sus miembros hacia la autorrealización personal.
Atender los asuntos comunes de una comunidad nos lleva hacia una solidaridad emocional como la que sienten los camaradas durante las luchas armadas, los militantes políticos, o los fieles de un mismo culto.
Por ese motivo el contacto personal entre funcionarios y ciudadanos es esencial para el funcionamiento de la democracia. Así se incrementa la responsabilidad de las personas con poder. Cuando estos deben tomar decisiones que afectan a la vida de los otros, tienen que tomar en cuenta la inevitable la relación “cara a cara”, que vendrá como consecuencia de esas decisiones.
Esta necesidad de contacto personal entre todos los miembros de una comunidad, restringe el número de personas que pueden integrar una unidad política de democracia directa. Según estudios realizados sobre las posibilidades de interacción, existe un acceso real a cualquier funcionario en un grupo formado por un máximo de 10.000 personas, siempre que el ordenamiento jerárquico sea suficientemente laxo.
También se considera que la cantidad mínima de personas necesaria para resolver todas las funciones y la necesidad de interacción de una comunidad autosuficiente es de alrededor de 5.000.
O sea que la cantidad óptima de personas que integren una comunidad, debe variar entre un mínimo de 5.000 y un máximo de 10.000 habitantes.
Por otra parte, un hábitat para 10.000 personas, puede ser soportado por casi cualquier ecosistema, a menos que este fuera de una extrema fragilidad.
Una población de este tamaño ocupa un territorio restringido, controlable por sus habitantes. Una caminata permite a cualquier ciudadano reconocer el estado de la infraestructura, de los espacios comunes, del cuidado que tienen los vecinos en sus propias viviendas. El hábitat para una comunidad de 10.000 personas, tiene “escala humana” y hace de la solidaridad un hecho imprescindible, cotidiano.
Como todo organismo vivo, cada comunidad puede crecer hasta llegar a su estado pleno. Si su población o su territorio crecen por encima de esos límites, comienzan a perder identidad. Para seguir creciendo y conservar elementos de su propia identidad, debe proceder como cualquier organismo vivo: usar su capacidad para reproducirse. La manera de hacerlo es formar una nueva comunidad en la cual se aplique la experiencia acumulada en la, o las, “comunidades madres”.

Democracia y medio ambiente
El hombre europeo invoca su origen divino para diferenciarse de la Naturaleza. Desde esa posición elabora filosóficamente su oposición a la Naturaleza y con ese recurso discursivo elude reconocer el origen divino de todo lo viviente.
Declara: “Esta tierra es mía”, y procede para hacer que esa declaración se convierta en una realidad. Pone un vallado, marca una frontera y anuncia: “todo lo que hay dentro de él es mío”. Toma posesión de la naturaleza porque nadie se lo impide. Y empieza a tratar a todo lo viviente como si fueran objetos inanimados.
Es en ello donde se centra la cultura europea, que se convierte así en una “cultura del objeto”, o sea una cultura que concentra y organiza su energía para la posesión de objetos. Y la Naturaleza es transformada en un objeto más. O sea, la des-naturaliza y des-sacraliza.
Pero la naturaleza siempre encuentra la ocasión para hacernos sentir su poder. La noche límpida y estrellada nos muestra un universo que está más allá de nuestra comprensión. El mar, las tormentas, los volcanes, las montañas, nos confrontan con nuestra fragilidad como seres vivos. La oscuridad de la noche y el misterio de la muerte biológica nos hacen sentirnos inermes y temerosos.
El hombre europeo encuentra un remedio para su temor en ese simulacro de apropiarse de la Naturaleza. Y comete el error de creer que ese simulacro puede cambiar las leyes naturales. Para probarse a sí mismo que está en lo cierto, se rodea de un mundo cada vez más artificial, repleto de objetos conocidos, comprensibles y manipulables.
Pero fuera de ese entorno se acrecienta su miedo a la Naturaleza. Y eso refuerza sus impulsos destructivos hacia la causante de su pavor, y luego de miles de generaciones con esta conducta, ya se convierte en un valor genético, que se traslada a sus descendientes en forma de creencias y valores. Esto explica por qué vastos sectores de la población siguen actuando sobre la base de esos parámetros hostiles frente a la Naturaleza, a pesar de disponer de la información que demuestra que lo contrario, es lo racional.
Así se prolonga, hasta nuestros días, la cultura romana, que está en la base de esas creencias ancestrales. Estas creencias instalan en Occidente la idea de que es posible una expansión material ilimitada. Idea que presupone que se dispone de un mundo ilimitado y de una Naturaleza que puede ser utilizada con total impunidad. Pero la capacidad de la naturaleza para auto-restaurarse quedó superada por la cantidad y variedad de elementos destructivos incorporados por la actividad humana. La difusión en el ámbito planetario de los productos de la industria, ha puesto en crisis esa hipótesis de la relación Hombre-Naturaleza.
La Naturaleza sigue existiendo con total indiferencia a la ideología humana. Lo viviente tiene sus propias leyes: se adecua hasta donde puede al trato que el hombre le da, y cuando no puede adecuarse, colapsa y mata a otros seres vivos viven en ella. La ignorancia de estas leyes instaló la actual tendencia al colapso del funcionamiento de la biosfera, en la cual El Derrumbe es posible, aún sin la amenaza de un desastre nuclear.
