Muchos analistas advierten que las consecuencias de tal cambio representaría una pesadilla para la libertad y la privacidad de las personas y los pueblos.

LA CONSPIRACIÓN MUNDIAL PARA TERMINAR CON EL DINERO EN EFECTIVO ¿POR QUE? ¿PARA QUE? ¿DE QUIENES?

Por Martín Amstrong y otros

El establishment mundial presiona cada vez con mayor fuerza para conseguir lo que se llama una “sociedad sin dinero en efectivo”, un mundo en el que todos los pagos y transacciones se realicen por vía electrónica, creando un registro permanente que permita a los gobiernos inspeccionar a su antojo las cuentas y movimientos de cada ciudadano.

Tenewaramerican.com
Mayo/Junio/2015

TheDeathofCash

Varios gobiernos de África, Asia, Europa y América están trabajando de forma explícita para alcanzar esa meta. Fuerzas globalistas poderosas y organizaciones como las propias Naciones Unidas están implicadas en ello.

Sin embargo, muchos analistas advierten que las consecuencias de tal cambio representaría una pesadilla para la libertad y la privacidad de los individuos.

Los partidarios de estas medidas de eliminación del dinero físico alegan una amplia gama de potenciales beneficios reales e imaginarios.

Entre ellos: la posible reducción del robo a mano armada, la evasión fiscal, el comercio en el mercado negro, los costes de impresión del dinero físico, etc…

Los críticos, sin embargo, advierten del peligro de que nos veamos inmersos en un mundo orwelliano donde los gobiernos puedan controlar literalmente cada compra, transacción, y movimiento económico, aunque sea mínimo, de cada ciudadano.

Los recientes escándalos de espionaje de la NSA demuestran que éste no es un temor nada descabellado.

A medida que el supuesto “debate” sobre el asunto se va desarrollando, varios gobiernos y bancos centrales ya trabajan duro para reducir cada vez más el uso del dinero en efectivo por parte de ciudadanos y empresas.

El objetivo final, como admiten abiertamente, es acabar definitivamente con las transacciones en efectivo, supuestamente marcando con ello el comienzo de “un maravilloso mundo de seguridad y prosperidad del comercio digital”.

Sin embargo, nadie sitúa el foco en los peligros que ello implica para todos y cada uno de nosotros.

Por supuesto, los defensores de la abolición de dinero en efectivo tratan de presentar estas medidas como un fenómeno natural y orgánico, una especie de “evolución lógica” de la sociedad humana.

Por ejemplo, en un reciente reportaje de “propaganda” de la CNN, se mostraba como varias naciones del mundo, supuestamente estaban evolucionando de forma natural hacia la eliminación completa del dinero en efectivo.

Estados Unidos se encuentra en un “punto de inflexión”, mientras que Canadá, Bélgica, Francia o Suecia ya casi pueden considerarse naciones “sin dinero en efectivo”.

La realidad, sin embargo, es que esta supuesta “evolución” natural hacia la eliminación del dinero físico, no tiene nada de natural.

Las grandes corporaciones desempeñan un papel importante en ello.

Los gobiernos, por su parte, impulsan el proceso usando el dinero de los contribuyentes. Controvertidas y muy bien financiadas mega-fundaciones, están financiando activamente el proceso.

En septiembre de 2012, por ejemplo, la Fundación Ford, que financia todo tipo de “proyectos”, dio a conocer lo que llamó “Alianza Mejor que el dinero en efectivo” (Better than Cash Alliance).

En su página web, el proyecto se describe así: “La Better than Cash Alliance se asocia con los gobiernos y el sector privado para empoderar a la gente mediante el paso del dinero en efectivo al pago electrónico”.

Entre las organizaciones que participan en la asociación encontramos la Fundación Ford (vinculada a la CIA), la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID), la Fundación Bill y Melinda Gates, el rescatado con dinero público Citi Bank o el gigante de las tarjetas de crédito Visa, entre otros.

