Elsa Celia de Huwiler era distinguida por la Legislatura de la Provincia dos veces, como Mujer destacada de la Provincia de Buenos Aires, en 1995 y el 25 de julio de 2002.

COMPAÑERA ELSA CELIA DE HUWILER ¡PRESENTE!

Por Alberto J. Franzoia (FOTO)

COMPAÑERA ELSA CELIA DE HUWILER ¡PRESENTE!

Compañeros y compañeras de la Resistencia peronista

Por Alberto J Franzoia

NAC&POP

26/04/2010

Fallecia en La Plata el 25 de abril de 2010, la compañera luchadora del campo nacional y popular, Elsa C. de Huwiler, nacida en una conocida familia platense.

 Realizo estudios en nuestra ciudad y egresa como diseñadora de alta costura, realizando diversas tareas sociales en entidades y parroquias de nuestra ciudad. 

Su vida se transformo al conocer a quién después sería su esposo, el compañero Carlos Guillermo Huwiler, militante del nacionalismo, joven cercano a FORJA,  quien se aprestaba, para entonces, con activa participación, a la formación del movimiento que le daría un proyecto nacional y popular a nuestra Patria, bajo la conducción de JUAN DOMINGO PERÓN.

 En las gloriosas jornadas previas al 17 de Octubre de 1945, colaboró con los trabajadores de La Plata, Berisso y Ensenada, siendo éste el núcleo de  organización de aquel hecho trascendental en la vida nacional.

 Militará arduamente en la campaña electoral del primer triunfo peronista del 24 de febrero de 1946 y obtenido el mismo, realizará amplias tareas públicas, partidarias y sociales,  colaborando con su esposo, Carlos Huwiler, ya sea desde la primera sección electoral de nuestra ciudad o como Secretario de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

El 7 de noviembre de 1947, el Congreso sanciona la Ley 13.010 de Voto Femenino y junto a otras destacadas compañeras de La Plata, acompañan a la compañera Evita en esa gesta histórica de convertir a la mujer argentina en sujeto político de la historia nacional.

Comienzan las reuniones para diseñar una forma de organización que permitiera a las mujeres peronistas brindar con un accionar propio, el sentimiento, la voluntad, las ideas y el amor al trabajo que sólo las mujeres pueden aportar.

Y, así, el peronismo volvería a cambiar su vida, cuando en julio de 1949, Evita funda el Partido Peronista Femenino y junto a otras compañeras de La Plata como Isabel Idiazabal, Aurelia Miranda, Isabel Salas, Luisa Valenzuela, Vilma Rossia, Eusebia Peña, María Luisa Gómez, Concepción Recio Dora Aboglio, Berta Heredia, Rosita Cucatto y tantas otras valerosas compañeras, comienzan a difundir e impulsar a la mujer peronista para que participen en esa construcción, a través de las delegadas censistas y la formación de unidades básicas femeninas. 

Participa en el acto del Teatro Nacional Cervantes, donde Eva Perón nombra a más de 1000 delegadas, en julio de 1949.

Toma contacto, con su grupo de compañeras, con reconocidas delegadas de Evita, como Catalina Allen, la Dra. Guardo, Delia Parodi,  Elena Fernícola y Juana Larrauri.

Acompaña a la Sra. Elena Caporale de Mercante a la inauguración de la Primera Sede del Partido Peronista Femenino en 46 N°536, que fue el impulso para el lanzamiento de otras unidades básicas femeninas, donde además del trabajo político y social, se capacitaba a las mujeres en diversos oficios como el de costura, en la que colaboró en la formación de modistas y en el otorgamiento de su herramienta básica de trabajo, esas máquinas de coser que dieron alimento y educación a tantas familias argentinas.

Integra distintas comisiones de recepción de la Compañera Evita en sus visitas, para los aniversarios de la ciudad, para la asunción del Gobernador Mercante, en el Hospital Policlínico de La Plata, en la Plaza Olazábal, en la República de los Niños, en la Escuela N° 19, Gral. San Martín y en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires.

En 1952, en que muere Eva Perón, participa de la Comisión de Homenaje a la compañera Evita y, a partir de ese momento en la realización de las misas por la Abanderada de los Humildes, hecho militante y resistente que no pudieron impedir ni las dictaduras más sangrientas a través de la represión policial, entrando incluso en la Iglesias donde se efectuaban las misas, para reprimir a los compañeros. 

Hasta 1955, continúa su militancia en las Unidades Básicas Femeninas y en ese año, acompaña a su esposo quien es nombrado como Coordinador de la Campaña Electoral para las elecciones que se iban a efectuar.

