El trabajo del padre Castellani se encuadra dentro de la psicología religiosa. Aqui puede escucharselo en "El Anticristo" y escuchar su "El Neoliberalismo"

EL PADRE CASTELLANI

Por Miguel Landro, Irene Caminos y Hugo Giuliani -

Castellani:-Gracias hijo, mira que bello día. (Allí comprobé, que miraba como un favor del cielo, lo que es una desgracia ante los ojos del mundo).
 

EL PADRE CASTELLANI 



“Yo no creo que todo tiempo pasado fue mejor, a mí me sigue pareciendo igual… igual de malo
.”

R.P. L. Castellani

NAC&POP

17/11/2008

El 16 de noviembre de 1899, en Reconquista, Santa Fe, nació el charlista fenomenal, polemista excelente, político nacionalista –de un humor formidable-, docente, periodista, gran poeta, enorme ensayista, novelista, inmenso crítico literario, escritor de unos cincuenta libros y miles de artículos, el padre Leonardo Castellani, uno de los intelectuales más grandes que dio este país, quien habiéndose ordenado sacerdote en al Compañía de Jesús, luego de una relación controversial, fue expulsado.

Se graduó de Doctor en teología en la Gregoriana, en Doctor en Filosofía en la Sorbona, y recibió como muy pocos hombres en la historia el diploma Ad Gradum, que exige la especialización en temas tan complejos que ningún hombre de nuestro continente lo había recibido, y nadie del mundo desde el siglo XVI.

Llegó a tener una inmensa legión de seguidores y discípulos, muchos de los cuales, -jóvenes nacionalistas- asistían a sus Misas de las 11 hs., colmando la iglesia y las calles adyacentes, en el barrio de Once.


BIOGRAFÍA DEL R. P. LEONARDO CASTELLANI
 

Por Irene Caminos

No siempre que Dios envía un hombre con una misión peligrosa y difícil avisa previamente a las autoridades.

No, en ocasiones, los autoriza directamente El mismo, con la perfección de su vida, con su capacidad, o con milagros: según los casos.

Y las autoridades deben arreglarse con sus propios medios para reconocerlos.

Si las autoridades los desprecian, Dios permite que caigan en el peor error; y cometan el crimen más horroroso, que es matar al hombre de Dios, por ser de Dios.

Matarlo con muerte física o con muerte civil, lo mismo da.

Parece increíble que Castellani, una de las inteligencias más finas y equilibradas del país, un prosista consumado, un ironista ático y sobrio, y una mente con la vocación especulativa de ver las cosas como son; ni la Iglesia Católica, ni la Orden fundada por Ignacio de Loyola, ni la Iglesia Argentina establecida, ni la Argentina oficial lo hayan reconocido doctor y profeta.

Sólo el Gobierno de Estela Martínez de Perón advirtió, en parte, el valor egregio de sus cincuenta y seis obras editadas, silenciosos testimonios de una vida heroica, apasionada por el triunfo de la Verdad y la Justicia, al otorgarle el Premio Consagración Nacional.

En Europa, en Francia y en Italia, sí.

Es el único argentino que ha conquistado con su esfuerzo, es decir, saliendo airoso de todas las pruebas, hasta alcanzar dos títulos doctorales en dos centros de los más encumbrados de la intelectualidad europea: la Sorbona, de París, y la Pontificia Universidad Gregoriana, de Roma. Y eso, antes de incoarse en ambas la fatal decadencia actual.

En la Ciudad Eterna, testigo de su primera hazaña, se postuló al examen ad gradum, el cual exige el conocimiento y desarrolo de temas tan especializados y difíciles, que, en cada siglo, uno o dos candidatos se presentan a rendirlos; mas, en ocasiones, ninguno los aprueba.

Castellani, con notas todas de sobresaliente, obtuvo el título más alto que la Iglesia Católica otorga a los más sabios entre sus doctores (1931). Diploma bulado lo claman por llevar como protocolización el mismo sello de plomo de las bulas pontificias.

En él, el Papa Pío XI y el Prepósito General de la Compañía de Jesús, P. Wladimiro Ledóchowski, acreditan con su firma, que Leonardo Luis Castellani es Doctor Sacro Universal (cum licentia ubique docendi), que su título lo habilita a enseñar Filosofía y Teología, aquí, como en Inglaterra, la China o el Japón, sin reválida.