Las Naciones Unidas se encuentran también en el centro de la trama, con el Fondo de Desarrollo de Capital de las Naciones Unidas (UNCDF), que secretariado de la alianza. Otros equipos de las Naciones Unidas que participan en el programa son el Programa Mundial de Alimentos y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD).

Varios gobiernos y organismos oficiales están listados en el sitio web de la alianza, también, incluyendo autoridades de países como Malawi, Colombia, Kenia, Afganistán, Perú y las Filipinas. Algunas agencias de ayuda privadas también están involucradas.

Una de las tácticas clave del proyecto consiste en tener regímenes asociados que ofrezcan políticas de bienestar electrónicamente.

“Creemos que la tecnología es una herramienta fundamental en nuestros esfuerzos colectivos por ampliar las oportunidades económicas, sociales y políticas de los más pobres y marginados”, afirmó el jefe de la Fundación Ford Luis Ubiñas al anunciar la creación de la alianza anti-efectivo.

“Impulsar al sector público, privado y el del desarrollo para que pasen del dinero en efectivo a los pagos electrónicos, es el primer paso para ayudar a las familias más necesitadas, no sólo para que tengan acceso a un sistema financiero formal, sino para que puedan crear sus propios activos financieros permanentes”

En su página web, el Fondo de Desarrollo de Capital de las Naciones Unidas también se vanagloria de sus esfuerzos por acabar con el dinero en efectivo:

“Provocar el paso al pago electrónico a escala global y asegurar que sus beneficios se maximizan puede ser acelerado por una organización dedicada exclusivamente a ofrecer promoción a nivel mundial, intercambio de conocimientos, colaboración y orientación sobre las prácticas más eficaces al respecto”

En todo el mundo, este cambio ya se está llevando a cabo.

En mayo, con el pretexto de detener la evasión fiscal y el mercado negro, las autoridades israelíes se convirtieron en el último país en unirse a la lucha contra el uso de dinero en efectivo en su economía.

Como parte de un controvertido plan para abolir a medio plazo las transacciones en efectivo en Israel, un comité dirigido por Harel Locker, uno de los colaboradores más estrechos del gabinete del primer ministro Benjamin Netanyahu, dio a conocer su plan de tres fases.

Entre otras tácticas, limitaba en gran medida las transacciones en efectivo de empresas y individuos, con el objetivo de ir reduciendo paulatinamente el límite de dinero en efectivo que podía usarse en cada transacción y convirtiendo el uso de dinero en efectivo por encima de los límites establecidos en delito.

En países del Tercer Mundo, la “conspiración”contra el dinero en efectivo también parece estar triunfando.

Por ejemplo, a partir del 1 de julio, en Nigeria, el retiro de dinero en efectivo de los bancos por parte de individuos y empresas están siendo limitados.

Además, pronto se aplicarán tasas importantes para “castigar” el uso de dinero en efectivo.

Por otra parte, el Banco Central de Nigeria y otros bancos comerciales han iniciado un nuevo plan masivo para recolectar datos biométricos de los clientes:

“Hoy hemos puesto en marcha el Número de Verificación del Banco. En 18 meses, ya habremos inscrito a todos los clientes”, afirma el jefe del Banco Central, Lamido Sanusi. mientras desvelando la trama de registro biométrico.

“Este es un día que recordaremos siempre. A partir de ahora, nadie podrá suplantar nuestra identidad a menos que nos robe los dedos”

La tendencia no es nueva.

Las autoridades suecas han estado trabajando árduamente durante años para conseguir la abolición de la moneda física (y por extensión, para conseguir el fin de la privacidad y el anonimato económico).

Celebridades, banqueros, burócratas y líderes sindicales han participado de la propaganda para la prohibición total del dinero en efectivo.

En Suecia, actualmente, ya solo un 3% de las transacciones se realizan en efectivo.

Al mismo tiempo, estos últimos años se ha estado promoviendo la implantanción de microchips en humanos, con el objetivo final de que cada persona “chipeada” utilice el dispositivo como número de identificación personal y tarjeta de crédito, entre otras funciones.

