“La producción de YPF bajo la gestión estatal llegó a récords históricos. Argentina es el último año el único país de la región en incrementar la cantidad de pozos perforados”.

LOS DICHOS DEL PROMETIDO Y TERRORÌFICO MINISTRO DE ENERGÌA DE CAMBIEMOS JUAN JOSÉ ARANGUREN.

Instituto Scalabrini Ortiz (IESO)

“Aranguren es parte del núcleo neoconservador de la Argentina, que pretende que la YPF que está en manos del Estado argentino no sea el protagonista principal de la industria hidrocarburífera sino una débil empresa sin empuje y sin tecnología nacional. Aranguren significa un real peligro a la soberanía energética argentina y ni hablar de una soberanía industrial energética”

“Quiere una YPF débil”
Sobre Informe IESO
07 de noviembre de 2015

El Instituto Scalabrini Ortiz (IESO) difundió ayer un comunicado crítico de las declaraciones de Juan José Aranguren, potencial ministro de Energía de un gobierno encabezado por Mauricio Macri.

“Aranguren es parte del núcleo neoconservador de la Argentina, que pretende que la YPF que está en manos del Estado argentino no sea el protagonista principal de la industria hidrocarburífera sino una débil empresa sin empuje y sin tecnología nacional.

Aranguren significa un real peligro a la soberanía energética argentina y ni hablar de una soberanía industrial energética” dice el texto.

El documento también recuerda que “la empresa Shell Argentina que dirigió Aranguren a lo largo de los últimos años registró en ese período un retroceso sostenido de su producción y ventas” y que “efectuó una marcada manipulación del mercado”.

Los integrantes del IESO manifestaron su apoyo a la fórmula presidencial Daniel Scioli-Carlos Zannini, “porque le va a posibilitar al país un desarrollo industrial y agropecuario con trabajo argentino para todos, causa por la cual ha trabajado toda su vida nuestro referente Raúl Scalabrini Ortiz”.


Nota principal en economía de Página 12:

FUERTES CRITICAS A LAS DEFINICIONES ENERGETICAS DE JUAN JOSE ARANGUREN, PRINCIPAL ASESOR EN ESE TEMA DE CAMBIEMOS

Menos empleo y caída de la producción

Juan José Aranguren afirmó que no es importante el autoabastecimiento energético y que se debería evaluar la gestión de YPF controlada por el Estado.

Salieron al cruce sindicatos del sector, gobernadores de provincias petroleras y el ministro Julio De Vido.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, criticó ayer al referente en materia energética de Cambiemos, Juan José Aranguren, por su falta de definición sobre la continuidad de la administración del Estado en YPF.

“Quieren volver a entregar los hidrocarburos, a dolarizar los precios de los combustibles y terminar con la participación de las provincias en YPF”, dijo el ministro.

Por su parte, el candidato presidencial Daniel Scioli volvió a criticar al ex CEO de Shell (ver aparte), al igual que Jorge Sapag, ministro de Energía de Neuquén (potencial ministro de Scioli en ese área), y el sindicalista Alberto Roberti, entre otros.

En una entrevista televisiva, Aranguren dijo que “YPF es una sociedad anónima. Y por lo tanto la decisión sobre cómo debe ser administrada la tienen que tomar los accionistas de esa sociedad.

El Estado nacional junto con los estados provinciales tienen el 51 por ciento de esa compañía, pero sigue siendo una sociedad anónima.

Tiene que analizarse qué se hizo desde 2012 y evaluar cuál es el plan de negocios para poder recomendar la continuidad o no de este tipo de administración”.

No queda claro si el referente en energía de Cambiemos busca remover la conducción de YPF liderada por Miguel Galuccio o cambiar la gestión de la empresa en favor de una administración privada.

Sugirió además que “la energía no puede ser dirigida a partir de una oficina del gobierno nacional, tiene que ser debatida y sujeta a los consensos de los agentes económicos”.

Desde Daniel Scioli hacia abajo, el Frente para la Victoria salió a responderle.

“Aranguren busca desnaturalizar la soberanía energética y la ley que declaró de interés público el autoabastecimiento y recuperó YPF para los argentinos, porque quiere que los precios de la energía en nuestro país estén alineados con los internacionales”, señaló De Vido.

“YPF es mucho más que una empresa petrolera, es también parte de nuestra identidad y de nuestro más profundo sentimiento de reafirmación de soberanía”.

El ministro de Energía en caso de que Macri gane las elecciones también afirmó que “no hay otra posibilidad de resolver el déficit fiscal si no se dirigen los subsidios a quien lo necesite y no a todo el mundo. Eso es lo que tiene que ocurrir y lo que va a hacer Cambiemos”.

De Vido respondió que “si bien el 35 por ciento de los subsidios a la energía lo reciben 14 millones de hogares, el 65 por ciento restante se distribuye entre dos millones de usuarios industriales y comerciales, brindando competitividad a la economía, uno de los pilares del crecimiento de la última década”.

También criticó a Aranguren el potencial ministro del área energética de un gabinete de Scioli, Jorge Sapag, actual gobernador de Neuquén.

“No voto enigmas, respaldo a Scioli porque tiene un programa cierto del precio del petróleo y del gas”, indicó, en relación a su idea de sostener precios para la industria.

Sapag advirtió que si cae el precio interno para la producción en línea con el internacional “se cae la actividad, esto es categórico.

En Canadá, la mitad de los trabajadores quedó en la calle y se pararon 1600 equipos de perforación a raíz de aplicar esa política”.

En tanto, el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, dijo que “si la política de hidrocarburos de Macri es la que propone Aranguren, lo mejor que podemos hacer es persignarnos, ponernos de rodillas y empezar a rezar.

No garantizar el autoabastecimiento energético significa lisa y llanamente desocupación, y nadie quiere volver a situaciones dramáticas”.

También hizo hincapié en la cuestión del precio interno del petróleo.

“Es fundamental que en la coyuntura internacional se sostenga el precio interno del petróleo, algo que ha hecho el actual gobierno nacional y que Scioli se comprometió públicamente a mantener”.

Buzzi también destacó que “la producción de YPF bajo la gestión estatal llegó a récords históricos.

El sostenimiento del precio interno hizo que la Argentina fuera el último año el único país de la región en incrementar la cantidad de pozos perforados”.

El precio interno del petróleo impacta en las regalías, una importante fuente de ingresos de las provincias petroleras.

El senador Miguel Pichetto le atribuyó a Macri tener “un plan de reprivatización de YPF y de una política marcadamente importadora de combustibles”.

Se sumó a las críticas el secretario general de la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles y ex dirigente massista, Alberto Roberti.

“Con su política energética, en la etapa en la que estamos, tendríamos una gran cantidad de despidos con contratos interrumpidos.

Todo lo que se hizo en materia energética todavía no alcanza pero permitió una recuperación.

Ahora si esto cambia vamos a estar en riesgo con el trabajo, la industria y la conflictividad social”, dijo.

Por último, el intendente de Comodoro Rivadavia, Néstor Di Pierro, dijo estar preocupado “el referente de Macri está hablando de rever la estatización de YPF, de equiparar el precio del barril nuestro al precio internacional, sin ningún tipo de subsidio por parte de Estado”.