El Presidente Kirchner la puso al Frente de la Agencia de Desarrollo de Inversiones.

¿QUIÉN ES BEATRIZ NOFAL?

varios autores

Su misión principal es la de “apoyar el posicionamiento de la Argentina” como destino de las inversiones nacionales y extranjeras.

 

¿QUIÉN ES BEATRIZ NOFAL?

El Presidente Kirchner la posiciono al Frente de la Agencia de Desarrollo de Inversiones, dependiente del Ministerio de Economía,

 

KIRCHNER DESIGNÓ A BEATRIZ NOFAL EN LA AGENCIA DE INVERSIONES

EL GOBIERNO SUMÓ A UNA RADICAL EN UN PUESTO CLAVE

LA ECONOMISTA ANALIZABA UNA PROPUESTA DEL GOBIERNO

EL FUTURO DE LA ESTRATEGICA AGENCIA DE INVERSIONES

HACIA UN DESARROLLO SUSTENTABLE

DISERTACION DE BEATRIZ NOFAL EN LA ABA

BEATRIZ NOFAL -AL PAÍS LE FALTA COMPROMISO CON EL DESARROLLO.

TENGO DISPOSICIÓN PARA AYUDAR QUE LA ARGENTINA SALGA ADELANTE

BODEGA NOFAL VUELVE  A PRODUCIR VINOS

 

 

 

______________

LA VOZ ONLINE

CBA | VIE 6 OCT | 02:50

Economía | Nota

Kirchner nombró una nueva titular de

KIRCHNER DESIGNÓ HOY A BEATRIZ NOFAL EN LA AGENCIA DE INVERSIONES

Estuvieron presentes Alberto Fernández, Felisa Miceli y Julio Cobos

afybn

 

Agencia DyN

 

El presidente Néstor Kirchner designó esta mañana a la economista Beatriz Nofal al frente de la Agencia de Desarrollo de Inversiones, dependiente del Ministerio de Economía, durante una reunión celebrada en la Casa Rosada.

 

Participaban del encuentro el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, la ministra de Economía, Felisa Miceli, y el gobernador de Mendoza, Julio Cobos, en virtud de que la nueva funcionaria es oriunda de esa provincia, según se informó.

 

Nofal fue diputada nacional por la Capital Federal y ocupó la Subsecretaría de Industria y Comercio Exterior entre 1986 y 1988, durante el gobierno radical de Raúl Alfonsín, puesto desde el que fue una de las negociaciones centrales en los acuerdos de integración que dieron origen al Mercosur.

 

EL GOBIERNO SUMÓ A UNA RADICAL EN UN PUESTO CLAVE

 [28/09 | 09:00 ] La economista Beatriz Nofal estará a cargo de la Agencia Nacional de Desarrollo de Inversiones, recientemente creada para -apoyar el posicionamiento de la Argentina.

El Gobierno nacional oficializó la creación de la Agencia Nacional de Desarrollo de Inversiones, cuya misión principal ser “apoyar el posicionamiento de la Argentina” como destino de las inversiones nacionales y extranjeras.

En la Casa Rosada eligieron a la economista radical Beatriz Nofal, para que la presida.

El decreto que creó el organismo fue publicado en el Boletín Oficial, que también subrayó que esta nueva dependencia actuará “en forma descentralizada y con autarquía económica financiera”.

Si bien la nueva Agencia estar bajo la órbita del Ministerio de Economía, no lleva la firma de la titular de esa cartera, Felisa Miceli, sino del presidente Néstor Kirchner; del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

De acuerdo con esta normativa, las inversiones tanto extranjeras como nacionales tienden al –fortalecimiento de los procesos de industrialización e innovación tecnológica, apertura del comercio e integración del país a la región y al mundo.

Por ello, tendrá como misión –apoyar el posicionamiento de la Argentina como plaza de alto atractivo para la inversión nacional y extranjera, actuando operacionalmente en materias relacionadas con la promoción, coordinación y seguimiento de las políticas de inversión directas.