Para cambiar la dirección que llevamos hacia la hecatombe, no solo deben ponerse de acuerdo las naciones, sino todos los continentes. No queda otra alternativa que unirse para defender el único planeta en el que existe la vida, al menos tal como nosotros la conocemos.

Raíces americanas de la Nueva Democracia
La decadencia americana, trasciende la degradación económica, la corrupción política y la descomposición de las instituciones, estableciéndose como una crisis de la cultura dominante.
Es una crisis que afecta a todo el sistema de valores tradicionales e instala una perplejidad paralizante. Nada verdaderamente nuevo puede encararse decididamente hasta tanto esta crisis de valores esenciales no se resuelva, porque las contradicciones son tan profundas que malgastan la energía que se necesita para dar el gran salto hacia el futuro.
América necesita restablecer raíces firmes con el pasado para resistir los fuertes vientos de cambio de la historia contemporánea. Necesitamos encontrarnos con el fundamento de nuestro “ser americano”, con los cimientos de nuestra propia cultura continental.
Tenemos que alejarnos de las imposiciones que la dominación europea nos impuso en el pasado, para desarrollar lo que tenemos en común ahora los habitantes de todo el Continente Americano.
Encontrarnos con estas fuentes culturales, es integrar en una nueva síntesis la sabiduría indígena, europea y africana, amalgamadas en este paisaje único de América, pues somos una enorme isla que vincula ambos Polos.
Para lograrlo es necesaria una reconciliación profunda. Una reconciliación que permita superar rencores multiseculares a las generaciones que vendrán. Una aproximación capaz de hacer que los descendientes de indios y africanos olviden y perdonen las salvajes afrentas a sus antepasados por parte de invasores europeos. Y que los descendentes de europeos también estén dispuestos a ceder muchos espacios que han ocupado en forma excluyente desde su llegada.
La América profunda
América tiene como cimientos culturales las ancestrales tradiciones ecológicas y comunitarias de las culturas indígenas americanas; la capacidad de expandirse al mundo, propia del talento material de la cultura euro-americana y el ritmo vital aportado por la cultura afro-americana.
La nueva cultura de América une el dominio de la producción material, con la conciencia de los límites de la naturaleza, y con antiguas tradiciones que permiten transitar el ilimitado mundo del espíritu.
Sus asentadas raíces, tan diferentes entre sí, posibilitan una comprensión de la esencia íntima del hombre, integrando sus diferencias ancestrales. Comprensión que es vital para generar una nueva armonía de la raza humana.
Significa aceptar que la cultura indoamericana es la clave capaz de vincular el pasado con el futuro de América. También implica aceptar que la cultura de los ancestros africanos forma una parte legítima nuestro acervo común.
Hoy vemos que la distancia que separa a los americanos de los europeos es, al menos tan grande como la que tenemos con los actuales africanos y asiáticos.
Ya somos más americanos que indios, europeos o africanos. Y esto debe reconocerse estableciendo un sistema político y una organización de la comunidad que integre los tres estilos de vida.
La nueva democracia debe incorporar las formas participativas e individualistas propias de las tradiciones de la democracia europea, al mismo tiempo que se inserta dentro una actividad comunitaria de profunda raíz indoamericana, y fomenta la capacidad de disfrutar de la vida propia del ser africano.
La Nueva Democracia requiere que las decisiones políticas básicas se concentren en una escala espacial y demográfica que permita la participación política real (y no meramente formal). Debemos sustituir a un Estado (cada vez más sobrepasado) por la autogestión participativa, y librarnos de la despiadada invasión del Sistema de Corporaciones Globales que controla a nuestras vidas para acrecentar sus ganancias y poder decisorio. Es la única manera de eliminar simultáneamente la inoperancia intrínseca de las burocracias estatales y corporativas, y los sistemas de impunidad cristalizados a través del manejo del “contrato social”.
Para la nueva democracia, la comunidad se convierte así en la institución-fundamento, tanto en lo social y como en lo político. La ética de la comunidad sustituye las funciones establecidas en las sociedades contractuales, sobre la base de la competencia, el desarraigo, la irresponsabilidad y la doble moral para lo público y lo privado.
La nueva democracia necesita cambiar, como sistema de justicia, la punición por la reparación. Y priorizar la acción colaborativa como motor social básico, sustituyendo al actual excluyente deseo de lucro.
Es también vital fomentar la pertenencia a un grupo humano y a un lugar físico. Para lograrlo se necesita desdibujar los límites entre lo público y lo privado, límites que sirven ahora para incrementar la impunidad de aquellos que toman decisiones que afectan a otros, sin hacerse cargo de las consecuencias que estas decisiones (para lo cual siempre encuentran la manera de torcer las leyes en su favor).
La nueva democracia retoma el concepto de la política como motor principal del bienestar integral, para lo cual necesitamos dar forma a estructuras políticas y sociales que permitan recuperar el placer de vivir y sostener la libertad individual. Tarea imposible en las sociedades uniformizadas por la concentración del poder político, económico e informativo.
Debemos impulsar el desarrollo de la espiritualidad, como principal antídoto contra una cultura que hace del confort el único horizonte de vidas vacías.
