Para Conocer Algunos Datos Que Los Medios No Nos Dicen...

LOS UNITARIOS PRAT GAY

Prat Gay, ese señor que no soportaría un Presidente santiagueño
Alfonso es hijo de un tucumano, Jorge Prat Gay, dueño de la Compañía Azucarera del Norte compiscuo integrante de la vieja oligarquía tucumana, con la que está emparentada por diversos lazos.

LOS UNITARIOS PRAT GAY

Por Maguila y Yo

Prat Gay, ese señor que no soportaría un Presidente santiagueño

Alfonso es hijo de un tucumano, Jorge Prat Gay, dueño de la Compañía Azucarera del Norte compiscuo integrante de la vieja oligarquía tucumana, con la que está emparentada por diversos lazos. (Acá podés ver la genealogia familiar).

GENEALOGICOSPG900

Empecemos aclarando que el imperio azucarero de Don Jorge está basado en quitarle tierras a los diaguitas (no sólo de qom están habitadas nuestras tierras), la última “adquisición” serían una 19 mil hectáreas de monte nativo a la comunidad diaguita “Indio Colalao” en la localidad tucumana de Rearte.

Que Alfonso se haya expresado de manera tan racista y clasista respecto a la posibilidad de un Presidente santiagueño, y que sea santiagueño, y no puntano o catamarqueño, aún cuando parece que lo dijo al azar (tal vez su consciente así lo hizo, pero su subconsciente operó para que así sea) viene de esas folklórica “pica” entre las dos Provincias; y por otro lado es parte de su comarcalismo tucumano, que, como se sabe, desde los tiempos de los hermanos Taboada, son considerados vagos, indolentes, ineptos y predadores, y que tantos años de Buenos Aires, en Londres y Nueva York, no ha podido borrar.

O sea, es cosa de provincianos, que tanto desprecia.

Pero hay que reconocerle un valor a sus dichos, una suerte de efecto colateral: en pocas palabras nos explicó que (como veníamos sosteniendo), la “grieta” no es un descubrimiento de este siglo, que venimos así, con avances y retrocesos desde el 2 de febrero de 1852, fecha en que se libró la Batalla de Caseros.

Pero sigamos con Don Jorge.

Durante la gestión de José Alfredo Martínez de Hoz al frente del ministerio de Economía (1976-1981, es decir todo el período que tuvo a Videla como presidente de facto), formó parte de la conducción del Banco Central.

En dicho período su Compañía Azucarera del Norte fue ampliamente favorecida por la política crediticia del banco oficial del que formaba parte, que le otorgó en mayo de 1980 facilidades por 1.400 millones de pesos para financiar la producción de azúcares blancos de la zafra de ese año.

Cabe acotar que en la composición del directorio de la Compañía Azucarera del Norte de la época figuraban, al menos, cinco integrantes con el mismo apellido que el director del Banco Nación aludido: Fernando de Prat Gay (presidente), Máximo de Prat Gay (vice), Jorge de Prat Gay (director delegado), Gastón y Amelia de Prat Gay (directores, sin funciones ejecutivas a cargo).

Los nostálgicos amigos de la dictadura como la Sociedad Rural y distintos empresarios, todos tomadores de préstamos, que gracias a las gestiones de Cavallo (quien apoya abiertamente a la Alianza Cambiemos) y Melconian (integrante de la misma) pagamos todos cuando estatizaron la deuda, ya deben estar sacando la cuenta de cuanto van a ganar ante un eventual triunfo de Macri, de cuya Alianza Cambiemos, Alfonso es vocero.

Pregunto: ¿realmente tomás en serio a un tipo que goza del afano de tierras a los diaguitas, que se benefició por que la deuda que contrajo su familia la pagamos todos los argentinos para agrandar su fortuna (y hasta tal vez le pagáramos sus estudios en el exterior con nuestra plata), cuando nos está dando cátedra de eficiencia y ética.?

Cuanto más te informás te das cuenta que cual calesita son siempre los mismos nombres (o familias). Socios en el pasado impuestos por una dictadura, y que hoy podrían legitimar el latrocinio a través del voto.

Realmente pensás legitimar esto con tu voto?

Realmente pensás que los intereses son otros?

Realmente pensás que no van a repetir la historia?

La Alianza Cambiemos te propone una fiesta a la que no estás invitado, pero sí vas a pagar.

Fuente. Maguila y yo y Raquel Marquez