En esa dirección, en 2012, el gobierno de EE.UU. anunció un plan para chipear a sus tropas microchip, supuestamente con fines de “salud”.

Los presos también se citan a menudo como potencial objetivo del “mercado” del microchipeado en humanos.

Por supuesto, el tema tiene otras vertientes (más discutibles o curiosas). Muchos cristianos ponen de relieve las supuestas implicaciones proféticas sobre le tema contenidas en la Biblia:

“Y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre”, dice Apocalipsis 13:17, uno de los versículos de la Biblia frecuentemente citado por los críticos al dinero electrónico.

Otros opositores a la eliminación del dinero en efectivo apuntan a las implicaciones para la privacidad y la seguridad, sobre todo en vista del reciente escándalo de espionaje de la NSA.

En una “sociedad sin dinero en efectivo”, literalmente, cada transacción sería rastreada.

Una caída de la red eléctrica provocaría el caos.

Si un gobierno decidiera aplastar a los disidentes, podría cortarles fácilmente su accesos a la economía.

Desgraciadamente, el potencial para que estas tecnologías se usen para mal es infinito.

Debemos preguntarnos ¿los supuestos beneficios que podemos sacar de ello están a al altura de los terribles peligros que conlleva para nuestra libertad?

fuente: http://www.thenewamerican.com/tech/item/18619-establishment-pushing-cashless-society-to-control-humanity

LA GUERRA CONTRA EL DINERO EN EFECTIVO: LLEGA LA TIRANÍA GLOBAL

Cada vez se habla más de ello: las autoridades y los grandes bancos han iniciado una lucha para terminar con el dinero en efectivo en todo el mundo.

Los gobiernos están limitando el uso de dinero en efectivo y cada vez aparecen más economistas “oficiales” pidiendo la abolición pura y dura del dinero físico.

Los primeros pasos de las autoridades consisten en restringir la cantidad de dinero que se puede retirar de los bancos, y en limitar lo que se puede comprar con dinero físico.

Pero, ¿por qué se inicia esta guerra contra el dinero en efectivo precisamente ahora?

Para comprenderlo debemos distinguir entre dinero físico en efectivo, es decir en billetes y monedas que tenemos en mano, en nuestra cartera y el dinero digital en efectivo, que tenemos guardado en el banco.

La diferencia es evidente: el dinero en efectivo que tenemos en mano no puede ser confiscado mediante un rescate tipo “bail-in” (es decir, robo sancionado oficialmente) que básicamente se produce cuando el gobierno o el banco expropia un porcentaje del dinero depositado en la cuenta bancaria.

El dinero en efectivo que tenemos en mano no puede ser erosionado por tasas de interés negativas o cuotas como sí sucede con el dinero que tenemos en la cuenta bancaria.

La diferencia entre tener el dinero en efectivo en mano o tenerlo en el banco, es que si lo tenemos en el banco no podemos retirarlo durante una emergencia financiera que paralice los bancos.

Ellos deciden cuándo nos lo dan y en qué condiciones.

Cuando los expertos sugieren que el dinero en efectivo es “obsoleto”, nunca hablan del dinero en efectivo del banco. Básicamente porque ese dinero le va muy bien a la entidad bancaria o al gobierno, porque puede ser expropiado en cualquier momento, o ser diezmado con tasas de interés negativas.

Por ejemplo, uno de los mayores defensores de la eliminación del dinero físico, el economista en jefe de Citigroup, Willem Buiter, recientemente opinó que la mayor parte de la crisis de 2008-2009 podría haberse evitado si los bancos hubieran cargado una tasa de interés negativa del 6% sobre el dinero en efectivo: es decir, tomar el 6% del dinero en efectivo de los depositantes para obligarles a gastar ese dinero de forma inmediata para no perder una parte.

Lo cierto es que tanto el dinero en efectivo que tenemos en mano como el que está depositado en el banco están sujetos a un método de expropiación encubierta: la inflación.