Necesitamos un modelo que no sólo nos brinde un nuevo enfoque ético-práctico de la política, sino una verdadera transformación estética del “arte de la política”.
La política holística
La nueva Sociedad de Redes requiere nuevas formas de hacer política, de dar respuestas eficaces en el vertiginoso proceso de cambio en curso. Política holística es un modo de hacer política que integra las distintas dimensiones de las relaciones humanas.
Considera la complejidad de requerimientos personales y colectivos, y es capaz de dar una respuesta adecuada a cada uno de ellos. Logra equilibrios dinámicos entre los requerimientos productivos y los ambientales, entre las demandas materiales y las necesidades emocionales y espirituales.
Una propuesta holística es la que genera estructuras políticas capaces de sostener y fomentar el desarrollo de todas las actividades mencionadas, simultáneamente y sin conflictos. Y una acción política holística es aquella que, en un solo acto, es capaz de resolver todos los problemas implicados. La política holística no es el “arte de lo posible”, sino el arte de hacer posible lo necesario.
Lo necesario en lo social, lo económico, lo humano, lo ambiental, lo estético, lo legal, etc. Es una política que tiende naturalmente hacia la excelencia, y requiere el uso de recursos capaces de obtenerla. Un político holístico es un “artista social”, alguien que procura lograr una armonía multidimensional en el funcionamiento social. Nada de lo que se encuentra en su esfera de influencia permanece igual. Todo mejora, todo prospera, todo es más libre y natural.
Una acción política holística mejora globalmente la situación. La actividad política holística se basa en la eficaz participación de los ciudadanos en los asuntos públicos, sustituyendo la impotencia social de los “operadores políticos”. Esta redistribución entre toda la población, tanto del poder, como de la responsabilidad, permite desarrollar una verdadera democracia participativa. Pues su eficacia social se basa en su “acción capilar”.
Si cada ciudadano logra hacer algo para mejorar el contexto total, instala en la sociedad el mismo mecanismo mediante el cual la sangre lleva oxígeno a cada célula del organismo. Es un modo consistente de insertar las decisiones políticas en toda la trama del tejido social.
Pero para lograr este tipo de eficacia, es necesario un conocimiento real, detallado y cotidiano de los problemas a resolver. Esta es una tarea que todos los ciudadanos deben realizar en forma tan sistemática como la que hoy destina al trabajo en un empleo, y debe ser mejor remunerada aún.
Se puede formar un “sistema comicial permanente”, capaz de evaluar cada medida que tome cualquier funcionario, también pueden sustituir rápidamente a los bancos, sustituir a los supermercados y tiendas de venta por catálogo, convirtiéndolas en depósitos robotizados. Esto representa el principio de una profunda transformación que abarca no solo a organizaciones financieras y comerciales, sino que incluye a organizaciones gubernamentales, educativas, deportivas y muchas otras, repercutiendo en las formas de vida urbana.
Pues es necesario Desmercantilizar, Desbancarizar y Desburocratizar, y para lograrlo es necesario sustituir el actual sistema piramidal de toma de decisiones por el sistema propio de la Sociedad Post-industrial, basado en Redes y Nodos, o sea que necesitamos construir los mecanismos legales para que los ciudadanos puedan disponer de los mecanismos políticos que sustituyan a los mecanismos propios de las Sociedades Piramidales.
Para lograr estos objetivos, se deben instalar nuevos principios Políticos Fundamentales destinados a sustituir a las Siete Columnas Vertebrales del Demoliberalismo, que son las siguientes:
1. Libertad de comercio,
2. Libre cambio monetario,
3. Contrato social,
4. Libertad de prensa,
5. Libertad de navegación
6. Anonimato accionario y
7. Propiedad privada de bienes inmuebles.
Son 7 ideas-fuerza íntimamente relacionadas entre sí, que articularon todo el poder del capitalismo en los últimos siglos, y posibilitaron la hegemonía de la cultura europea en todo el mundo.
El nuevo sistema de principios políticos fundamento, lo único que necesita para ser implementadas es la voluntad política de hacerlo, pues toda la evolución del sistema productivo y de la conciencia humana impulsan hacia su concreción.
Estas ideas se dividieron en distintos programas, que solo serán totalmente efectivos si se desarrollan todos, y “En su medida y armoniosamente”, como decían los griegos, abuelos de la Democracia.
También son una actualización de los principios enunciados por los padres de la Democracia Moderna: Libertad, Igualdad y Fraternidad, que en las sociedades modernas pueden volver a enunciarse como:
Libertad con Seguridad,
Igualdad con Equidad y
Fraternidad con Solidaridad.
La EcoDemocracia organiza estos principios sobre la base de un Sistema de Programas Políticos Estructurales, fundamento de la Nueva Democracia, que son los siguientes:
1. Transparencia económica, para restablecer la verdad.
2. Supervivencia asegurada para todos los ciudadanos, con independencia de lo que tenga o haga.
3. Poder compartido, o sea democracia participativa.
4. Justicia reparadora, la manera humana de reparar errores humanos.
5. Democratización del saber, puesto que el conocimiento es ahora el principal bien social.
6. Organización natural, para acoplar los sistemas artificiales a los naturales.
7. Estructuras permisivas, destinadas a sustituir las actuales estructuras represivas.
DECLARACIÓN DE SANTA FE,
17 de octubre de 2.026, Nuevo México, USA

El libro de Antonio Fabiani, “HISTORIA DEL CAMBIO POLÍTICO EN LOS ESTADOS UNIDOS DEL SIGLO 21” relata algunos acontecimientos que siguieron a la constitución formal del Movimiento EcoDemocrático en Estados Unidos.
