¿Se imaginan lo que hubiese sucedido si Cristina Fernández de Kirchner hubiese designado dos nuevos miembros a la Corte Suprema de Justicia por decreto?

DEMOCRACIA POR DECRETO

Por Maximiliano Borches

A sólo tres días de haber asumido el primer presidente argentino procesado por una causa judicial referida a escuchas ilegales (es decir: espionaje), Mauricio Macri, comenzó a quitarse el falso maquillaje “republicano” y a mostrar su verdadero rostro autoritario.

DEMOCRACIA POR DECRETO

Por Maximiliano Borches

NAC&POP
15/12/2015

¿Se imaginan lo que hubiese sucedido si Cristina Fernández de Kirchner hubiese designado dos nuevos miembros a la Corte Suprema de Justicia por decreto?

Más allá de la respuesta a esta pregunta, (que entre otras cosas comprende un análisis sobre el rol político que desempeñan los medios de comunicación hegemónicos ahora oficialistas, como los perteneciente al Grupo Clarín acompañados además en esta etapa por la mayoría de los canales televisivos de noticias, esto debería servir como autocrítica sobre la hipocresía con que se manejan algunos sectores de la ciudadanía, que no siempre miden con la misma vara aquellos hechos que dicen defender.

Con el Partido Judicial, que propició la instauración del primer presidente cautelar de la historia argentina luego del abrupto fin de mandato impuesto a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Como el personaje del cuento Cenicienta escrito por los hermanos Grimm, antes de “convertirse en calabaza” inéditamente Cristina Fernández de Kirchner tuvo que entregar el mandato antes de la medianoche del miércoles 9 de diciembre, tras encabezar el acto de despedida a un gobierno más importante de la historia nacional.

En este sentido, es importante destacar que a sólo tres días de haber asumido el primer presidente argentino procesado por una causa judicial referida a escuchas ilegales (es decir: espionaje), Mauricio Macri, comenzó a quitarse el falso maquillaje “republicano” y a mostrar su verdadero rostro autoritario.

No convocó a sesiones extraordinarias al Poder Legislativo Nacional y los sustituyo con 86 Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU ) firmados desde el pasado 10 de diciembre hasta el día 15 inclusive.

Entre estos DNU se destacan dos de los más escandalosos: el DNU N° 13/2015, que retoma como marco general el Pacto Federal Educativo y la Ley Federal de Educación, que motivó que los docentes levantaran famosa Carpa Blanca frente al Congreso en 1997, que desconoce la Ley de Financiamiento Educativo, lo que reduciría a la mitad el presupuesto del área (del 6,7%, al 3%, de no derogarse este decreto) y el N° DNU 83/2015, que invocando el inciso 19 del artículo 99 de la Constitución Nacional, normativa sólo utilizada por el presidente Bartolomé Mitre en el año 1862, (en un momento histórico donde el concepto de “democracia” era toda una rareza); designó en Comisión a los abogados Carlos Rosenkrantz y Horacio Rossatti para el supremo tribunal.

Este último, cabe destacar, fue ministro de Justicia y Derechos Humanos del ex presidente Néstor Kirchner, y en la actualidad milita en las filas del Frente Renovador, de Sergio Massa, agrupación política que comparte la mayoría legislativa bonaerense, tras una alianza sellada con el bloque provincial de Cambiemos.

En el caso de Carlos Rosenkratz, es un abogado litigante experto en casos complejos, y fue Testigo Experto en Juicios CIADI, entre otros. Su Estudio Jurídico: Bouzat, Rosenkratz & Asociados, tiene entre sus clientes al Grupo Clarín, CARBAP (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa), La Nación, América TV y Cablevisión S.A, entre otros.

Desde su llegada a Casa de Gobierno, la Alianza Cambiemos impuso la restauración liberal con la quista de retenciones a los exportadores de trigo, maíz, girasol, carne, leches y productos lácteos -salvo la soja, que le rebajaron de un 35% a 30% las retenciones-, también a productos de exportación industrial, además de la apertura a las importaciones.

Con la quita de las retenciones de éstos productos agrícolas, el Estado dejará de percibir unos $17.000 millones, si se toma en cuenta el tipo de cambio actual, que de concretarse la anunciada devaluación, la falta de ingresos al Estado por la no retención en la exportación de éstos productos, ascenderá a unos $26.000 millones.

¿Con qué entradas, el gobierno de Mauricio Macri piensa suplantar esta perdida para seguir invirtiendo desde el Estado en salud, educación, seguridad, jubilaciones y políticas de inclusión social?