1956 El patriota Rigoberto López Pérez ajusticia al dictador nicaragüense Anastacio Somoza Garcí

quien había gobernado Nicaragua durante veinte años con el apoyo de los EE.UU.  Eduardo Galeano afirma que sobre la lápida de su tumba alguien garabateó, de apuro, este epitafio: Aquí yace Somoza, algo más podrido que en vida.

A %d blogueros les gusta esto: