En 1949, durante el primer gobierno peronista, se sanciona la Constitución del Pueblo, un texto legal que reunía lo mejor del constitucionalismo social.

GONZALEZ ARZAC, JURISTA DEL PUEBLO, PATRIOTA DE LA CONSTITUCION.

A casi dos años de su fallecimiento SinMedios rescata una entrevista realizada al Dr. Alberto Gonzalez Arzak, constitucionalista, discípulo de Arturo Sampay, autor del informe sobre la apropiación de las acciones de la empresa PAPEL PRENSA durante la última dictadura. Partícipe magistral de las discusiones en el Congreso Nacional sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y por sobre todas las cosas: un Pensador argentino. Un jurista ninguneado por las corrientes jurídicas liberales.

Entrevista al Dr. Alberto González Arzak.

En 1949, durante el primer gobierno peronista, se sanciona la Constitución del Pueblo, un texto legal que reunía lo mejor del constitucionalismo social.

Para ese entonces, los derechos del trabajador, de los ancianos y la familia, daban a luz por primera vez en una Norma Fundamental.

En 1956, con el partido mayoritario proscripto, el grupo de “hombres de derecho” que acompaña a la “Libertadora” deroga por decreto la Constitución de 1949 y reestablece la vieja norma de corte liberal-individualista sancionada en 1853, con algunas reformas mal confeccionadas, como el actual articulo 14 bis.

A casi dos años de su fallecimiento SinMedios rescata una entrevista realizada al Dr. Alberto Gonzalez Arzak, constitucionalista, discípulo de Arturo Sampay, autor del informe sobre la apropiación de las acciones de la empresa PAPEL PRENSA durante la última dictadura. Partícipe magistral de las discusiones en el Congreso Nacional sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y por sobre todas las cosas: un Pensador argentino. Un jurista ninguneado por las corrientes jurídicas liberales.

SM:*¿Qué significó el constitucionalismo social para el derecho argentino y para el derecho internacional?

G.A: Es interesante puntualizar algo que se conoce poco.

Generalmente se da como puntapié inicial del constitucionalismo social, la constitución de Weimar.

En realidad el puntapié inicial es Americano, y lo dio Méjico en 1917.

Por lo tanto, el constitucionalismo social es una corriente nacida en nuestro territorio y latinoamericano, no como el constitucionalismo escrito en general que se puede dar la constitución norteamericana.

Pero en ambos casos la evolución del derecho constitucional más importante está dada en America y no Europa.

Porque muchas veces el constitucionalismo escrito se lo atribuye a la Revolución Francesa y en verdad primero se produce la norteamericana.

Y así continuó evolucionando en America el constitucionalismo social, por ejemplo la brasileña que es anterior a la del 49 argentina.

La Constitución Nacional de 19 49 de Argentina tiene propiedades importantísimas.

NO posee sólo algunas cláusulas sociales, sino que tiene todo un contexto de constitucionalismo social, basado en los derechos del trabajador, de la ancianidad, de la familia, de la educación y de la cultura, es decir abarca todo el espectro que después iría a tener el constitucionalismo social.

Y tiene una particularidad, incluye a la familia.

Hasta ese momento el constitucionalismo hablaba del ciudadano, de los individuos, era individualista.

Las naciones parecían un conjunto de individuos yuxtapuestos.

Sin embargo, la Constitución del 49 lo trata en su verdadero habitat: dentro de la familia, que es el núcleo básico de la sociedad.

De manera que fue importantísima nuestra constitución del 49, así fue considerada en Europa.

El Dr. Sampay, fue el encargado de difundirla en Europa.

Allí es muy conocida la figura del Dr. Sampay, mucho más que en nuestro propio país.

SM:*En la Constitución del 49 hubo un artículo muy polémico que fue el articulo 40 que establecía la posibilidad del Estado de intervenir en la economía, declaraba a los servicios públicos de propiedad del Estado entre otras cosas. ¿Cuán relevante era ese artículo? ¿Hubo una discusión entre Perón y Sampay por esto?

G.A: El artículo 40 es muy importante.

Scalabrini Ortiz lo llamó “Bastión de nuestra Soberanía”.

En verdad no sé si hubo peleas con Perón por ese artículo, sí hubo tensiones.

El problema de trasfondo era con Aloe (gobernador en aquél entonces de la Provincia de Buenos Aires) quien le hizo juicio político a Sampay porque no lo quería más como fiscal de Estado.