En la página 31, después de trascribir la Declaración de Santa Fe, dice:
A partir de esta declaración, adoptada como Plataforma Partidaria por el Movimiento EcoDemocrático, comenzaron a aparecer todo tipo de propuestas de cambio por parte de los distintos “tanques de pensamiento” que brotaban a lo largo y lo ancho de todo Estados Unidos y eran replicados en el resto de continente.
Desde el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) surgió un nuevo modelo de organización del Gobierno, al que denominaron el TETRAEDRO DEL PODER, destinado a sustituir el modelo inmovilista representado por las PIRAMIDES DE PODER, por otro sistema dinámico, que permita tomar decisiones críticas, en los momentos en que el poder necesita concentrarse en una persona o en un grupo muy reducido, pero que permita la diversidad de opiniones y visiones de la realidad durante la mayor parte del tiempo.
El MIT propuso sustituir los tres poderes tradicionales, Ejecutivo, Legislativo y Judicial por otro de Cuatro Poderes, donde sólo se conservaba el Poder Ejecutivo, denominado Poder Político, como el sistema coordinador de todos los otros, o sea el poder Administrador.
Los otros Tres Poderes se ocuparían de tres rubros centrales en cualquier organización social: El Poder Educativo, el Poder Productivo y el Poder Defensivo, que se ocupan, respectivamente, del Futuro, del Presente y de la Supervivencia.
Cada Poder deberá tener capacidades legislativas y judiciales, en su campo de acción y todas sus decisiones deberán ser refrendadas o desechadas por la Asamblea Popular, formada por los miembros de toda la comunidad mayores de 15 años.
Las personas que asumen este poder son propuestas y soportadas por las organizaciones que operan en su campo de actividad, que pueden proponer varios candidatos, y la Asamblea de cada Estamento, es la responsable de consagrarlo.
Lo representaron así.
Fabiani describe también largamente como fue la evolución política donde se describe el estructural cambio político-religioso en América, que afectó a todo el continente, de distinta manera, pues el norte estaba dominado por las creencias religiosas protestantes, mientras que en el centro y en el sur las convicciones religiosas se vinculaban con el catolicismo. Todas estas tendencias encontraron una nueva postura cristiana, a través de:
El Movimiento Cristo Líder
Cuando Jorge Bergoglio asume como Papa Francisco, después de la insólita renuncia al Papado del alemán Joseph Ratzinger, Benedicto 16, comenzó en todo el mundo un movimiento político que había sido alentado por el Obispo de Buenos Aires, y que ganó espacio en el vertiginoso primer año de su papado, se trató del MOVIMIENTO CRISTO LÍDER, que dejaría atrás a la desgastada e inoperante Democracia Cristiana, formada en la postguerra para oponer en Europa un freno al avance del Comunismo. O sea que este partido político nació para apuntalar al Poder del Dinero, ante los avances populares.
Ava estaba buscando el origen de este potente Cristo Líder, y la encontró en un documento de estos jóvenes militantes titulado “A la Semana Santa le faltan dos días” , que fuera anatemizado por la Iglesia católica, entonces totalmente subordinada al Imperialismo Internacional del Dinero bajo el Papa Juan Pablo 2º, líder anticomunista que asumiera después del asesinato de Juan Pablo 1º.
Estos jóvenes, entusiastas militantes, habían elaborado también una Declaración de los Derechos Humanos Cristianos, muy diferente de la que difundía el liberalismo, que había cooptado a la Democracia Cristiana, que tradicionalmente anticomunista, dejaba prolijamente de lado los derechos económicos de las personas.
Su líder, Martín Castelli, describía así a su Movimiento:
Cristo Líder reivindica al Jesús revolucionario, el que se opone al Imperio Romano, y no transa con el colaboracionismo de las jerarquías religiosas de Israel con los invasores romanos,.
Un Jesús que los ricos de todos los tiempos se han ocupado de invisibilizar, haciendo de cada Papa un emperador con toda su pompa. Lo cual destruyó la realidad histórica del mandato de Jesús, cosa que no puede descalificarse pues ha atravesado un gigantesco desierto lleno de traidores y calumniadores durante dos mil años, que tergiversaron y dejaron de lado aspectos sustanciales de su mensaje ecuménico.
Tanto es así que el Hijo de Dios culmina su prédica en su país natal, entrando a Jerusalén como un ídolo popular, el día, hoy llamado, Domingo de Ramos, que se recuerda por los ramos de flores y hojas con que celebraban su paso.
