"Seamos Libres, lo demás no importa nada" (Jose de San Martín)

SCIOLI, SIN LA MENOR DUDA, POR EL PUEBLO Y POR LA PATRIA GRANDE

Por Carlos Valle

Cuando el futuro de la Patria y del Pueblo están en riesgo, todos tenemos que tener una posición firme; en defensa propia, que es decir en defensa y por el fortalecimiento de esta condición humana nuestra; de nuestra estatura de hoy; de nuestra irrenunciable soberanía e independencia, en el campo internacional; de esta inclusión, que vivimos todos; de esta realidad, en materia de distribución de la riqueza, que habrá de ser mas justa.

NAC&POP
29/10/2015

Cuando el futuro de la Patria y del Pueblo están en riesgo, todos tenemos que tener una posición firme; en defensa propia, que es decir en defensa y por el fortalecimiento de esta condición humana nuestra; de nuestra estatura de hoy; de nuestra irrenunciable soberanía e independencia, en el campo internacional; de esta inclusión, que vivimos todos; de esta realidad, en materia de distribución de la riqueza, que habrá de ser mas justa, a medida que encaremos la reforma tributaria, para que crezca el aporte de los que mas pueden, en beneficio de quienes mas lo necesitan, solidariamente; lo cual solo puede concretarse en el marco de esta política participativa y nacional, construida colectivamente.

Toda una real estructura de justicia, participación y progreso, conformada por este modelo nuestro y en camino al estado de bienestar, al cual conduce esta magnífica demostración del conjunto, que es lo realizado y las metas alcanzadas en estos últimos doce años.

Pasamos de aquélla muerte civil, en ciernes, de casi quince años de entrega; de vaciamiento del patrimonio nacional y cierre de las fuentes de trabajo; con el consiguiente desempleo, pobreza y las siete plagas de Egipto; sumadas y magnificadas.

Desesperación, defraudación, traiciones; todo una panorama de muerte; con ramales ferroviarios clausurados y pueblos fantasmas, en todo el país.

También quisieron vaciarnos el alma y el deseo de vivir.

De nada de eso debe olvidarse nadie.

Nadie debe propiciar el suicidio colectivo, con los efectos colaterales que ello produce, dado que se obliga a entregarse y morir, al que desea vivir y está de acuerdo con la marcha inteligente de un pueblo, hacia su destino de felicidad y grandeza.

Destino que solo se puede construir, definitiva y sólidamente, de esta manera y en este camino que transitamos todos.

Se escuchan voces en contrario, sobre que a todos les va bien y no todos lo merecen.

No que a todos les va mal.

Es la mezquindad y el sentido del individualismo mas desarrollado.

Es lo que impone el sistema.

Los pobres no pueden vivir con dignidad, ni ser felices.

Los poderosos deben poseerlo todo, aunque, generalmente, no puedan comprar la felicidad.

Felicidad que es cierto que esté compuesta de momentos, mas que solo el amor permite vivirlos con mayor intensidad y regularidad.

Nuestra real y efectiva liberación social consiste en eso.

En poder existir y honrar la vida; libres y en un mundo solidario y común.

Con todos y por todos.

Reconociendo al otro; bregando para que esté mejor y se pueda desarrollar, social y culturalmente.

Colectivamente.

Trabajar, todos, por el crecimiento y la elevación de todos.

Cada día mejor.

Sin explotación ni esclavitud.

Con acceso a los derechos que corresponden, a todos, sin excepción.

Esa es la razón y lo mas profundo, de nuestra lucha.

La Patria del Ideal, en el decir del inolvidable José Ingenieros.

La libertad creadora, en el decir de Alejandro Korn. Y la creación de un derecho, donde existe una necesidad, preconizado por Evita.

La lucha para que los desposeídos dejaran, definitivamente, de serlo, en la impronta de Alem.

Todo eso somos nosotros, los argentinos.

Y no debemos, nunca, renunciar a serlo.

Jamás resignan nuestra condición.

Ni un paso atrás.

Por mas conquistas, pero no resignando ninguna. Unidos y Solidarios, siempre.

Rechazando la demagogia y la mentira, permanentemente.

Que nadie nos engañe, prometiendo lo imposible de realizar, para defraudarnos, luego.

Hace mas de doce años, un hombre nos propuso compartir un sueño.

No nos prometió nada mas que luchar juntos, para rescatar al país y nuestra vida.

Lo hicimos, juntos y entre todos.

No perdamos nada de lo logrado.

Marchemos juntos, todos los argentinos, para continuar avanzado, sin pausa.

No nos entreguemos, ni entreguemos nuestra Patria y nuestra dignidad, que no debemos perder nunca.

Vamos con Scioli a la Victoria y después del 23, siempre juntos y unidos, coincidamos en el debate sobre todo lo que haya que proponer y como hacerlo, en conjunto.