Además, deber –planificar y ejecutar los instrumentos para la promoción de inversiones nacionales y extranjeras y –proponer estrategias y políticas de desarrollo de inversión y de captación de inversiones externas directas , de acuerdo con lo indicado en el decreto.

Podrá también –proponer los mecanismos para incentivar las inversiones  y -nombrar corresponsales en el interior o exterior del país, precisó el documento.

 

|| Fuente:  28 de septiembre de 2006 (NA-ei) Agencia Derf

LA ECONOMISTA BEATRIZ NOFAL ANALIZA UNA PROPUESTA DEL GOBIERNO

 

La administración de Kirchner le ofreció a la ex funcionaria y legisladora hacerse cargo de la Agencia de Desarrollo de Inverisiones

 

La economista radical Beatriz Nofal analizaba por estas horas la respuesta a la propuesta del Gobierno para hacerse cargo de la Agencia de Desarrollo de Inversiones (ADI), se informó ayer.

 

Fuentes oficiales confirmaron que en los últimos días, Nofal se entrevistó con la ministra de Economía y Producción, Felisa Miceli, y otros funcionarios de primera línea de esa cartera ministerial, en cuyo ámbito funciona la ADI, encargada de desarrollar políticas para captar inversiones.

 

La ADI -que se encuentra bajo la órbita de la Secretaría de Industria, a cargo de Miguel Peirano- está a cargo de Tomás Lynch, un hombre que formó parte del grupo empresario Techint.

 

El ofrecimiento a Nofal -una economista que ocupó cargos públicos durante la presidencia de Raúl Alfonsín y que luego se desempeñó como legisladora- se enmarca en la convocatoria a la concertación realizada por el presidente Néstor Kirchner el 25 de mayo último.

 

La propuesta que sea Nofal la encargada de la Agencia de Desarrollo de Inversiones habría surgido, según trascendió, del gobernador de Mendoza, Julio Cobos, un radical de buen diálogo con el presidente Kirchner.

 

Nofal es reconocida como una de las personas responsables de haber diseñado, en términos económicos, el Mercosur y además tiene importantes contactos con las empresas productoras de alimentos y las automotrices.

 

La idea de convocar a Nofal está vinculada, además de llevar adelante la política de concertación, con dotar de mayor fortaleza a la agencia que depende de Industria, con el fin de captar inversiones que permitan, entre otras cosas, ampliar la oferta de bienes.

 

De acuerdo con lo que trascendió, en caso de aceptar, la intención de Nofal sería diseñar una red global de trabajo con la Cancillería para detectar inversiones que puedan estar interesadas en oportunidades de negocios generadas en la Argentina.

 

Nofal renunció a su banca de diputada nacional, en 2002, tras señalar, en una carta, que lo hacía por la frustración e impotencia que le generaba la manera en que funcionaba el aparato político.

___________________________________________________

EL FUTURO DE LA ESTRATEGICA AGENCIA DE INVERSIONES

Los reparos de Miceli demoran la designación de una economista radical

Beatriz Nofal fue propuesta por Alberto Fernández para dirigir un organismo clave. El cargo le fue ofrecido a fines de mayo y todavía no asumió.

 

Por Silvia Naishtat

 

 

Lo que a fines de mayo era inminente, hasta ahora no se concretó. Por entonces, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, dejó trascender que la economista radical Beatriz Nofal iba a dirigir la estratégica Agencia de Desarrollo de Inversiones.

 

La incorporación quedó en esa esfera de anuncios que no llegan a hacerse realidad. Y esta vez Nofal, que no tiene el sí fácil, se habría mostrado encantada con la idea, de acuerdo con fuentes cercanas al jefe de Gabinete.

 

Otras fuentes dicen que Nofal se habría topado con una barrera de quien sería su jefa, la ministra Felisa Miceli. Así, el Gobierno aún no puede exhibir la incorporación de una figura notable después del rechazo del socialista Héctor Polino.

 

Anoche el jefe de Gabinete se comunicó con Clarín para informar que impulsa calurosamente a Nofal al frente de la agencia que promueve las inversiones. –Le puedo asegurar que esta designación no provoca rechazo en Economía. Soy el impulsor de la idea y todo está encaminado, señaló.