La inflación es el objetivo más preciado de cualquier banco central, porque le permite robar poder adquisitivo del dinero físico y del dinero digital por igual. La inflación castiga a los que tienen dinero en efectivo y beneficia a los que tienen deuda, ya que la deuda se vuelve más barata.

El efecto beneficioso de la inflación sobre la deuda ha sido utilizado desde hace décadas, por lo que no puede ser la causa principal del creciente interés de los gobiernos en eliminar el dinero físico en efectivo.

Así que volvamos a la pregunta:

¿Por qué los gobiernos han declarando de repente la guerra contra el dinero físico, la forma más antigua de dinero?

La excusa principal que ponen es que el dinero en efectivo ofrece la posibilidad de evadir impuestos.

Pero hay otra razón, la razón real: y es que el dinero físico evita el robo realizado sobre las cuentas bancarias mediante las tasas de interés negativas y elude la posibilidad de que ese dinero sea utilizado en futuros rescates bancarios aplicados a los depositantes.

En resumen, el dinero en efectivo es extremadamente difícil de robar por parte de los gobiernos y de los bancos.

Así pues, su eliminación es una cuestión de control, puro y duro, sobre la población.

Con esta guerra contra el dinero físico, los bancos y las autoridades gubernamentales están tratando de reforzar su control sobre el dinero que todos los ciudadanos poseemos y anticipan los rescates bancarios que se producirán y las tasas de interés negativas con las que castigarán a la población.

Con la imposición de tasas de interés negativas, estarán forzando a que los ciudadanos no ahorren, sino que gasten su dinero para no verlo disminuir o incluso forzarán a aquellos que tengan más, a apostarlo en los “casinos” de las bolsas para tratar de obtener rentabilidad.

De hecho, el propio Buiter deja claro que, según su criterio, la recesión actual se debe a que los hogares y las empresas acumulan dinero en lugar de gastarlo.

Según él, pues, la solución consiste en controlar ese dinero mediante tasas y obligar a los ciudadanos a gastarlo, no según su propio criterio, sino según los designios de los bancos centrales y los gobiernos.

Convertirnos a todos en títeres al servicio de la macroeconomía, bailando al son que dicten las autoridades económicas, sin que tengamos derecho a decidir qué hacemos con nuestro dinero.

Es simplemente eso, aunque mucha gente se deje engañar con la patraña de que el objetivo es “perseguir el fraude fiscal de los ricos”.

Con este tipo de medidas, los ciudadanos no podrán ahorrar dinero, que es la única respuesta racional y prudente en una era de represión financiera e inseguridad económica.

Y eso demuestra que los bancos centrales están trabajando activamente en contra de los intereses de los ciudadanos.

Cuando se ataca al ahorro, se está atacando la posibilidad de acumular dinero y ascender socialmente, porque sólo aquellos que pueden ahorrar un pequeño capital, pueden después invertirlo en crear empresas o riqueza.

Al atacar al dinero en efectivo, los bancos centrales y los gobiernos están atacando la capacidad de los ciudadanos de construir sus propios proyectos y destruyen las bases fundamentales de la pequeña y mediana empresa y de la clase media en su totalidad.

Secret-War-on-Cash-“Discussions-at-Bilderberg-Centered-Around-Capital-Controls-Abolition-of-Cash”

Aquellos que ya disponen de mucho dinero y propiedades, pueden pedir prestadas sumas esencialmente ilimitadas a tasas de interés cercanas a cero, que pueden utilizar para acumular aún más activos productivos, mientras que todos los demás, la parte inferior del 99,5% de la población, se verá reducida a la servidumbre del consumo inmediato para sobrevivir: gastando cada céntimo que se gane en el pago de intereses, bienes y servicios, sin capacidad para construir nada.

Esto redundará en aumentar aún mucho más todos los males que estamos viviendo actualmente: aumento de la desigualdad de ingresos, reducción de oportunidades para la iniciativa empresarial, aumento de carga de la deuda y una perspectiva cortoplacista, que anulará toda posibilidad de planificación a largo plazo por parte de la clase media, aquella que es necesaria para construir riqueza real y equitativa.

