Claudia Villamayor, directora de Comunicación Popular de la UNLP: el traspaso de la AFSCA al Ministerio de Comunicaciones “cercena la democratización" de la palabra

AVANZADA DEL MACRISMO CONTRA LA LEY DE MEDIOS

“Reduce el poder de la AFSCA como órgano garante de la aplicación de la Ley de Medios e implica que la garantía de pluralidad empezaría con este decreto a estar regulado por la mirada histórica que entiende a la comunicación como mercancía y que concibe a la libertad de expresión como la libertad de empresa”

Agepeba
12 de Diciembre de 2015

Esta agencia dialogó con la directora de la Tecnicatura en Comunicación Popular de la facultad de Periodismo de la UNLP, Claudia Villamayor, tras el abrazo simbólico al edificio de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) en defensa de la Ley de Medios que tuvo lugar este viernes tras conocerse que, por decreto, el presidente Macri decidió pasar ese organismo a la órbita del flamante Ministerio de Comunicaciones violando el artículo 10 de la norma que refiere a la autarquía del organismo.

“Con el decreto se reduce el poder de la AFSCA como órgano garante de la aplicación de la Ley de Medios”, expresó la licenciada y apuntó: “se están ninguneando los artículos más importantes de la norma, esto es un cercenamiento de la democratización de la comunicación”.

Villamayor recordó que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual “es el resultado de una conversación que han tenido todas las organizaciones populares, culturales, sociales, sindicales, institucionales universitarias de la Argentina en donde también están representadas las pequeñas y medianas empresas, todo el sector social educativo y cooperativo” y alertó que “lo que implica la garantía de pluralidad empezaría con este decreto a estar regulado por la mirada histórica que entiende a la comunicación como mercancía y que concibe a la libertad de expresión como la libertad de empresa”.

Asimismo, alertó: “eso es lo que avala este gobierno, es el primer paso para empezar a palear la Ley de Medios atentando a aquellos artículos principales que afectan la libertad de expresión” y especificó que de esta manera, “los monopolios, el poder concentrado estarán librados a la competencia y se reducirá la comunicación a un negocio”.

Para la comunicadora, “la ignominia se hizo carne en una política de Estado avalada por los poderes concentrados no sólo nacionales sino también internacionales que está enojadísima por los gobiernos populares y las democracias que han intentado redistribuir las riquezas y la palabra”.

“Lo primero que amedrentan es la Ley de Medios pero también insultan a los Derechos Humanos, porque no tenemos que olvidarnos de la editorial del diario La Nación (que exigía la libertad a los represores de la dictadura) el día después del balotaje, manifestó.

Este viernes, cientos de referentes de organizaciones sociales, culturales, redes de productoras, medios comunitarios, sindicatos, estudiantes y académicos, entre ellos los de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, realizaron un acto en las afueras del edificio de la AFSCA, bajo la consigna “la Ley de Medios no se toca”.

Al respecto, afirmó que “no sólo vamos a indignarnos y protestar, como oposición vamos a pelear por la Justicia, por la soberanía y por las libertades sociales colectivas.

Vamos a seguir militando la democracia.

Para los sectores que hemos participado en defensa de esta ley de la democracia el desafío es continuar en coherencia con la militancia que se inauguró en 1983 de ir por todas las leyes de la democracia, no sólo la de la comunicación”.

Consultada sobre los desafíos a futuro, señaló: “Tenemos mucha experiencia en pelear contra el neoliberalismo y aun así multiplicarnos.

Tenemos muchas fortalezas porque hay una gran caudal de una juventud empoderada que ha entendido que la política no es una mala palabra y que está comprometida y hay también un 49 por ciento de la población le dijimos que no a estas políticas”.

“El desafío es que la herida se transforme en creatividad, que creemos trabajo estratégico en el territorio, capacidad de empoderamiento de la gente.

Sabemos que cuando no pueden gobernar por la democracia, gobiernan por la represión por eso tenemos que estar muy unidos”, concluyó.