 

—¿Entonces por qué tarda tanto en asumir?

 

—Nofal solicitó una impasse por compromisos personales hasta mediados de agosto. Además, estamos dando una nueva dimensión a esa agencia con un decreto especial. Nofal está muy cerca de asumir en la Agencia.

 

Gente cercana a la economista señaló que efectivamente Nofal había pedido una impasse hasta mediados de agosto, dado que realiza tareas de consultoría y –no podía dejar a sus clientes colgados de un pincel-.

 

Además, Nofal habría impuesto como condición otorgarle mayor jerarquía a una agencia que hoy no tiene presupuesto propio.

 

En la Rosada elaboraron el borrador del decreto que otorga autonomía y presupuesto a la Agencia de Desarrollo de Inversiones: circuló por algunos despachos, pero luego quedó en suspenso.

 

En las cercanías de Miceli señalaron ayer con énfasis que la ministra “no tiene ningún problema con esa designación. Al contrario, estaría feliz, casi por una cuestión de género”, deslizaron. Y atribuyen que Nofal no haya asumido a una probable decepción. –Creemos que se desilusionó. Es un organismo que tiene medios y fines modestos , se sinceraron.

 

Alberto Fernández le había ofrecido el puesto a fines de mayo, cuando ya había sufrido el revés por el rechazo de Polino a la Secretaría de Medio Ambiente.

 

La Agencia de Inversiones, comandada por el ex Techint Tomás Lynch, tiene hasta ahora un rol bastante gris. Cuentan que Miceli, que piensa que la inversión debe escalar dos o tres puntos más para sostener el crecimiento, ya había pensado en cambiar de timón. Pero una cosa es alguien del propio riñón y otra –una persona que puede hacerle sombra , sugirió alguien que no le pierde pisada.

 

El gobernador de Mendoza, el radical kirchnerista Julio Cobos, fue quien le acercó al jefe de Gabinete el nombre de Nofal, que nació a la vida pública de la mano de Raúl Alfonsín y Roberto Lavagna.

 

La describió con sólidos contactos con el establishment y muy buena llegada internacional. Para el Gobierno, la incorporación tiene sabor político: le puede quitar uno de los alfiles a Lavagna.

 

N&P: El Correo-e de la autora es Silvia Naishtat snaishtat@clarin.com

 

______________________________________

HACIA UN DESARROLLO SUSTENTABLE

La Dra. Beatriz Nofal recibió el Huésped de Honor de la UNL

El pasado 12 de junio la Dra. Beatriz Nofal visitó la Universidad Nacional del Litoral (UNL) en el marco del ciclo de debates Hacia un desarrollo sustentable para dar la conferencia El rumbo del MERCOSUR y las negociaciones comerciales internacionales. En tal ocasión, la prestigiosa socióloga, especialista en Economía Política y Desarrollo Regional, fue distinguida por el rector de la Universidad, Ing. Mario Barletta, con el diploma de Huésped de Honor de la UNL.

La conferencia de Nofal dio cierre a la jornada de  Integración regional: crisis actual y perspectivas , organizada por la casa de estudios a través la Secretaría de Vinculación Tecnológica y Desarrollo Productivo y las Facultades de Ciencias Económicas (FCE) y Ciencias Jurídicas y Sociales (FCJS), compuesta de debates y conferencias de los que participaron docentes de la UNL.

El Ing. Barletta dio comienzo al acto, citando a Hanna Arendt: –el sentido de la política es la libertad ; por esta razón, –el crecimiento del 9% del Producto Bruto Interno (PBI) constituye una condición necesaria, pero no suficiente para el desarrollo sustentable .

En este sentido, el rector de la UNL sostuvo que –la Universidad debe llevar adelante todas las estrategias para promover un verdadero desarrollo de la sociedad .

Por su parte, la Dra. Nofal señaló como –uno de los grandes déficits de América Latina, es la débil, o casi inexistente, vinculación de la academia con la innovación en el sector privado y con la formulación de políticas en el ámbito público .