EL GRUPO BILDERBERG DEBATE SOBRE LA ABOLICIÓN DEL DINERO EN EFECTIVO

Entre las conversaciones privadas que se han producido en la última reunión del grupo Bilderberg, se han sentado las bases para empezar a restringir el uso de dinero físico y en última instancia, prohibirlo.

Con la excusa de que la “prohibición del dinero en efectivo es la solución a los problemas económicos”, se están iniciando las maniobras para entregar el poder completo de nuestras vidas a las élites de banqueros, los grandes capitales y sus esbirros de los gobiernos.

Lo más indignante, es que entre los que han discutido estos controles sobre los capitales de los ciudadanos comunes “con el objetivo de impedir el fraude fiscal” y “acabar con la financiación de grupos terroristas”, estaba nada más y nada menos que el presidente del HSBC, la entidad bancaria corrupta que ha sido condenada a pagar más de 40 millones de dólares por lavado de dinero ilegal, por verse involucrada con oscuros traficantes de armas y por ayudar a multimillonarios a evadir sus impuestos.

Una auténtica burla a los ciudadanos y una demostración clara de que esto no tiene nada que ver con “detener el fraude fiscal y la evasión de impuestos”, sino que se están tomando medidas para otorgar a los bancos centrales y a los gobiernos el poder absoluto de controlar directamente las finanzas de los ciudadanos.

Porque una vez todos estemos obligados por la fuerza a utilizar moneda digital en cualquiera de sus modalidades, estaremos controlados las 24 horas de día.

LOS INVESTIGADORES PREDIJERON EN 1971 QUE LAS TARJETAS DE DÉBITO ERAN LA MEJOR HERRAMIENTA DE ESPIONAJE Y CONTROL POSIBLE

A finales de octubre de 1971 un grupo de académicos y tecnólogos se reunieron en una conferencia en Georgetown.

Se les dio la tarea de concebir y diseñar el programa de vigilancia más completo que pudieran imaginar.

Y la mejor manera que se les ocurrió para controlar a la población, fue algo muy parecido a las actuales tarjetas de débito.

Esta fue la pregunta planteada a los investigadores en 1971:

“Suponga que usted es asesor del jefe de la KGB, la policía secreta soviética.”

“Suponga que se le otorga la tarea de diseñar un sistema para vigilar a todos los ciudadanos dentro de las fronteras de la URSS. “

“El sistema de vigilancia no puede ser ni molesto ni evidente. “

“¿Cómo lo haría usted?”

Pues bien, a ese grupo de académicos y expertos, no se les ocurrió crear una red para interceptar todas las llamadas de teléfono, o colocar cámaras de vigilancia en cada esquina.

Lo que imaginaron como mejor método para controlar a la población, fue un sistema de transferencia electrónica de fondos, un sistema muy similar al sistema de tarjeta de débito que todos usamos hoy en día.

“No sólo permitiría manejar toda la contabilidad financiera, sino que proporcionaría estadísticas cruciales para una economía centralmente planificada”, escribió Paul Armer en 1975 relatando el experimento.

“Fue el mejor sistema de vigilancia que podíamos imaginar, teniendo en cuenta que no debía ser molesto ni evidente”

Armer era científico de computación en RAND Corporation y fue uno de los primeros defensores de la privacidad digital, mucho antes de que la gente tuviera tarjetas de débito y de que tuviera acceso a Internet…pensó que esta sociedad sin dinero en efectivo en realidad planteaba la mayor amenaza para la privacidad de los ciudadanos.

Este experimento de 1971 y las conclusiones a la que llegaron los expertos, son altamente significativos y nos hablan claramente de cuáles son los objetivos reales de la eliminación del dinero en efectivo.

Pensemos por un momento acerca de la información que los bancos recogen cada vez que pasamos una tarjeta de débito o de crédito.

Ellos saben exactamente dónde, cuándo y cómo gastamos nuestro dinero.