En los días previos a su preanunciada captura y suplicio, Jesús realiza dos acciones ejemplares, con las cuales reafirma la parte mundana de su doctrina:
Primero expulsa a latigazos a los mercaderes y cambistas del Templo, o sea del lugar donde se construyen los valores sociales, diciéndoles
“Han convertido la Casa de Dios en una cueva de bandidos”, y luego, en su famosa polémica con el Sanedrín, cuando le hacen la pregunta tramposa de si había, o no, que pagar tributo al César, pues si decía que no había que pagar, lo apresarían por un delito penado por los romanos, y si asentía, traicionaría a sus compatriotas, y según relata San Marcos: En la Entrada triunfal en Jerusalén. (21,1-11), allí sucedió lo siguientes:
«Maestro, sabemos que eres veraz y enseñas el camino de Dios de verdad, y que no tienes respeto humano ninguno, pues no actúas por favoritismo. Así que, dinos qué te parece: ¿se puede pagar tributo al emperador, o no?»
Conociendo Jesús su malicia dijo: «¿Por qué me tentáis, hipócritas?, Mostradme la moneda del tributo».
Ellos le ofrecieron un denario. Y les dice: «¿De quién es esa imagen y esa inscripción?» Le dicen: «Del emperador».
Entonces les dice: «Pues dad al emperador lo del emperador, y a Dios lo de Dios».
Al oírlo quedaron sorprendidos; y dejándolo, se fueron.

El Movimiento Cristo Líder, encuentra en el dirigente argentino Eduardo Martinez, un hombre capaz de organizar a los jóvenes y adoctrinarlos en estas enseñanzas de Jesús, que considera a los mercaderes como algo indeseable y peligroso para el alma, y da la receta para dejar atrás la dominación imperial: “Devolverle su dinero”, proponiendo lo que recién dos mil años después, que se puede llevar a cabo este mandato liberador: Devolver los dólares al Imperialismo del Dinero, lo cual los despojaría de su poder, porque el valor del dinero no lo otorga el que lo emite, sino los que lo reciben, pues si no lo quieren, ese dinero no vale nada.
Si el mundo no acepta los dólares, estos pierden todo su valor, pontificaban.
En el Movimiento Cristo Líder se forman cientos de agrupaciones, con nombres muy sugestivos, tales como: “Perdona nuestras deudas”, “La Nueva Semana Santa”, “Saquémoslos con el látigo del Poder” o “Luchen por su vida: Los usureros los están matando”, que titulaban este fulgurante reaparecer de los jóvenes en la política, que, en la Argentina, unían el mandato de Cristo con el de Perón.
Y se expresaban en su:

Declaración de Principios del
MOVIMIENTO CRISTO LÍDER
Nos inspiramos en las enseñanzas de Jesús como líder político.
Desarrollamos una lectura política de las enseñanzas que nos deja el Evangelio, para actualizar las enseñanzas de Jesús para nuestro tiempo, nuestra Nación y nuestra vida cotidiana.
Revalorizamos políticamente los acontecimientos de la Semana Santa, y entendemos que el mensaje de Jesús, en esa fecha trascendental, nos deja los siguientes principios políticos, que hacemos nuestros:
1: Apegarnos a la Verdad. Aún en esas circunstancias extremas, donde enfrentaba los tormentos y su condena a muerte, Jesús se negó sistemáticamente a mentir. Hoy las falsas promesas y las verdades a medias conforman la base de la actividad política, lo cual instaló la desconfianza en la vida pública y descalifica a los gobernantes.
2: El único hecho de violencia realizado por Jesús, que los Evangelios registran, es la violenta expulsión de los mercaderes del templo. Lo cual nos lleva a oponernos con todo lo que tengamos a la Mercantilización de la Cultura, pues desde el Templo, los mercaderes, a través de los siglos, han invadido todos los aspectos de la vida, despojándonos de valores y suplantando la espiritualidad con el cálculo del costo-beneficio, que es la base de la actual corrupción generalizada.
3: El Perdón de las Deudas, concepto ya instalado por Jesús en el Sermón de la Montaña, donde en el rezo cotidiano nos impulsa a Perdonar las Deudas, que en nuestro tiempo han crecido hasta el punto de derrumbar a todas las economías del mundo, y previendo tal circunstancia, la Iglesia ha rescatado la ancestral costumbre de reinstalar el Orden Natural con la institución del Jubileo, que debería haberse cumplido en el año 2.000, lo cual ha sido impedido por el Imperialismo Internacional del Dinero, que perdería su poder.
Por lo tanto, nuestros principios centrales son simples:
1: Nos aferramos a la Verdad, tanto en los asuntos políticos como en nuestra vida cotidiana.
2: Nos oponemos a la Mercantilización de la Cultura, en las comunidades hacen falta los mercados, pero la sociedad no es un mercado.
3: Proponemos un Jubileo Universal real: La supresión inmediata de todas las deudas: Nadie debe deber nada, ni reclamar deuda alguna. Así se restaurará la armonía social en el mundo.
4: Todo esto debe realizarse conservando el principio básico de Jesús: Amar al próximo como a nosotros mismos. O sea que la lealtad es un valor central en la actividad política.
Buenos Aires, 21de febrero de 2024

El Movimiento Cristo Líder encaró un activo intercambio de opiniones sobre estos temas con los líderes intelectuales de las Cultura Originarias de América, donde se encontró con una cerrada resistencia a la Evangelización, pues estos grupos la consideraron como un instrumento de dominación cultural, a pesar de que la figura de Jesús, de su Madre y de los Santos era aceptada por las grandes masas populares.
