Las prácticas relacionadas con el ejercicio de acciones a favor de reclamos o derechos conduce a una restricción de las libertades democráticas y constitucionales.

LA PROTESTA SOCIAL NO ES UN DELITO

Por María Lazzaro

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) señala su preocupación por la criminalización de la protesta social y repudia la detención de Milagro Sala, dirigente social del movimiento Tupac Amaru.

LA PROTESTA SOCIAL NO ES UN DELITO

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) señala su preocupación por la criminalización de la protesta social y repudia la detención de Milagro Sala, dirigente social del movimiento Tupac Amaru.

El Secretariado Ejecutivo Nacional del Sindicato exige su pronta liberación ya que su detención tiene como finalidad un objetivo político: criminalizar las protestas y acallar voces disidentes mediante una interpretación formalista de la Ley.

Con este argumento, cualquier dirigente político, social o sindical que ejerza el derecho a la protesta será criminalizado.

Este tipo de acusaciones hacia las prácticas relacionadas con el ejercicio de acciones a favor de reclamos o derechos conduce a una restricción de las libertades democráticas y constitucionales.

ML/

María Lazzaro
Secretaria General Adjunta
SADOP-CDN
11-6858-1458
http://www.sadop.net
http://www.facebook.com/sadopnacion
@sadopnacion