Después de tan sólo unas pocas transacciones, cualquier persona con acceso a dicha información puede empezar a pintar un cuadro bastante detallado de la forma en que vives tu vida.

Y quizás lo más importante, ese retrato sobre ti y sobre tus actividades, se crea sin que ni tan solo te des cuenta.

Por esta razón, los poderes fácticos están obsesionados por terminar con el dinero en efectivo: eso les permitirá espiarnos y controlarnos plenamente y de forma absoluta, sin limitaciones y sin que tan solo nos demos cuenta de que lo hacen.

Llegar a este punto crucial, era uno de los objetivos principales por los cuales estas élites diseñaron esta crisis.

Una vez creado el problema, ellos mismos acuden con la solución: y la solución, les otorga el poder total y absoluto sobre todos nosotros.

En una sociedad sin dinero en efectivo, no habrá lugar a la disidencia ni a la rebeldía: solo habrá lugar para la obediencia, o te cortarán el grifo del dinero, con tan solo apretar una tecla y te morirás de hambre.

Todas nuestras transacciones serán rastreables y todos podremos ser víctimas de los designios caprichosos de las entidades financieras y de sus esbirros gubernamentales.

Ellos cortarán el grifo del gasto o nos obligarán a consumir, según les convenga, y sin que tengamos derecho a plantear alternativas.

Estamos ante un golpe de estado planetario, ante el establecimiento de la forma de control definitivo; y es algo contra lo que se debe luchar a toda costa.

Desgraciadamente, la mayoría de gente no se da cuenta de lo que está sucediendo; a mucha gente la llevarán engañada a aceptar este sistema con la excusa de que servirá para perseguir a los grandes defraudadores.

Se realizará un simulacro de persecución de los más poderosos, que servirá de subterfugio para acabar sometiendo a la población, que es el auténtico objetivo que se está buscando con todas estas maniobras.

Y esta, que está pasando desapercibida, es una de las mayores amenazas para nuestras libertades.

La mayoría de nosotros estamos distraídos, atentos a las tensiones entre la OTAN, Rusia y China; y mucha otra gente está mirando al cielo, esperando que las amenazas aparezcan en forma de asteroide, extraterrestre o planeta X, cuando el gran golpe, aquél que nos conducirá a la tiranía, nos lo darán a través de cosas mucho más sencillas y cotidianas, pero mucho más determinantes para nuestra existencia.

Eliminar el dinero en efectivo es una de las jugadas definitivas y equivaldrá en sus efectos a insertarnos a todos un chip de identificación bajo la piel.

Los efectos serán muy similares, porque nos tendrán controlados prácticamente igual.

Así pues, que nadie se deje engañar por los discursos aparentemente benevolentes e igualitarios con los que tratarán de disfrazar este golpe definitivo a nuestras libertades.

Y ante todo, mucha atención a la cara de aquellos que traten de vendernos las bondades de esta idea escudándose en la excusa de luchar contra la evasión de capitales o el fraude fiscal: quizás vengan disfrazados de personas bondadosas, generosas y luchadoras por la igualdad social…pero todo será una trampa largamente planeada…

Fuentes:
http://www.zerohedge.com/news/2015-06-13/war-cash-officially-sanctioned-theft

http://www.shtfplan.com/conspiracy-fact-and-theory/secret-war-on-cash-discussions-at-bilderberg-centered-around-capital-controls-abolition-of-cash_06132015

Researchers Predicted In 1971 that Debit Cards Would Become the Ultimate Spy Tool

REUNIÓN SECRETA EN LONDRES PARA ELIMINAR EL DINERO EN EFECTIVO.

Infowar.com
28/05/2015

El economista Martin Armstrong (FOTO DE PORTADA) afirma que está a punto de producirse una “reunión secreta para poner fin al dinero en efectivo”, que tendrá lugar en Londres antes de que finalice el mes y en la que participarán representantes del BCE y de la Reserva Federal.