Poco a poco se dejó claro que la Iglesia Católica Apostólica y Romana, dificultaba la confluencia de dos corrientes de pensamiento liberador, el originario americano y el de Jesús, que también había sido adaptado, en sus cultos americanos, por los descendientes de los pueblos yorubas como parte de su propio universo espiritual, integrando su santería con los santos cristianos y con el amor por la naturaleza profesado por San Francisco, amor ahora actualizado por el nombre del nuevo Papa.
Ava, al participar en esas discusiones, conoció a Víctor Sosa, un joven paraguayo, que lideraba el movimiento latinoamericano de Cristo Líder, cuyo origen parece que tuvo su desarrollo, basado en un documento procedente de Argentina, denominado:
A LA SEMANA SANTA LE FALTA CELEBRAR
LOS DOS DÍAS MÁS IMPORTANTES
El Lunes Santo, conmemorando la expulsión de los mercaderes del Templo y el Martes Santo, celebrando la instrucción de Jesús para librarse del Imperio, devolviéndoles su moneda.
Eso dos acontecimientos desataron los siguientes, pues colmaron el vaso de la paciencia de los poderosos de Israel, con respecto al que predicaba que debían amar a sus vecinos como a sí mismos, en lugar de hacer del odio y la competencia su manera de vivir.
Pero echar a los mercaderes y cambistas y, para colmo, cuestionar el pago del tributo era demasiado: El Poder decidió asesinarlo después de torturarlo, para que sirva de ejemplo a cualquiera al que se le ocurriese seguir su ejemplo, o predicar sus principios.
Pero no se asesina a un hombre santo sin consecuencias, sobre todo cuando sus enseñanzas crecían al mismo ritmo que la decadencia del imperio.
“Si no puedes vencerlos, únete a ellos”, fue la estrategia elegida por Constantino, pero había que disimular los motivos por los cuales el poder el Poder Imperial Romano y la Plutocracia Sacerdotal Judía habían torturado y asesinado a Jesús.
Entonces la Iglesia Católica Apostólica Romana (que no lleva el nombre de Jesús en su carátula) decidió una estrategia de comunicación que sigue siendo central en el manejo de la Guerra Psicológica del Imperio: Enfatizar el “como” y negar u omitir los “porqué” y los “para qué”.
No se hablaría de porqué o para qué asesinaron al Cristo.
Así fue como reemplazaron cuidadosamente la palabra “asesinaron” por la de “Crucificaron” y tomaron como símbolo de toda la Iglesia el instrumento de tortura y muerte, sustituyendo el símbolo original que representaba al cristianismo mediante el dibujo de un pez, conmemorando así el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, o sea un símbolo de vida, que marcaba la necesidad que el Hombre tiene de los frutos de la Tierra y del Agua.
La Iglesia Romana organizó todos sus rituales, diseñó sus edificios mostrando “Como” el Poder torturó al Elegido. Llamaron a la infamia de la tortura “Pasión”, describieron meticulosamente, paso a paso, el castigo, pero no hablan jamás del motivo por el cual Jesús fue asesinado, y dejaron que el tiempo diluya su triunfal entrada a Jerusalén el Domingo de Ramos.
Jesús sabía que muy pronto moriría; lo había anunciado, y decidió hacer sus últimos y más trascendentes mensajes, haciendo lo que siempre había propuesto: Predicar con el ejemplo.
Primero se aseguró que todo el Pueblo lo recibiera como su líder, entonces atacó a sus dos principales enemigos: Los mercaderes y cambistas del Templo y el tributo al Imperio.
En esa última semana de su vida, Jesús indicó el camino de la Liberación: y devolver la moneda con que se tributa al imperio: “Dad al Cesar lo que es del César”, dijo señalando a un Denario, el Dólar del Imperio Romano.
Asunción, 22 de Julio de 2.018.

En un reportaje realizado a Víctor Sosa, el líder del Movimiento Cristo Líder, por el diario Página 12 de Buenos Aires, el 9 de marzo de 2.012, éste expresó:
La vigencia de estas propuestas de Jesús, están en el interés que el Poder del Dinero tiene en la Iglesia Católica. Y esta iniciativa está incluida en el principal rezo católico, el Padrenuestro, un rezo cotidiano de mil millones de católicos que pide el “Perdón de Nuestras Deudas”, así como “Perdonamos a nuestros deudores”.
Pero el Poder del Dinero le dio todo su apoyo al ascenso al trono papal del cardenal polaco, militante anticomunista. Diluyó las deudas del Vaticano, eliminó los ecos de los escándalos generados por el cardenal norteamericano Marcikius y sus relaciones con la organización mafiosa PDue. La iglesia de Juan Pablo 2º le retribuyó con el cambio del Padrenuestro y el olvido de la Doctrina Social de la Iglesia y la autorización para perseguir a los Sacerdotes del Tercer Mundo.
Pero eso no fue suficiente, sino que el Poder del Dinero, quiso inducir al Vaticano a constituirse en instrumento de los objetivos que busca la guerra fratricida entre Occidente y los pueblos que siguen los principios de la Sabiduría Islámica, a quien considera su enemigo principal porque prohíbe tanto a los vicios, como a la usura, dos instrumentos imprescindibles para la dominación, y por eso opera constantemente para producir masacres entre ellos, fomentando rencillas por hechos que ocurrieron muchos siglos atrás.
Nada ha cambiado en dos milenios.