Al estallar el golpe fusilador del ’55, sufre la persecución de la Dictadura militar, con reiterados allanamientos a su domicilio y en un acto de arrojo personal, logra que su marido no fuera detenido por un grupo que se encontraba en su casa.

Ayuda a otros compañeros y lleva alimento a los presos políticos en la cárcel.

Comienza la Resistencia Peronista junto a su esposo y demás compañeros, transportando información a los diferentes grupos de nuestra ciudad, Berisso y Ensenada.

Participa de los actos más conocidos de la Resistencia, como el acto de Plaza Once y la llegada de De Gaulle y ayuda a muchos de los protagonistas del 9 de Junio de 1956. 

Junto a su esposo, se opone a las reiteradas intentonas vandoristas – neoperonistas, que proclamaban un Peronismo sin Perón.

 Es candidata por La Plata en la gloriosa lista de Framini y junto a Carlos, su esposo,y por tanto Senadora Provincial Electa, y   realiza gestiones para la liberación de presos por el Plan Conintes.

 Y así se fue ligando en su lucha junto al Movimiento Revolucionario Peronista.

 En 19670, muere su esposo Carlos Huwiler, quien se lleva consigo la tristeza de ver, una vez más, frustrado el ansiado retorno de su Conductor, en 1965 y un proceso de burocratización de la dirigencia partidaria y sindical.

 Con la Juventud Peronista y sus hijas, Cristina y Elsa,  camina varios kilómetros hacia Puente 12, el día en que vuelve Perón, el 17 de Noviembre de 1972, siendo sometidos a una gran represión policial para dispersarlos. 

El 20 de Junio de 1973 se suma, con sus compañeras de toda la vida, a las columnas que esperan en regreso definitivo del General y, una vez más, un plan siniestro, se lo impide.

 Integra la Comisión de Normalización de la Rama Femenina en 1973, junto a compañeras como Ethel Izquierdo, Isabel Salas, Norma Re, Berta Heredia, Blanca Colmeiro, la negra Maggi, la Sra. De Demichelis, las hermanas Castillo, Coca de la Canal, Titina Servini, Noemí berger y su hija Elsa, entre tantas otras.

 Apoya  el proceso de esa  primavera de 1973 y a la militancia de su hija Elsita, en la Agrupación Evita,  constituyéndose en un eslabón generacional,  entre las integrantes de las compañeras de la  Juventud Peronista y sus compañeras del 45.

 Es convocada a asistir al Discurso para las Mujeres, que el Gral. Perón da en el Teatro Cervantes de Buenos Aires, es allí donde recibe el saludo del General y un recuerdo del mismo para la militancia de su esposo. 

Junto con las comisiones de la Rama Femenina colabora en la apertura de cientos de unidades básicas para la reestructuración general del movimiento.

 Colabora con el querido compañero Amerise, como Bibliotecaria de la Biblioteca del Congreso de la Nación.

 Muerto el General y con el golpe de 1976, sufre nuevamente persecuciones, tanto ella como su familia y ayuda a muchos compañeros de sus hijas ,en las horas más trágicas de nuestra ciudad.

 Instaurada la democracia, milita para el retorno del peronismo al poder.

 Es activa participante de la Lista Celeste, ganadora de las elecciones de la Rama Femenina en la ciudad y  se integra a la Renovación Peronista.

 Participa en el Partido Peronista de la Ciudad de La Plata, junto a su Presidente, el Compañero Dr. Jorge Vásquez y en el triunfo electoral de 1987, con Cafiero Gobernador.

 Tuvo el honor de haber acompañando la tarea social y política de la Compañera Ana Goitía de Cafiero, siendo nombrada Consejera Consultiva de la Mujer, por el Gobernador Antonio Cafiero.

 Actualmente era Vicepresidenta de la Comisión de Homenaje a Eva Perón del Partido Justicialista de La Plata.

 Fue distinguida por la Legislatura de la Provincia dos veces, como Mujer destacada de la Provincia de Buenos Aires, en 1995 y en Reconocimiento a su Trayectoria Militante junto a la Compañera Evita, el 25 de julio de 2002.

 En el mes de marzo de 2007 fue sido distinguida con un homenaje en la sede del Partido Justicialista-FPV de la ciudad de La Plata como Militante Ilustre.

 Siguió hasta el final de su vida, 25 de abril de 2010, enarbolando con el mismo sentimiento, la misma lealtad y el mismo entusiasmo, las banderas que nos legara el General Perón y la Compañera Evita. 

AJF/