De hecho, el Cardenal Copelo (el Dr. Sampày estaba vinculado con la Iglesia) le dijo que su vida corría peligro y le ofreció la protección de la Iglesia.

Le dio un documento falso de un cura fallecido, y un disfraz de cura y lo hizo escapar a Asunción dónde se mantuvo en el exilio.

Esto ocurrió en el 52, ya había muerto Evita y ya había asumido Aloe.

Ahí se produce el conflicto.

Perón le envía una carta agradeciéndole por los libros dónde había difundido la Constitución del 49 y le dice que ahí está “la doctrina futura del derecho argentino”.

Sampay nunca dejó de ser peronista aunque alguna amargura le provocó que Peron no le haya tendido una mano cuando vivió ese momento difícil.

SM:*¿Cómo fue su relación con Sampay?

G.A: Cuando volvió del exilio lo pusieron preso y yo era el escribiente del juzgado.

Ahí lo conocí.

Yo conocí a la familia de Sampay en La Plata.

Antes conocía yo los discursos de las convenciones constituyentes.

De manera que yo lo había leído y admirado pero no lo conocía personalmente.

Y lo conocí cuando cayó detenido en el juzgado donde trabajaba y le tuve que dactilografiar la declaración que le tomaba el juez.

SM:*¿Porque no se incorporó el derecho de huelga en la Constitución del 49?

G.A: Sampay dice que, en realidad, lo que se incorporó, son todos los derechos del trabajador.

La huelga es un hecho, no un derecho.

El derecho es el de defensa del estipendio o de las condiciones de trabajo, ésas están consagradas.

Desde ya tiene derecho a defenderlas, pero la huelga como tal es un hecho y no un derecho.

SM:*Además con la importancia que le dedicó a los derechos del trabajador no pareciera lógico que quisieran negarles a ellos algún derecho…

G.A: La autoria de ese decálogo de los derechos del trabajador al igual que el decálogo de los derechos de la ancianidad le pertenecían a Perón y a Evita respectivamente.

Fueron incorporados luego a la Constitución.

En el proyecto de Sampay estaban previstos pero no con esa redacción.

Luego, cuando los decálogos son proclamados por Evita y Peron el los sustituyó.

SM:*¿La reelección presidencial es un proyecto de Sampay?

G.A: Allí hubo un tira y afloje en el peronismo del que Sampay no era extraño.

En el peronismo había quienes sostenían que debía reelegirse a Perón.

Sampay pareciera un convencido de que Perón era la garantía de que el proceso revolucionario pueda subsistir.

Mercante, que era el hombre que presidió la Constituyente y que era Gobernador de la Provincia de Buenos Aires aparentemente tenia una especie de promesa, que como la Constitución no permitía la reelección, el futuro presidente iba a ser él.

Esto es lo que muchos dicen.

Por eso no habría sido partidario, por el compromiso que tenían entre Perón y Mercante.

Perón se mostró dubitativo, durante mucho tiempo dijo que no quería la reelección.…en fin…cosas de la política.

De todas maneras el que fundamentó la reelección fue Sampay en la Constituyente, pero ya cuando la cosa se había clarificado y sabía que Perón era partidario de tener esa cláusula.

SM:*Sampay hace hincapié en las teorías extranjeras, como por ejemplo la de James Byrce, que veían en la reelección de las “republiquetas latinoamericanas”, una manera de perpetuación en el poder…

G.A: Según Sampay, para que nuestras republicas, y no solamente las republicas latinoamericanas sino también los Estados Unidos (acordémonos de Roosvelt) continúen los procesos de desarrollo y los procesos revolucionarios que se habían iniciado, era necesaria la continuidad del jefe.

Él sostenía que las democracias o monarquías con algún sustrato democrático como Inglaterra u algunas otras de Europa, provenientes de regimenes monárquicos, tenían un sistema por el cual al derrotar el régimen monárquico habían derrotado el personalismo de los grandes caudillos y entonces necesitaban hacer éste parlamentarismo en el que generalmente han derivado los regimenes europeos.

En cambio en America, no pasamos por el parlamentarismo.

Alberdi, había dicho que “el Presidente era un Rey electo por un periodo determinado”.

De manera que el presidencialismo es más o menos eso.