El periodista relata que “Este documento sobre la Semana Santa, produjo profunda impresión en algunos militantes cristianos, que continuaron discutiéndolo y analizando las implicaciones de su contenido”. La afinidad que apareció en estas reuniones los impulsó a organizarse políticamente, y así dieron origen al primer grupo del Movimiento Cristo Líder, que también retomó los principios de la Teología de la Liberación e incorporó a los dispersos miembros de los Curas del Tercer Mundo”.

Ese mismo diario, 20 años después retoma este tema, comentando:
“Los dirigentes latinoamericanos del Movimiento Cristo Líder, fueron invitados por Ava Morlans a un Encuentro en la Ciudad de Sacramento, al cual John Appleton, el famoso gobernador de California fue un invitado de honor. Ese acto multitudinario realizado en los primeros días de Julio de 2022, tuvo ecos que provocaron reacciones como reguero de pólvora en ese país, ya profundamente convulsionado por las protestas populares y se formaron grupos de trabajo destinados a fijar la posición de los que participaron en ese encuentro ante los derechos humanos.
“Luego de largas discusiones, con el liderazgo indudable de Ava Morlans de Appleton, dieron luz a un documento, titulado:

LOS DERECHOS HUMANOS CRISTIANOS
Definiciones centrales para la creación de un Movimiento Universal en defensa de los verdaderos Derechos Humanos
1. EL DERECHO A LA VIDA es el derecho humano fundamental. Implica el derecho a la salud, lo cual requiere que todo ser humano debe disponer de todo el alimento que necesita para crecer sano y con el máximo de sus capacidades vitales, por lo tanto el hecho de que existan 842 millones de desnutridos en un planeta en el que sobran los alimentos, constituyendo a la DESNUTRICIÓN en la más grave violación a los Derechos Humanos.
2. EL DERECHO A LA LIBERTAD implica que cada ser humano necesita para vivir un lugar donde se sienta dueño de su propia vida y participar plenamente de la actividad dentro de la comunidad donde ha nacido. El desarraigo, la exclusión social, la falta de trabajo digno y las limitaciones impuestas por la pobreza son limitaciones extremas a la libertad humana, y constituyen la Segunda más grave violación de los derechos humanos en nuestro planeta.
3. EL DERECHO A LA CREACIÓN DE LA FAMILIA PROPIA es el Tercer Derecho Humano Fundamental, porque de ese derecho depende la continuación de la especie y la prolongación de cada persona en sus descendientes.
4. Para crear una familia es necesario disponer de una VIVIENDA PROPIA, pues sin ella no hay familia, sin familia no hay hijos, y sin hijos no hay Nación. Por este motivo, la Tercera más grave violación de los Derechos Humanos Fundamentales es la carencia de viviendas, y todo Estado debe estar en capacidad de dotar de ella a todos los jóvenes en edad de procrear.
5. EL DERECHO A LA EDUCACIÓN Y LA CULTURA PROPIA es inseparable del territorio y de la historia de cada pueblo. Pues la cultura de un pueblo que vive en regiones heladas durante generaciones no es la misma cultura que la de un pueblo que viven en los trópicos, o en las montañas o al lado del mar.
A esa cultura vital que emana de la adaptación de la vida al paisaje, debemos agregarle el disfrute de los bienes culturales obtenidos gracias al trabajo y la creación de sus antepasados. El inmigrante y el desarraigado deben hacer un enorme esfuerzo de adaptación a hábitos que no le son propios, a una lengua materna diferente, a paisajes ajenos y soportar la indiferencia cuando no la hostilidad de los nativos que tienen derechos adquiridos durante generaciones. Por ese motivo,
6. ºEl DERECHO A LA NACIONALIDAD y al ARRAIGO en la tierra de sus antepasados constituye la base de toda cultura y educación. Toda actividad política, psicológica, económica o financiera realizada por poderes exógenos a la propia Nación que interfieran con las decisiones soberanas que sus habitantes tomen con respecto a la educación o la cultura, es la Cuarta Violación masiva grave de los Derechos Humanos.
DERECHO HUMANO DE LA CULTURA PROPIA, es la estrategia de los centros de poder económico destinada a la “mercantilización de la cultura”, instalando valores ajenos al espíritu humano en función de la rentabilidad de cada acto de la vida. Esta interferencia en la cultura de los pueblos se ha realizado mediante directivas a los medios de difusión de alcance mundial destinadas a imponer un “pensamiento único” acorde con sus intereses y opuesto a los de pueblos del mundo, generando instituciones y construcciones definidas como “No Lugares”, todos iguales y diseñados por una tecnocracia arrogante y con suficiente poder como para imponer a todo el mundo “su manera de hacer las cosas”
7. EL DERECHO A LA FELICIDAD. Los derechos de las mujeres, de los hombres, de los niños, de los jóvenes y de los ancianos forman un todo indisoluble dentro de la comunidad que deben organizarse con el propósito de lograr el Bien Común. Si bien todos los seres humanos tienen los derechos ya enumerados, en los distintos roles sociales y estadios de la vida deben precisarse estos derechos que son centrales para la creación de una moral pública, cuya base siempre estará en el hogar, donde los roles paternos y maternos son centrales para el aprendizaje, pues el afecto y el cariño natural dentro de la familia permiten limar diferencias que luego se expanden a la comunidad entera. La protección de la infancia comienza con la protección de los roles maternos y paternos, que todas las culturas han tenido siglos para diferenciar, adecuándolos para lograr la mejor armonía y supervivencia de sus comunidades.