Armstrong, quien es conocido por predecir con éxito el crash bursátil del Lunes Negro de 1987, así como el colapso financiero de Rusia en 1998, expresó su sorpresa de que ningún medio de comunicación haya informado sobre esta próxima conferencia.

“Me parece muy desconcertante que yo haya sido el único que informe de la reunión secreta en Londres. Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, y Willem Buiter, economista jefe de Citigroup, se dirigirán a los bancos centrales para abogar por la eliminación de todo el dinero en efectivo, para conseguir que los ciudadanos no puedan comprar ni vender nada sin la aprobación del gobierno”, escribe Armstrong.

“Cuando busqué en Google el tema para ver quién más había hablado de algo tan importante como esto, para mi sorpresa, vi que mi propia web era la que aparecía primero. “

“Otros me están citando a mi, incluso en el Banco Central de Nigeria, pero aún no he encontrado ningún artículo de ningún gran medio que informe sobre la reunión que tendrá lugar en Londres, de la cual tengo fuentes directas”

Armstrong llamó primeramente la atención sobre esta supuesta reunión a principios de este mes, cuando reveló que los representantes de la Reserva Federal, el BCE, así como participantes de los bancos centrales de Suiza y Dinamarca asistirían a una “gran conferencia en Londres” en la que Kenneth Rogoff de la Universidad de Harvard, y Willem Buiter, economista jefe de Citigroup, realizarían presentaciones.

“Deberíamos estar muy atentos al nacimiento de esta sociedad sin dinero en efectivo que se está avecinando más rápidamente de lo esperado.

¿Por qué la reunión es secreta?

Algo no huele bien aquí”, concluye Armstrong.

Los movimientos para establecer una prohibición del dinero en efectivo se han hecho evidentes estas últimas semanas.

Willem Buiter, uno de los asistentes a esta reunión secreta, recientemente abogó por la completa abolición del dinero en efectivo con el fin de “resolver el problema de los bancos centrales del mundo con tasas de interés negativas”

El año pasado, Kenneth Rogoff también llamó a “abolir la moneda física” para detener “la evasión fiscal y la actividad ilegal”, así como para evitar que la gente retire dinero cuando las tasas de interés están cerca de cero.

En un tono similar, el ex economista del Banco de Inglaterra Jim Leaviss escribió un artículo para el Telegraph de Londres a principios de este mes, en el que afirmaba que una sociedad sin dinero en efectivo serviría para “obligar a todos los ciudadanos a utilizar solamente medios electrónicos desde una cuenta abierta en un banco dirigido por el gobierno, que podría así controlar y monitorear directamente todos los gastos de los ciudadanos”.

ALERTA: PRIMEROS PASOS HACIA LA DICTADURA ECONÓMICA TOTAL

Los grandes bancos, tanto en el Reino Unido como en los EE.UU. ya están tratando de limitar la retirada o el depósito de moderadamente grandes cantidades de dinero en efectivo, tIsraelsindineroenefectivoratándolas como una actividad sospechosa.

Este pasado marzo, aparecieron informes que indicaban que el Departamento de Justicia de EEUU está ordenando a los empleados de los bancos que llamen a la policía cuando los clientes retiren cantidades de 5.000 dólares o más.

Mientras tanto, en Francia, las nuevas medidas que entrarán en vigor en septiembre, restringirán que los ciudadanos franceses realicen pagos en efectivo de más de 1.000 euros.

Como señala Armstrong, la prohibición del dinero en efectivo tiene el objetivo de terminar con la libertad económica de las personas.

“En la mente de un tirano económico, la prohibición del dinero en efectivo representa el Santo Grial”, escribe Michael Krieger.

“Obligar a la plebe a un sistema de transacciones en moneda fiat digitales, ofrece un control total a través del seguimiento continuo de todas las transacciones en la economía y ofrece a los gobiernos y los bancos la capacidad de bloquear los pagos si un ciudadano rebelde se atreve a salirse de la línea”.

Fuente:
http://www.infowars.com/secret-meeting-in-london-to-end-cash/