Ningún favor haríamos al movimiento nacional buscando culpables absolutos, ni demonizando compañeros

PRIMERAS REFLEXIONES: EL PERONISMO SOY YO…..

Por Jorge Rachid

Cada peronista, cada militante del movimiento nacional y popular puede sacar su “bastón de mariscal” en esta etapa, donde se conjugan varios sentimientos, que van desde la desazón por la derrota, hasta la satisfacción por el esfuerzo

Por Jorge Rachid

NAC&POP

24/11/2015

realizado, cuando la voluntad de los coroneles claudicaba y asumieron en plenitud la responsabilidad de cuidar los avances logrados en estos doce maravillosos años de recuperación identitaria peronista, de rescate histórico de las mejores epopeyas del pueblo argentino, desde Artigas a la Vuelta de Obligado, desde Juana Azurduy al General Valle, desde Rosas a Perón, todos en la memoria viva de los argentinos.

El movimiento nacional salió fortalecido aun en la derrota, ya que con un caudal electoral de casi el 50%, después del desgaste propio de gobernar y sumados los errores cometidos, mas los agravios en catarata de los medios hegemónicos y los misiles disparados, desde fuego amigo hasta intereses foráneos, como los buitres, el pueblo argentino supo resistirlos y demostrar que tiene pensamiento propio, critico, racional y emotivo, que es una muestra de la firmeza de un gobierno peronista, que no dejo de gobernar ni un segundo, cuando las voces del desánimo pronosticaban “pato rengo” desde hace dos años.

Ningún favor haríamos al movimiento nacional buscando culpables absolutos, ni demonizando compañeros que mal o bien cumplieron un rol en esta etapa.

Claro que debemos formular un proceso de autorreflexión profunda, de análisis critico de aquellos pasos que nos hicieron perder fortaleza en nuestro sistema de alianzas, el manejo de las relaciones con nuestros compañeros del movimiento obrero organizado y la reacción de los mismos, no siempre coherentes con su pertenencia política, pero en especial merece un párrafo importante en el análisis un cuadro de situación internacional, que siempre estuvo ausente en la formación de cuadros y en la discusión cotidiana de la política.

Quienes compartimos esta etapa otoñal de la política, hemos hecho de la siembra peronista nuestra militancia estratégica en estos años, sin demandar espacios, ni luchar por posiciones de poder, tratando de contener y reflexionar junto a las jóvenes generaciones que se incorporaron a la política a partir de haber recuperado la misma, como herramienta de construcción de su propio destino, que junto a un estado presente y activo, como ordenador social permitió ampliar derechos, como en ninguna otra etapa de nuestra historia excepto la década del 45 al 55 del siglo pasado.

Nuestro compromiso, mi compromiso, el de mis compañeros de todo el país, con los que he dialogado en estos años, que no hemos estado en el poder, ni fuimos funcionarios políticos, podemos decir que estamos orgullosos del pueblo argentino, de cómo acompaño el proceso de reconversión de la política desde el 2003, realizado por Nestor y Cristina, continuando con el esfuerzo de Scioli y Zanini, por un peronismo redivivo que supo hacer carne en la memoria colectiva, esa que logró nuclear enfrente la coalición que reeditò el 46.

Hoy ganó Braden sin dudas y será tarea nuestra recuperar el poder.

El como hacerlo, es el titulo de esta nota, el peronismo soy yo, debe decir cualquier compañero militante con la convicción de que los logros y las alegrías que forjaron este presente, son producto de su esfuerzo, en ese colectivo maravilloso que es el movimiento nacional, popular, latinomericanista y libertador que es el peronismo.