El principal derecho de los niños es a ser cuidado y educado por su madre y por su padre, y protegido por su comunidad. El rol tradicional de la madre, cuidando a sus hijos y dando alimento y cariño al padre encargado de conseguir los recursos necesarios para la vida de toda su familia, incluyendo la de sus propios antecesores (abuelos, bisabuelos, tíos, etc.) generó comunidades más armónicas, menos conflictivas y estresantes que, el que impulsa a la mujer a competir como un oferente más en el mercado laboral, por puestos de trabajo que el desarrollo de la tecnología hace cada vez más escasos.
Y si con tecnologías infinitamente menos eficientes que las actuales, se le podía pagar al padre lo suficiente como para que este sostuviera una gran familia, no hay motivo para que esto no se haga actualmente con tecnologías extraordinariamente más eficaces. Por otra parte, los ancianos no se pueden excluir de la vida familiar como desechos del pasado, sino que estos deben disponer de un espacio para seguir compartiendo parte de su vida con sus hijos, nietos y bisnietos, dado el aumento gradual de la expectativa de vida.
No sólo debe asegurarse a los ancianos la supervivencia física, sino la integración social. La exclusión social de los ancianos, la privación a las mujeres con hijos menores de 12 años, de cuidar funciones del hogar, y la falta de respeto de las funciones paternas dentro de cada familia, constituyen graves violaciones masivos a los derechos humanos fundamentales, que son fomentadas descaradamente por los medios de difusión masivos, dejando a la juventud sin rumbo, sin moral y a merced de las apetencias mercantiles.
8. LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS A LOS RECURSOS NATURALES Y AL DESARROLLO DE SU PROPIA INFRAESTRUCTURA PRODUCTIVA.
Territorio y Pueblo e Historia constituyen la Nación, una unidad indisoluble que debe aprovechar para sí misma el legado que Dios le ha dado, cuidando sus bienes naturales para que sirvan a todas las generaciones venideras y trabajando para que estos bienes se distribuyan en forma equitativa entre todos los pobladores. Una de las violaciones graves de los derechos humanos consiste en la apropiación por parte de extranjeros de las riquezas naturales de cualquier país, o de la intromisión en el desarrollo de la infraestructura productiva necesaria para satisfacer sus necesidades.
9. EL DERECHO HUMANO A LA AUTODETERMINACIÓN en el cual cada Pueblo quede en libertad para elegir el sistema de gobierno, la organización de la Justicia y la Legislación más conveniente a sus intereses, definiendo su forma de brindar seguridad jurídica a la ciudadanía. Dichas formas organizativas deben basarse en principios eternos e inamovibles, de manera que el Poder de la Verdad reine a través de los tiempos. El modelo de “consenso” no es admisible para las cuestiones trascendentes, sino que su aplicación sólo es práctica, en asuntos de coyuntura y de escasa importancia.
10. LA USURA ES LA MAYOR ENEMIGA DE LOS DERECHOS HUMANOS, pues su acción no sólo es destructiva de cualquier orden económico, sino que instala una “Cultura de la Deuda” que desbarata cualquier proyecto de futuro posible. En los hechos la Usura es la mayor destructora y enemiga visceral de los derechos de todas las personas, ninguna cultura que no la proscriba puede prosperar, pues los usureros y los especuladores se apropian de la riqueza que crea toda la Comunidad sin dar nada a cambio. No podemos olvidar que durante la Semana Santa Jesús expulsó a latigazos a los mercaderes y cambistas del Templo y que en el Padrenuestro dictó específicamente: Perdonad nuestras DEUDAS.
Sacramento, 9 de enero de 2.021

El diario Cristian Monitor de Costa Rica, comentó las consecuencias de estos movimientos:
“Los sólidos documentos que establecieron la base doctrinaria para el desarrollo del Movimiento Cristo Líder, permitió un adhesión importante de la grey católica en toda América. Y se crearon numerosos grupos militantes se basados en sus principios, tanto en América Latina como en los países del sur de Europa.
En Estados Unidos fue Ava Morlans la que los introdujo en los movimientos sociales que atravesaban la costa oeste de ese país, y pronto influenciaron a los grupos de izquierda de la costa este.
John Appleton, por su parte, y los incorporó como legislación de referencia para el Estado de California, lo cual abrió el camino para una alianza política entre los Movimientos EcoDemocráticos y Cristo Líder, que difundieron estas ideas en el escenario de América Latina, y cuya confluencia los convertiría en seguros ganadores de cualquier elección en Estados Unidos y en muchos otros países, tales como México, que necesitaba desesperadamente una bocanada de aire limpio, enterrado como estaba en una orgía de sangre impulsada desde el Poder Narco, imprescindible brazo recolector del dinero negro que el sistema bancario necesitaba para ocultar sus trapacerías.
Serían estos los movimientos políticos, los que formarían parte de la unificación de América Latina, que finalmente libre de toda influencia de las ideas políticas europeas, se ocupa de construir su propio destino.

FIN CAPITULO 9