Expresar y denunciar lo que no pueden expresar los compañeros, es una alegría.

REPORTAJE A EVO MORALES AYMA EN EL DIA DE SU CUMPLEAÑOS EN 2008

Alberto J. Lapolla

“Hay una mentalidad de marginar, de excluir y de odiar, de desinformar a la población sobre nuestras reivindicaciones. Todo porque somos insobornables.”

REPORTAJE A EVO MORALES AYMA EN EL DIA DE SU CUMPLEAÑOS


Por Alberto J Lapolla

NAC&POP

26/10/2008

 MI FAMILIA ES LA ORGANIZACIÓN.

Cuando se lo nombra suscita admiración o rechazo, pero nunca indiferencia.Evo Morales el niño aymara que masticaba las cáscaras de naranja que tiraban los pasajeros de las “flotas”, ahora es un diputado nacional capaz de hacer temblar a un gobierno. Pero ¿quién esta detrás de este dirigente cocalero que recibe invitaciones para visitar decenas de países del mundo, que provoca la irritación y el descontrol de ministros y que, ahora mismo, marcha a pie, arropado por el apoyo de sindicalistas y campesinos, y protegido por su inmunidad, y el apoyo de miles de persona, hacia La Paz?

 ¿Dónde nació y en que fecha?

 Nació el 26 de octubre del año 1959, en Orinoca, Provincia Sud Carangas del Departamento de Oruro.

 La comunidad se llama Isallavi, pertenece al ayllu Sullka, de los tres ayllus que tiene el Cantón Orinoca. 

¿Quiénes son sus padres?

Mi papá es Dionisio Morales Choque, mi mamá Maria Mamani. 

Somos una familia de nacionalidad Aymara.

Somos siete hermanos, de los cuales vivimos solo tres.

Mis otros hermanos perdieron la vida de uno o dos años, este es el termino de vida que tienen las familias o los niños en las comunidades campesinas.

 Más de la mitad se muere y nosotros, qué suerte, nos salvamos tres de los siete.

 ¿Cuándo comienza su lucha?

 Desde chico, me acuerdo, era organizador, era movilizador.

 En la escuela Seccional de Calavilca, cuando estaba en primero, el profesor nos hizo dibujar un burro.

Lo dibuje y lo pinte rojo, amarillo y verde. 

Ese fue el chiste del curso de todo el año, “su burro del Evo es rojo, amarillo y verde”.

 Cuando tenia 13 o 14 años funde un equipo de fútbol en mi comunidad, se llamaba Fraternidad y participábamos en los campeonatos. 

Yo era el capitán, el delegado, era el arbitro. 

Era como dueño del equipo. 

Tenia que trasquilar oveja, lana de llama, mi papá me ayudaba era muy deportista, vendíamos la lana para comprar pelotas, uniformes.

 A mis 16 años los tres ayllus de la comunidad, los diferentes delegados, me eligieron como Director Técnico de la selección de todo el Cantón.

 ¿Ya se notaban sus condiciones de líder?

 Si, el 78 entre al cuartel.

 Después nos vamos con mi familia al Chapare para ver cómo producir.

 Yo vine con el objetivo de estudiar, si mi papá trabajaba en el Chapare yo podría estudiar en Cochabamba, en la Universidad. 

¿Hasta qué curso estudió? 

Hasta el 3ro. Medio. 

En Orinoca mi papá era muy trabajador, producíamos mucha papa, pero cuando había sequía, helada o granizada, nadie respondía de nuestras cosechas, mi papá sólo se amargaba y tomaba aguardiente; hablaba con mis tíos para irse al Oriente, porque ahí por mas que sean trabajadores nunca van a prosperar económicamente.

 Cuando yo era jovencito me llevaron a buscar tierras en los Yungas de La Paz, pero eran carísimas las tierras. 

En los 80 llegamos al Chapare. 

¿Qué le llamo la atención del Chapare? 

En la dictadura de García Meza a un compañero del Sindicato de Sendavaya, de la Central Chipiriri, lo quemaron vivo los de Umopar y no podíamos creer.

Un grupo de jóvenes nos reuníamos por las noches a hablar……

Eso me llegó hasta el hueso, de ahí nos organizamos un grupo llamado Centro Juvenil y decidimos apoyar en todo al Sindicato.

¿Cómo sigue su carrera sindicalista?

 En el año 81 me nombran como Secretario de Deportes del Sindicato, empecé a organizar campeonatos, yo sugería invitar a los mineros,

Venían los de Catavi, cocinábamos, en la noche bailábamos.

 Si había concentración nosotros éramos los primeros en apoyar.

 Después me nombraron dirigente del Sindicato, después de la Central, y el año 1988 dirigente de la Federación del Trópico hasta este momento. 

Cuándo descansa de sus actividades sindicales y parlamentarias, ¿Qué hace?

 Hago deporte, juego raqueta y fulbito.

 Segundo, leo, sobre todos los libros de luchas sindicales, las luchas de los pueblos indígenas de toda Latinoamérica.

 ¿Qué música le gusta?

 Música andina.

Me gustan el huayño, el khaluyo, la cueca, el tinku.

 ¿Y baila?

 Sí, yo aprendí muy tarde a bailar, porque en mi niñez sólo me ocupaba del deporte. 

¿Fue buen alumno en el Colegio? 

Sí, en Orinoco fui abanderado del colegio desde 3ro. Intermedio.

 ¿Recuerda a algún profesor en especial?

 Sí, al profesor Justiniano López de matemáticas, por entonces para mi era un profesor malo, nos decía qué no comen cebolla, yo protestaba, eran cosas intimas de la familia.