El mismo le da derecho a publicar sus escritos sin censura previa, en los países donde no hubiese otro título igual o superior al suyo.

Superior, no existe; igual, nadie lo tenía en la Iglesia desde el descubrimiento de América hasta él. Magnífica hazaña de atleta intelectual, registra da sólo en el libro de la vida que los ángeles llevan en el reino de los cielos.

Y en esta introducción.

En la Facultad de Letras de París Castellani hizo, con su esfuerzo, un “Certificado de Estudios Superiores en Filosofía (rama Psicología)”, que la multisecular Universidad otorga únicamente a los que, con el título de doctor expedido por una universidad extranjera, llegan a ella para perfeccionarse en el conocimiento del saber desinteresado y perfecto.

Saber (con sabor), como el de los antiguos letrados, que eran una cosa seria, porque, por aquel entonces, doctor, sólo se llamaba al capaz de enseñar una ciencia, o bien, todas las ciencias armadas en sabiduría.

Las universidades, que deben ser la serena morada de las letras y las ciencias, no se fundan con leyes.

El monje Roberto de Sorbon no hizo ninguna ley al fundar la que lleva su nombre.

Creó un albergue en 1523 para estudiantes pobres, que venían a la Universidad de París, de la que él mismo era profesor, siendo además, canónigo de la ciudad y capellán del rey Luis XV (el Santo).

El albergue de Sorbon se fue prestigiando a lo largo de los siglos. SU’ espíritu creciendo por la perseverancia en la Verdad y en la Justicia.

La Verdad no es una cosa que alguno pueda tener o no tener.

La Verdad es como la luz, algo en la que todos pueden estar y permanecer; y de hecho están y, casi diría, hasta por derecho deben estar.

Porque la verdad es para el alma, como el pan para el cuerpo.

 

 

Conforme con la sentencia de Cristo Jesús en el Evangelio: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.Sobre la Verdad se funda la Justicia, que también es sacra, y piedra angular de la vida civilizada.

A París llegó Ignacio de Loyola (el 2 de febrero de 1529), peregrino de treinta y ocho años, descalzo y pobre, en busca de la ciencia en que fundar su experiencia condensada en el Libro de los Ejercicios Espirituales, que Castellani analiza de conformidad con las conquistas de la psicología moderna en esta Memoria, doblemente memorabilísima, si se piensa en quien la inspiró: Dios; en quienes la han aplicado durante siglos (los jesuitas) y en el actual comentarista.

Entre la Sorbona que Ignacio encontró en 1529 y la de Castellani median cuatro siglos.

A la segunda sólo nos referiremos, la de 1931.El interés por la psicología en la Facultad de Letras había alcanzado un incremento extraordinario.

Ese progreso era consecuencia de la evolución de los métodos.

A la introspección, método primitivo y clásico, se unieron formas renovadas que vigorizaban la psicología filosófica, con la observación externa, la experimentación y la medida, dando lugar a la aparición de la psicología animal, infantil y de la adolescencia, la de los pueblos salvajes y civilizados, y la patológica, todas con múltiples subdivisiones.

Los métodos enunciados han ampliado los conocimientos y de ese modo se explica que el doctor Georges Dumas, inspirado en la línea agnóstica de Théodule-Armand Ribot, haya creado un modo de hacer psicología calificada, por Francisco de Havre, ilustre profesor de la Universidad de Lovaina, como “verdadera suma de la psicología francesa contemporánea”.

Lo es de la psicología francesa, si se considera que casi todos sus colaboradores eran franceses.

Aunque no lo es, sin embargo, si se observa el contenido de los trabajos allí elaborados y sus bibliografías, donde no sólo se citan y admiten autores ingleses, norteamericanos, españoles, portugueses, italianos, alemanes y argentinos, de todos los credos religiosos si se hallan seria y científicamente fundados.

Era Dumas un representante típico del espíritu francés, Doctor en Letras y en medicina; que descubrió su vocación en las clases de la Escuela Normal, donde fue alumno de Ribot, de quien ademas de discípulo fue amigo dilecto.

Estudió medicina por su consejo, para conocer la base orgánica de lo psíquico, según sostiene la escuela experimental, a la que ambos pertenecen.

