Este es un gobierno que deja bases sólidas para que las nuevas generaciones sigan construyendo el sueño de una Argentina pujante.

TENEMOS PATRIA, TENEMOS PROYECTO, SOMOS FUTURO

Desde la primera Junta y los libertadores, tenemos Patria, con José de San Martín, Manuel Belgrano, Mariano Moreno, Juan José Castelli, Manuel Dorrego, Juan Manuel de Rosas, Chacho Peñaloza, Felipe Varela, Hipólito Yrigoyen, Juan Domingo Perón, Evita, Néstor Kirchner.

“Vengo a proponerles un sueño: reconstruir nuestra propia identidad como pueblo y como nación.

Vengo a proponerles un sueño que es la construcción de la verdad y la justicia.

Vengo a proponerles un sueño que es el de volver a tener una Argentina con todos y para todos”.

“Tenemos patria, argentinos, estemos orgullosos”. Con estas cinco palabras finalizaba el discurso la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, el 25 de mayo de 2011 en la ciudad de Resistencia, Chaco.

Daba así un lineamiento general de las convicciones en pos de construir y consolidar una patria para todos y todas.

Podemos definir Patria como la tierra natal o adoptiva, constituida como nación, en la cual los habitantes están unidos por vínculos históricos, afectivos, culturales y jurídicos.

Podemos afirmar que la patria es conciencia en libertad.

Siempre hemos sostenido que somos un eslabón más en la historia argentina.

Que la patria no comenzó con nosotros ni termina cuando no estemos.

Desde los orígenes de nuestra patria hubo hombres y mujeres que enarbolaron las banderas de un país libre y soberano.

A lo largo de nuestra existencia como país independiente hubo intentos de construir un país digno que valiera la pena ser vivido.

Desde la primera Junta y los libertadores, tenemos Patria, con José de San Martín, Manuel Belgrano, Mariano Moreno, Juan José Castelli, Manuel Dorrego, Juan Manuel de Rosas, Chacho Peñaloza, Felipe Varela, Hipólito Yrigoyen, Juan Domingo Perón, Evita, Néstor Kirchner.

Este trabajo ha sido compilado tomando como ejes las tres banderas históricas del peronismo: la soberanía política, la independencia económica y la justicia social.

Estas fueron retomadas de la mano de Néstor y Cristina, pero además ambos ampliaron derechos que no tenían cabida en las décadas de 1940 y 1950.

El movimiento peronista, emergido hacia fines de la Segunda Guerra Mundial, les permitió a los explotados, oprimidos y humillados de nuestro país tomar conciencia de que podían agruparse colectivamente e interpelar juntos al Estado para mejorar su condición social −es decir, para poder alcanzar un más alto nivel de vida− al ser correspondidos por el liderazgo de Perón y Evita.

Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner son parte de una generación que acompañó la asunción del gobierno democrático surgido en las elecciones del 11 de marzo de 1973 que encabezaban Héctor Campora y Vicente Solano Lima; ese 25 de mayo estuvieron en la plaza junto a miles de compañeros, muchos de ellos detenidos desaparecidos por el gobierno cívico militar genocida instaurado en marzo de 1976.

TENEMOS PROYECTO.

Podemos afirmar sin lugar a dudas que este es un gobierno que deja bases sólidas para que las nuevas generaciones sigan construyendo el sueño de una Argentina pujante.

Este proyecto de gobierno hecho realidad deja las herramientas y los recursos para seguir construyendo una patria justa, que no obliga a emigrar a sus hijos, y que más bien los ha traído de vuelta para que puedan prosperar en su terruño.

Que deja a los jubilados con un aporte mensual actualizado dos veces al año, y que ha incorporado la franja de trabajadores que quedaron excluidos por las políticas neoliberales de los 90.

Que deja la protección de la Asignación Universal por Hijo para todas las familias desamparadas.

Que deja un plan sanitario de 19 vacunas obligatorias y gratuitas.

Que incorpora el uso de las herramientas de tecnología como las computadoras portátiles para todos los estudiantes.

Que deja el PROCREAR, un plan de viviendas y mejoras habitacionales para una franja etaria de la población que quedaba excluida de toda posibilidad de vivienda propia.

Que deja una política de defensa de los derechos humanos como política de Estado.

Que ha jerarquizado la ciencia, la tecnología y la cultura.

Que interconectó al país en un anillo energético.

Que ha desarrollado la capacidad de construir satélites.

Que ha legislado por el respeto y ampliación de derechos de las minorías por orientación sexual, credo, raza.

Que ha mantenido las paritarias durante estos doce años como modo de relacionar el trabajo y el capital.

Que ha comenzado a democratizar la justicia para convertirla en independiente.

Que ha roto el monopolio comunicacional implementando una ley de medios audiovisuales que es ejemplo para todo el mundo.

Que ha logrado terminar con las imposiciones del FMI y lograr la quita de deuda soberana más importante de toda la historia.

SOMOS FUTURO.

El kirchnerismo es un modelo de construcción política que ha generado doce años de logros impensables. Esto es una certeza.

El desafío que tenemos es darle forma a otra década que empodere a las mayorías populares, para que a las transformaciones que se han realizado, y las que aún faltan, nada ni nadie las pueda torcer.

Debemos seguir construyendo un modelo de país y un proyecto de patria que es antagónico a aquel que auspicia un país para pocos.

Somos conscientes de que lo que no se profundiza se estanca, y consecuentemente con ello, cuando se estanca se retrocede.

La inmensa mayoría del pueblo y de la sociedad argentina no desea volver a la situación de fragmentación y de inequidad social que llevó al país a la catástrofe, al país injusto donde pocos se beneficiaban y muchos eran los excluidos.

Lo más grave de aquella etapa era la incertidumbre y desazón en las que estábamos inmersos, nuestra conciencia de que si aquel plan continuaba íbamos a estar cada vez peor.

En concreto, no teníamos futuro.

Todo lo contrario de esta etapa donde podemos expresar con orgullo que hemos trabajado estos doce años para que nuestro pueblo esté todos los días un poco mejor, para que nuestro país tenga un posicionamiento consistente y, en definitiva, tengamos una patria justa y solidaria, con igualdad, inclusión y desarrollo.

Se puede leer en versión digital:
www.somosfuturo.com.ar