El rumbo del MERCOSUR

La conferencia brindada por Nofal, tuvo como objetivo –examinar las principales negociaciones comerciales que la Argentina tiene en la agenda: el MERCOSUR, la negociación en la rueda de Dhoja en la Organización Mundial del Comercio (OMC), el ALCA y la negociación de libre comercio con la Unión Europea (UE) .

Así, Beatriz Nofal comenzó su exposición definiendo al –desarrollo económico como crecimiento, más cambio estructural en el sector productivo, más reducción de la pobreza .

Al respecto sostuvo que –si la Argentina quiere crecer, tiene que hacerlo en el contexto de una mayor integración de la región en el mundo .

En este sentido, señaló que –históricamente, nuestro país ha disminuido sensiblemente su participación en el mundo: a principios del siglo XX participaba con el 3% de las exportaciones mundiales; mientras que en el 2004, participaba sólo con el 0,4%. En contraste, todos los países que se han desarrollado después de la segunda guerra mundial, como Japón, los cuatro tigres asiáticos, China e India, han incrementado sostenidamente su participación en los flujos comerciales del mundo”.

La especialista en Comercio Internacional hizo un recorrido histórico sobre el MERCOSUR, señalando sus objetivos, debilidades, fortalezas y perspectivas para el futuro y explicó: –El foco de la integración al mundo tiene que ser el desarrollo económico, definido como crecimiento sostenido, reducción de pobreza y cambio estructural. A diferencia de lo que pasó en los 90 –cuando el énfasis fue puesto en el tema de acceso al mercado-, el foco del MERCOSUR tiene que ser el desarrollo económico, en términos que contribuyan a un desarrollo sustentable. Es decir, no importa solamente si los ejercicios de integración maximizan los flujos de comercio, sino si maximizan los flujos de inversión y si el aporte es positivo en términos netos porque contribuye a la creación de empleo y a la reducción de la pobreza .

-En sus comienzos, el MERCOSUR apuntó a un proyecto de integración profunda, como lo fue la Unión Europea. No se trató sólo de bajar los aranceles, sino de integrarnos de forma profunda, liberando el movimiento de bienes, servicios y capital y armonizando y coordinando las políticas internas , recordó la Dra. en Desarrollo Regional.

Sin embargo, también señaló que –como en 1994 no se había avanzado en la conformación de un mercado común, se anunció la creación de una unidad aduanera imperfecta que implica libre comercio entre los socios, más un arancel externo común .

Una década más tarde, el MERCOSUR sigue sin conformar –una verdadera unión aduanera que lo constituya en un verdadero mercado único. Por esta razón, a principios de 2006 se ha adoptado un mecanismo de adaptación competitiva como sustituto del mercado único, para asegurar una mejora en la distribución de los beneficios e inversiones.

 

Por otra parte, Nofal remarcó que –la locomotora del crecimiento del MERCOSUR en los últimos años ha sido el crecimiento de la demanda de importación argentina de los otros socios: en 1998, Argentina importaba 7900 millones de dólares y hoy estamos importando 11000 millones. En forma inversa, Brasil importaba 9400 millones de dólares en 1998, y hoy importa 7000 millones. Es decir que importa 4000 millones menos que la Argentina, cuando tiene una economía tres veces más grande que la nuestra. Esto nos demuestra que el 76% de la recuperación del comercio de la región se debe a la demanda argentina. Esta situación no es sostenible en el mediano plazo y es lo que está detrás de los crecientes conflictos comerciales. En este sentido, la Dra. Nofal señaló la necesidad de coordinar dos políticas macros .