 Esa época usábamos pantalones bota ancha, y él nos decía: qué lindas melenas y pantalones, pero sus cocinas llenas de hollín.

 Nos cuestionaba nuestra vivencia y me ayudó mucho a entender la pobreza. 

¿Cuál fue el primer político que admiró? 

Más que político, escritor, Fausto Reinaga, sus textos como ‘La Revolución India’ la ‘Tesis India’ etc.

 Él me permitió saber quienes somos como Quechuas y Aymaras.

 Después admire a Marcelo Quiroga Santa Cruz porque luchaba para defender nuestros recursos naturales.

 ¿Cuál cree que es el peor político de este país?

 Definitivamente el General Hugo Bánzer Suárez y su gabinete especialmente el ministro de Gobierno.

Nos tratan de narcos, de todo, y el odio a los Quechuas y Aymaras.

 Claro, y si hablamos de partidos es el MNR, que ha dejado destrozado este país. 

¿Siente que éste es un país racista? 

Sí, para un puñado de gente hay plata, para otros represión.

 ¿Se ha sentido excluido por ser Aymara?

 La exclusión es a diario y cuando dicen: no hay dialogo con Evo Morales, la exclusión ni siquiera es disimulada sino pública.

 Hay una mentalidad de marginar, de excluir y de odiar, de desinformar a la población sobre nuestras reivindicaciones. 

Todo porque somos insobornables. 

Nadie puede decir “Yo le he dado plata al Evo“, eso nos dignifica y gracias a los compañeros que aportan, y administrando nuestra pequeña economía, salimos adelante sin necesidad de nadie.

 ¿Cuál es la fórmula para no caer en las “tentaciones” del poder?

 Me han ofrecido muchas cosas los diferentes partidos: ministerios, viceministerios, candidatura a la vicepresidencia, pero cuando uno está convencido de que ese partido no es la solución, es perder el tiempo. 

Uno no está solito, en el caso mío deciden mis compañeros, por ellos he sido candidato a diputado y ganamos con el porcentaje mas alto del país.

 A mi lo que me ha caracterizado es la honestidad, pongo el 80 y 90% de mi dieta de parlamentario para compañeros enfermos o que necesitan.

 He ahorrado hasta la fecha 6 mil dólares, con esto he tomado un departamento en anticrético.

 ¿Tiene usted un problema con una hijita?

 Hace dos años había problemas…, y tratamos de resolver, pero la señora no quiere.

Han aprovechado este problema los políticos.

 ¿Y qué decisión ha tomado con esta hijita?

 Está en proceso de reconocimiento.

 Para mi seria una gran felicidad, porque imagínese, que aparezca una niña de 6 años. 

¿Piensa casarse? 

-Bueno, esto dirá el tiempo, porque a esta altura, es difícil de pensar, con tantos problemas.

 ¿Tiene una compañera ahora?

 -Sí

 ¿Se enamoró muchas veces?

 Creo que desde mi juventud, no tanto, pero a estas alturas no sólo es una cuestión de sentimiento, sino de vida. 

Es una cuestión de compartir ideas; es importante que alguien anime, alguien fortalezca, alguien acompañe en momentos tan difíciles.

 Antes cuando tenia problemas, sólo ponía música a todo dar en mi cuarto, y esa era la forma de alentarme.

 Ahora veo que es importante tener una compañera, que pueda compartir pensamientos y sufrimientos.

 -Si usted no hubiera incursionado en el sindicalismo, ¿qué le habría gustado ser?, ¿Cuáles son sus frustraciones? 

-Yo tenia mucho interés de estudiar y ser periodista.

Me daba cuenta que los periodistas están informando de todo, están en el centro de los problemas.

Desde niño escuchaba la radio, porque en mi comunidad no había ni televisión ni periódicos. 

-Viajaba una vez al año a la ciudad a los 8 años recién conocí la ciudad de Oruro, y para mi fue algo increíble la ciudad.

 ¿Es usted feliz?

 -Yo conduzco las luchas con una gran satisfacción. Eso me hace feliz.

 -Expresar lo que no pueden expresar los compañeros, denunciar lo que ellos no pueden denunciar, es una alegría.

No tengo por qué tener miedo. 

¿Qué recuerdo guarda de su infancia? 

Recuerdo que caminé durante dos semanas detrás de unas cincuenta llamas como arriero, en busca de maíz para poder sobrevivir en la comunidad.

 Mi papá era muy solidario.

Llegábamos después de dos meses con maíz y era para toda la comunidad.

 Se hacia fiesta, celebraban, ch’allaban, porque el hambre es fatal en el altiplano cuando hay sequía o helada. 

Cuando con la llamita pasábamos por Confital, sin comer, con lluvia y frió, y cuando cruzábamos ese camino Cochabamba -Oruro, los pasajeros de las flotas iban botando cáscaras de naranja, de plátano.

Yo la agarraba e iba masticando la cáscara de naranja, y mi gran deseo de entonces era viajar en esas flotas Danubio, Nobleza.

 Pero ahora no solamente viajo en la flota, esos lugares los paso en avión.

 Pero también los he pasado, ya no detrás de la llama, sino delante de compañeros por las reivindicaciones. 

Por tanto, me di cuenta que todos organizados, unidos, podemos avanzar.

 Por eso pensamos que es importante crear el instrumento político de los pobres.

 ¿A qué líder internacional admira más?

 Sobre todo a Rigoberta Menchú, admiro su lucha. 

Al Comité Nacional de Viudas de Guatemala, después de semejante represión, las viudas se organizaron e hicieron un trabajo político, social y de lucha.

 Admiramos la resistencia de Fidel Castro al Imperio.

 ¿Cuál es su plato favorito?

 Lawita de jankakipa, por supuesto