Debe estar encarnado en una gran personalidad que debe ser reelecta.

Esta es la diferencia entre los regimenes.

Por eso Sampay nunca quiso mezclar el parlamentarismo europeo con el presidencialismo latinoamericano.

SM:*Dos realidades diferentes…

G.A: Dos realidades diferentes, dos tipologías diferentes, dos etnias diferentes y configuraciones de naciones diferentes.

SM:*Al parecer Sampay se había dedicado a estudiar mucho a Alberdi…

G.A: Sampay era muy conocedor del pensamiento de Alberdi y del de Vélez Sarsfield como los dos redactores de la Constitución.

Tiempo después, Sampay descubre que algunas cláusulas económicas de la Constitución Nacional (cómo la creación del Tesoro Nacional y el Banco Central) las había hecho Mariano Fragueiro, un socialista sansimoniano.

A partir de ahi Sampay revalorizó eso, ya que significaba una concepción más social de la economía que el liberalismo de Alberdi.

Precisamente, cuando tiene que renunciar Fragueriro, Alberdi escribe “El sistema económico y rentístico” para hacer ver que en realidad lo que dice la Constitución no es lo que dijo cuando era Ministro Mariano Fragueiro sino lo que él sostenía desde su punto de vista liberal.

Tampoco le dio importancia Sampay al proyecto constitucional de de Angelis.

De Angelis fue el hombre que iba redactando la Constitución que quería Rosas y cuando cayó Rosas, Urquiza le encargó primero a De Angelis y no a Alberdi, de manera que la Constitución Nacional tiene mucha influencia del proyecto de De Angelis.

SM:*Entonces no es como dice la historia oficial que Rosas se opuso a la redacción de una Constitución Nacional…

G.A: Rosas no se opuso.

En primer lugar la primera Constitución Nacional es el Pacto Federal.

Allí están las huellas dactilares de Rosas.

Cuando quizo superarlo y hacer una Constitución Nacional para toda la Confederación, se lo encargó a de Angelis.

La realidad es que no lo dejó la situación política, no pudo hacer un congreso constituyente.

SM:*¿Por qué el Poder Judicial es uno de los poderes más corporativos?

G.A: Tiene una tendencia al enquistamiento amarga.

Es uno de los poderes aristocráticos.

Los hombres de nuestra emancipación, se ocuparon de darnos un presidente en vez de un rey, darnos un Congreso y un Parlamento en vez de las instituciones de la monarquía europea, pero dejaron a la justicia en manos de quién.

Fíjese como nos llamamos. “Cámaras” “Cortes” “Su Señoría” “Vuestra Excelencia”.

Ahí no tocaron nada.

SM:*¿Han cambiado los valores, los códigos en la política?

G.A: En otra época la gente más brillante se dedicaba a la política porque desde la política se decía todo.

La política era llegar a la conducción del Estado.

En grupo o personalmente, depende de las características. Pero es gente que aspira a la conducción del estado.

A través del estado ésta gente piensa hacer innovaciones o incluso revoluciones.

Cuando el Estado era propietario del 50% de los bienes de producción y de servicio esto era posible.

Hoy que el Estado no tiene mucho que ver con los grandes intereses del país que son lo que lo conducen en definitiva.

Esto es casi imposible.

De manera que la mejor juventud, no aspira a tener cargos del Estado sino que intenta desarrollarse a través de la empresa privada que son los centros de poder, algunos viejos quedamos con la vieja concepción antigua.

 

SM/

NOTA DE LA NAC&POP: Conocimos tanto a Gonzalez Arzac, viejo criollo, profundo, cómodo para opinar, sin arrugarse ante ningún poder, sabio y compañero leal. En las discusiones de los Foros para la Ley de Medios Audiovisuales, citado para opinar sobre la constitucioonalidad del proyecto de Cristina Fernandez de Kirchner y Gabriel Mariotto,  escuchó una opinión del ex Presidente Adolfo Rodríguez Saa sobre que esa facultad acerca de legislar sobre los Medios Audiovisuales no había sido conferida por las Provincias a la Nación, a lo que le contestó: -¡”Que lastima doctor Rodriguez Saa que siendo Ud constitucionalista por San Luis en 1994, no haya hecho una propuesta al respecto!” lo que terminó limpia y contundentenente con la discusión. /Martin Garcia/ <garciacmartin@gmail.com>