Experimental, no en el sentido de experiencia de laboratorio, sino en el de conocimiento fundado en la experiencia vivida.

A la amplitud de su espíritu científico unía una condición extraordinaria: sentía por el prójimo una profunda simpatía humana.

Los estudiosos franceses, con el sentido universal de la cultura que los caracteriza, no estimaban arbitrariamente la labor de sus compatriotas ni la de los que escriben en francés solamente.

Los estudios médicos de Dumas no aminoraban su interés por lo espiritual ni por lo filosófico, y así se puso a cubierto del riesgo en que frecuentemente caen los fanáticos y los espíritus anticientíficos: subestimar lo que ignoran o sobrestimar lo que conocen mejor.

Dumas apadrinó la tesis del Padre Castellani, supo valorar sus hallazgos, que no son pocos en esta Memoria.Jamás se contentó el Padre Castellani con repetir conceptos y teorías ajenas.Castellani, asombro de los peritos en libros, de lo cual da prueba la riquísima bibliografía, sólo parece inaccesible, contradictorio o raro, a los improvisados y perezosos, a los que “no saben qué decir de los poetas y escritores, o de hechos y dichos, eminentes o no”, por la sencilla razón de no haberlos leído.

La erudición, la certeza del juicio, la moderación en la crítica, la noble distinción del estilo, inflexible ante el error o la mala voluntad manifiesta del espíritu maniqueo de quienes odian la verdad por causa de su propio fanatismo irredento, que les pide tinieblas o confusión mental.

El trabajo del padre Castellani se encuadra dentro de la psicología religiosa. Como el autor mismo lo expresa. Toma del librito de los Ejercicios Espirituales de Ignacio de Loyola, sólo la primera semana.

Lo define: Un “documento psicológico aún viviente, del cual tengo alguna experiencia directa y me propongo interrogarlo aquí sobre varios puntos de psicología general”.

Los enumera así: “1) la naturaleza de creencia; 2) la conversión; 3) la eficacia de la voluntad y el intelecto; 4) la formación y corrección del carácter; 5) la relación entre moral y religión y sus fuentes (pág. 8).

Se sometió dócilmente con verdadero espíritu científico de buscar la verdad, al aceptar con gusto el seguir durante dos años, con asistencia obligatoria, examen final y la elaboración de una Memoria, cuyo tema -a propuesta de tres elegidos por el postulante- debía ser aceptado por el padrino de tesis, que fue nada menos que el doctor y profesor de la Sorbona, Georges Dumas.

El doctor Dumas dictaba además el curso de Diagnóstico de enfermos mentales en el “Asile Sainte Anne”, de París, del cual era asimismo.director.

Era también miembro de la Academia y del Instituto de Medicina de Francia. Gozaba de una autoridad francesa de fama mundial.

El trato frecuente entre discípulo y maestro, la vinculación natural de las cuestiones psiquiátricas suscitadas y la naturaleza del tema: La catharsis catholique dans les Exercises Spirituels d’ Ignace de Loyola, llevaron al viejo maestro a consultar al discípulo -que no era médico- para tomar en cuenta su opinión en cuestiones puramente de su especialidad.

Dos notables curaciones súbitas, no milagrosas, sino aplicando el método preconizado por Ignacio en su librito, que llenaron de respeto y admiración al sabio y experimentado profesor, lo determinaron a poner su archivo personal a disposición del alumno.

Haciéndole un honor que en ocasiones el doctor Dumas había negado a colegas de notoriedad mundial.Castellani siguió el curso del Padre Marcel Jousse, S.J., en L’Ecole d’ Anthropologie, de la asignatura: Psicología lingüística; y otros con el doctor Georges Wallon y con Charles Delacroix. Wallon -además, maestro de conferencias de la Sorbona-, se encargó de preparar la que el Padre Castellani dio en el paraninfo de la Universidad, acerca del tema de su tesis. Distinción nada común.

Todos estos triunfos del Padre Castellani, cuyo brillo el Señor le enviaba como consuelo anticipado por el dolor, las calumnias, los agravios, las negaciones y postergaciones que en la patria le tenían preparados los enemigos de Cristo y de su Iglesia, los recibió sumiso para mayor gloria de Dios.


