Pero la madre repuso: -¿Cómo podría encontrar otro sujeto tan maravilloso? Bartolomé Esteban Murillo pintó a la Virgen como nunca se había hecho antes.

8 DE DICIEMBRE DÍA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN

Por Alejandro Pandra

“Entonces llamó a un arcángel/que san Gabriel se decía/y enviólo a una doncella/que se llamaba María,/de cuyo consentimiento/el misterio se hacía”. La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe de la Iglesia Católica que declara que por una gracia especial de Dios, ella fue preservada de todo pecado desde su concepción.

8 DE DICIEMBRE DÍA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN

Por Alejandro Pandra

Agenda de Reflexión

08/12/2008

<

p class=”MsoNormal” style=”text-align: center;”>familiademariayjesusdemurillo-500-max

Bartolomé Esteban Murillo:La Inmaculada Concepción del Escorial (Museo del Prado, Madrid)

Entonces llamó a un arcángel

que san Gabriel se decía

y enviólo a una doncella

que se llamaba María,

de cuyo consentimiento

el misterio se hacía;

en la cual la Trinidad

de carne al Verbo vestía;

y aunque tres hacen la obra

en el uno se hacía;

y quedó el Verbo encarnado

en el vientre de María.

 

Y el que tenía sólo Padre,

ya también Madre tenía,

aunque no como cualquiera

que de varón concebía,

que de las entrañas de ella

él su carne recibía;

por lo cual Hijo de Dios

y del hombre se decía.

 

San Juan de la Cruz

[1542-1591]

Doctor Místico de la Iglesia, su fiesta se celebra el 14 de diciembre

 

… Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles….(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854)

 

La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe de la Iglesia Católica que declara que por una gracia especial de Dios, ella fue preservada de todo pecado desde su concepción.

 Este dogma de fe fue proclamado por una Bula papal el 8 de diciembre de 1854.

 Pero ya dos siglos antes de eso, un amante de la Virgen, que no era siquiera sacerdote, había preparado el camino dándolo a conocer por todo el mundo bajo ese magnífico título de La Inmaculada Concepción. 

Se trata del gran pintor español Bartolomé Murillo, quien vivió en Sevilla entre 1617 y 1682.

 Desde el mismo día de su bautismo su madre lo ofreció al Señor, consagrándolo al servicio de la Virgen María.

 Soñaba con que su hijo fuera sacerdote.

 Pero a los doce años de edad, cuando debía comenzar sus estudios en el seminario, el joven insistió que prefería dedicarse al arte.

 Los padres consultaron con su tío, quien era amigo del pintor Juan del Castillo y le hizo una prueba de aptitudes, determinándose que su talento era prometedor. 

-Dios ha puesto gran destreza en sus manos y muchos sueños en su corazón, concluyó el consagrado artista.

 Los padres no se reconciliaban con la idea de un hijo artista, pero el tío les ayudó a razonar con mayor respeto a la providencia.

 -Dios tiene sus caminos –les dijo- para guiar la juventud hacia lo que El quiere.

 -No te sientas mal, mamá –agregó el joven-, pintaré a la Santísima Virgen como nunca ha sido pintada.

 Esas palabras resultaron proféticas. Bartolomé Murillo produjo cientos de pinturas de la Virgen María (¡sí, cientos!). 

Al menos veinticinco de ellas (25, sic) la honran bajo el título de la Inmaculada Concepción.

 Cuando Del Castillo invitó a los padres de su mejor discípulo a ver sus obras, el señor Murillo preguntó: –¿No tiene otra cosa que pintar?

 Pero la madre repuso: –¿Cómo podría encontrar otro sujeto tan maravilloso?

 Bartolomé Esteban Murillo pintó a la Virgen como nunca se había hecho antes.

 Gracias a sus pinturas se propagó el amor y la devoción a la Inmaculada. Aquella temprana consagración en que su madre de la tierra lo ofreció a la del cielo dio abundante fruto. 

La belleza de María Santísima, que siendo tan sublime ningún pintor puede plenamente captar, encontró en Murillo uno de sus más dignos intérpretes.

 AP/

 

N&P: El Correo-e del autor es Alejandro Pandra pandra@ciudad.com.ar

 

http://www.agendadereflexion.com.ar/2002/12/08/27-8-de-diciembre-dia-de-la-inmaculada-concepcion-de-la-virgen/

(Si quiere ira  la pagina y al articulo originales haga click en esta dirección)

 

A %d blogueros les gusta esto: