Efemerides de Hoy

1977 Secuestro de Oscar Smith, dirigente de Luz Y Fuerza

LEVANTAR LA CABEZA

 
Por Rufino Almeida

 

La desaparición , el 11 de febrero de 1977, del secretario general de Luz y Fuerza, Oscar Smith, es otra prueba que el objetivo principal de la dictadura militar en la Argentina no fue la lucha contra la guerrilla.

 

La declaración del sindicalista Oscar Lezcano ante la Cámara Federal de La Plata, en el llamado Juicio de la Verdad puso en evidencia, una vez más, que el plan sistemático de represión se dirigió centralmente al conjunto de los trabajadores, a debilitar sus organizaciones gremiales, a quebrar su combatividad y a mantener a los dóciles y colaboracionistas en la dirección.

 

Relató el sindicalista que los gremios fueron ocupados por fuerzas militares, se distribuyeron las intervenciones entre Marina y Ejército, y sus obras sociales fueron parte del botín de guerra. En Luz y Fuerza el interventor era el coronel Saumel y que en SEGBA estuvo el coronel Roberto Roualdés, mientras que la dirección de la empresa estatal de energía, quedó bajo la Marina.

 

Lezcano recordó que en enero de 1977 "teníamos 600 delegados, y los echaron a todos, de a 14 ó 15 por fin de semana". Tras los despidos impusieron mas horas de trabajo y desconocieron las convenciones colectivas de trabajo. El gremialista refirió : "El personal no acató y cuando los militares se iban de la empresa la gente dejaba de trabajar".

 

La resistencia de los trabajadores de este gremio hizo historia, como tantos otros cuyas luchas pretenden ocultarse en el relato oficial de la historia de los años 70.

En febrero de 1977, Oscar Smith con la presión de las bases pidió la reincoporación de

los empleados despedidos en conversaciones con el Ministro de Trabajo, general Horacio Tomás Liendo y con el general Américo Daer.

 

Dijo Oscar Lezcano que Smith había alcanzado un acuerdo respecto de las cesantías masivas, lo que significaba en esas circunstancias un triunfo de los trabajadores, cosa que enfureció a los jefes de la Marina. Supone que fue esta Fuerza la responsable de la desaparición del dirigente, tres días después.

"Nosotros pensábamos que Smith era un rehén". Afirmó que fue a verlo al almirante

Emilio Massera, por ser el Jefe de la fuerza que había intervenido SEGBA, y que éste lo mandó a preguntarle a los otros dos jerarcas de la Junta Militar, Jorge Videla y Orlando Agosti. Nadie dio respuestas.

 

Como en tantos casos también, junto a la familia recurrieron a la Iglesia a través del capellán Lombardi, quien demostró conocer la trama represiva, concluyendo: "Creo que estaba manchado con sangre".

 

Este testimonio abona, desde otra experiencia y perspectiva político sindical, la documentación aportada por la Central de Trabajadores Argentinos ante esta misma Cámara el año pasado y ante el juez español Baltazar Garzón. Los estudios de la CTA mostraron que el 70 % de los desaparecidos eran trabajadores y que las acciones fundamentales de represión fueron desatadas en connivencia con las empresas a fin de establecer un nuevo orden de relaciones laborales, basadas en la reducción de los beneficios sociales, en la disminución de los niveles salariales, y para prolongarlo en el tiempo, en el sometimiento por el miedo como vínculo principal.

 

Hoy ese disciplinamiento lo quiere imponer el terror a la desocupación, la judicialización del conflicto social y la desaparición por exclusión. Pero como siempre…….muchos levantan la cabeza.

08 Mar 2005

Fuente: www.exdesaparecidos.org.ar