BREVE RELATO SOBRE EL R. P. CASTELLANI


Por Dr. Hugo Giuliani

Cuando el Doctor Domínguez me pidió que le relatase algunas de mis reflexiones y recuerdo que pude haber atesorado durante mi relación profesional con el Padre Castellani, no sabría como explicar que ningún acontecimiento como ése me hubiese desprendido mas de las cosas de este mundo.

Fue en el invierno de 1970, cuando, entre pacientes que esperaban ser atendidos, en el hospital donde yo trabajaba, (El Instituto Municipal de Radioterapia) observé que un sacerdote se encontraba ente ellos, leyendo un libro.

Pensé que se trataba de algún acompañante, pues al ver su tranquilidad creí que nada grave podría tener ese hombre que evidenciaba una fortaleza de un joven de 30 años que leía con tranquilidad su breviario.

Al finalizar la consulta matutina, comprobé que el sacerdote aun estaba allí, en la sala desierta.

Me acerque a él y le pregunté si esperaba alguien en particular, mirándome con una ternura extraña, me respondió que el enfermo era él, que venia para tratarse, pues “Tengo cáncer”.

En ese momento toda mi estructura de cancerólogo se tambaleó pues no estaba habituado a ese tipo de franqueza y a la vez, conmovido por la aceptación de su mal con tanta paz.

Le pedí disculpas por la espera, e inmediatamente me dediqué a aquella persona excepcional.

Luego de examinarlo, comprobé que padecía realmente, un cáncer de la región latero posterior de la lengua.

Ni más esta decir que yo estaba más conmovido que él, cuando le propuse hacerle un tratamiento curieterápico con regulares posibilidades de curación, pero que tenia la ventaja de no ser mutilante como la cirugía, pero que en caso de fracaso, siempre se podría acceder a ella, me respondió “Estoy aquí y no vine solo”.

Una corriente de simpatía y compasión nació en mi desde aquel momentoAl día siguiente, le implanté en pleno tumor, seis fuentes de radium, ese implante es considerado como un martirio, pues no solo por la colocación de las fuentes en una región tan sensible, sino además, por que debe mantenerse implantada por cinco días, estar aislado, no hablar y solo beber líquidos.

Tampoco se puede anestesiar mucho, pues la infiltración de novocaína, deforma la geometría de la lesión haciendo imperfectos los cálculos de dosis.

Todo esto se lo expliqué, hablándole con toda franqueza, como a un amigo de toda la vida, a pesar de la gran diferencia de edad.

Mi paciente admitió todo y lo aceptó.

Durante los cinco días siguientes estuvo aislado (es ley hacerlo).

Lo visitaba guardando las reglas de radioprotecciòn,

Él leía su breviario, no podía hablar por razones obvias pero me hacia comprender que esta perfectamente bien, que no me preocupe.

Cuando les retiré las agujas, era un sábado por la mañana, sus primeras palabras balbucentes fueron: “Gracias hijo, mira que bello día”.

Allí comprobé, que miraba como un favor del cielo, lo que es una desgracia ante los ojos del mundo.

Le expliqué que la reacción a las radiaciones serían más fuerte y dolorosa los próximos quince días, no le dije nada mas pues ya sabía de su coraje y su paz interior lo protegían.

Concurrió puntualmente las siguientes consultas, siempre sin hacerse anunciar, pues no quería “privilegios” pero yo, advertido de su presencia lo hacia pasar a mi escritorio a pesar suyo.

Ahora comprendo que lo hacia mas por mí que por él.

Mi ilustre paciente me enriquecía con sus diálogos observaciones y ternura que mucho me ayudaban puesto que no pasaba terribles penurias en aquellos días.

En una de las consultas, al ver su boca inflamada, le pregunté si le dolía y contesto que no, yo insistí, pues sé que era imposible que no le doliese, entonces me contestó, “Doctorcito, usted se ha esforzado tanto conmigo que no quiero apenarlo” (¡).

A los dos meses, el milagro se había consumado, la lesión había desaparecido. Yo partía para el extranjero, pues había ganado una beca en Francia.

Nunca más lo vi, supe que recibió el llamado del Eterno a los años 80.

Tuve una gran alegría, el saber que el tratamiento exitoso y que Dios lo esperaba para santificarlo.