En nombre de las quimeras de todos, no permita que aquellos que hablan de “cambio” vengan a robarle sus esperanzas junto con sus sueños.

EL PAÍS DE SUS SUEÑOS

Por Carlos Semorile

Todos soñamos, para nosotros o para nuestra posteridad, con una Argentina en la que, como mínimo, todos sus ciudadanos tengan las mismas posibilidades de estudiar, trabajar y tener acceso a la salud.

Por Carlos Semorile

NAC&POP

05/11/2015

Desde hace unos días me pregunto si el país de sus sueños es tan diferente de los sueños de otros, e inclusive de mis propios sueños de tener un país mejor.

Todos soñamos, para nosotros o para nuestra posteridad, con una Argentina en la que, como mínimo, todos sus ciudadanos tengan las mismas posibilidades de estudiar, trabajar y tener acceso a la salud.

Yendo un poco más allá, el sueño de muchos es poder prosperar en un país que le brinde un techo a cada uno de sus hijos (un sueño bien argentino, según aseguran quienes han conocido mundo).

Un país donde los hogares tengan acceso a los servicios básicos (y a otros que -como el acceso a internet- ya son parte de nuestra vida cotidiana), donde las familias tengan acceso al consumo pero también al entretenimiento y la cultura.

Y que cada uno de estos sueños sea un derecho, consagrado por las leyes y protegido desde el Estado.

Claro que hay sueños que de tan personales son intransferibles, como cuando hablamos de lo que usted desea puntualmente para sí mismo o para los suyos: ganar bien con su oficio o profesión, tener un buen pasar con su pareja y sus hijos, que los pibes crezcan sanitos, que estudien, sean buena gente y tengan suerte en el amor y en la vida.

Pero ya ve, aún los anhelos más íntimos guardan alguna relación con las quimeras de los demás porque, cada uno con sus diferencias, soñamos más o menos las mismas cosas.

Para graficarlo, es como si fuésemos parte de uno de esos dibujos -de Tute, por ejemplo- donde los pensamientos de uno se enhebran con los pensamientos de otro, y de otro más, hasta formar una única madeja.

Y cuando imagino ese ovillo gigante, le confieso que me suceden dos cosas: me cuesta pensar que alguien crea que puede concretar sus sueños él solo, sin los demás.

Por otra parte, se me hace difícil que alguien no advierta lo difícil que ha de ser conducir los destinos del país, y hacer que se vayan articulando los distintos sectores de la vida nacional como para lograr un equilibrio (siempre cambiante, pero más o menos estable), y una integración que le permita a cada uno de los soñadores ir concretando cada día lo que soñaron cada noche.

Porque usted, como tantos –como yo mismo-, tendrá cosas que reclamarle a este camino que venimos recorriendo desde el año 2003 a la fecha, pero lo que usted ni nadie puede negar es que en el país del 2001 no había ni conducción, ni integración ni equilibrio.

Aquel país era sumamente despiadado con los sueños de sus hijos y, si se pone una mano en el corazón, deberá reconocerme que inclusive habíamos perdido la voluntad de soñar.

¿Quién iba a proyectarse si en esos años “cada necesidad era un drama angustioso”?

De aquella sociedad a ésta, la diferencia no se mide en años sino en expectativas.

Hoy, cuando todavía falta tanto, cuando aún queda muchísimo por hacer, hemos logrado que cada argentino tenga “un pequeño horizonte para cada esperanza”.

Le pido que se fije de qué manera modesta se lo planteo (“un pequeño horizonte para cada esperanza”), pero a la vez le ruego que reflexione cuánto significa esa ventana por la que cada quien puede comenzar a vislumbrar el futuro propio y el de sus seres queridos.

Y aunque sé que usted sabe por qué se lo digo, me permito recordarle que este primer paso nos ha costado mucho sufrimiento y muchas lágrimas.

No vivo en una sociedad perfecta, pero amo mis anhelos y los de todos los que soñamos ese país mejor.

Por eso, en nombre de las quimeras de todos, no permita que aquellos que hablan de “cambio” vengan a robarle sus esperanzas junto con sus sueños.

CS/

N&P: El Correo-e del autor es Carlos Semorile carlossemorile@gmail.com