1925 Muere en Madrid, España, el gran poeta mexicano Francisco A. de Icaza.

Madre, madre, aqui estoy. Cuando la suerte quiso

como bohemio errante deje tu paraíso

y fui de gente en gente

y fui de Corte en Corte;

 de los soles del Oriente a las brumas del Norte;

pero ni el sol ni el hielo

de ti me tuvo ausente;

el azul de unos ojos me hablaba de tu cielo,

lo diafano de un verso evocaba tu ambiente

y en el mas crudo invierno, un soplo de fragancia,

aromas de tus campos me trajo a la distancia.