Sobre Nogal

 

Socióloga egresada de la Universidad de Cuyo, se especializó en Desarrollo Regional. Obtuvo su maestría en la Escuela de Altos Estudios en la Universidad de París y su doctorado -PhD en Desarrollo Económico- en la Universidad Johns Hopkins. Es docente de varias universidades nacionales y extranjeras, como la de Johns Hopkins, el MITs (Instituto Tecnológico de Massachussets) y la Universidad de Toronto. Autora de innumerables trabajos y producciones, se ha desempeñado como Secretaria de Comercio Internacional en la Argentina y ha participado en la redacción de los acuerdos principales y primarios en el proceso de creación del MERCOSUR. Fue Diputada nacional y trabajó en la Comisión de Relaciones Internacionales, específicamente en la Comisión del MERCOSUR hasta el 2002. También se desempeña como consultora de organismos multinacionales y asesora de gobiernos.

(Por María Paz Mendoza – pmendoza@unl.edu.ar – Fuente: Prensa Institucional UNL))

___________________________

DISERTACION DE

BEATRIZ NOFAL EN LA ABA

 

En primer término deseo agradecer a ABA la oportunidad de participar en este tan importante evento empresarial y también político en la Argentina..

 

En segundo lugar quiero aclarar que mi exposición va a tener en cuenta una visión regional.

 

No voy a adoptar la posición de Brasil, de la Argentina, del Uruguay o del

Paraguay, sino la posición del Mercosur. Y voy a hacerlo porque soy la persona con más antigüedad en el Mercosur, a pesar de no ser la persona de más edad en este auditorio.

 

Tengo entonces el seniority que me da la experiencia.

 

Quiero aclarar también que, tal como se me solicitara, voy a enfocar mi exposición hacia la problemática de la agenda interna del Mercosur.

 

La agenda externa, así mismo, presenta enormes desafíos, que fueron abordados tanto por el embajador Muñiz, que se refirió al riesgo de licuación del Mercosur, como por el señor Marcos Pratini de Moraes

cuando manifestó la necesidad de que el Mercosur tenga su estrategia de exportación de sus propios productos y que exista un marketing estratégico en la región.

 

No voy a abordar este último tema no porque carezca de importancia sino por falta de tiempo. Voy a enfocar la problemática en la política comercial del Mercosur.

 

Quiero decir también que mi exposición va a ser conceptual y no cuantitativa porque considero que actualmente los problemas se encuentran principalmente en las diferencias de visiones y conceptos.

 

Hacia allí debemos apuntar nuestros esfuerzos si queremos reconstruir una visión común acerca de lo que este proyecto estratégico representa.

 

Luego de más de una década de exitosa integración, el Mercosur atraviesa por un período de gran tensión y enfrenta una encrucijada que es necesario resolver.

 

¿Por qué la tensión? ¿Por qué el éxito? ¿Cuáles son los principales problemas y oportunidades? ¿Cuál es la encrucijada que el Mercosur enfrenta?

Uno de los principales factores del éxito del Mercosur, sobre todo en el período de transición hasta su constitución como unión aduanera imperfecta en 1995 fue, precisamente, la conducción de la política intracomercial.

 

El cumplimiento a rajatabla del programa de liberalización comercial entre los países miembros. Al mismo tiempo, esos países impulsaban un programa de estabilización, abrían sus economías y se desregulaban.

 

Esta apertura regional en sintonía con la apertura global y el resto de las reformas estructurales produjo un fuerte crecimiento del comercio intrazona y con el mundo, y un importante crecimiento de la inversión directa en el Mercosur.

 

En realidad, si uno analiza el crecimiento del comercio en el período 1990-1998 a través del incremento de las importaciones, puede observar que del total del crecimiento del comercio de la región, sólo un 23% se explica a través del comercio intra regional, mientras que el resto del incremento, que representa un 77%, se explica en virtud del crecimiento de las importaciones del resto del mundo.

 

Esto muestra que el Mercosur fue un ejercicio de regionalismo abierto, y esto es parte de otro de sus éxitos dado que contribuyó al crecimiento del empleo y del bienestar no sólo en la región sino también en el resto del mundo.

 

Así como la política comercial fue una de las principales fuentes de éxito, también los problemas de administración de esa política a partir de 1997 constituyen una de las principales fuentes de tensión.

 

Asimismo la encrucijada que el Mercosur enfrenta y debe resolver requiere

centralmente optar por alternativas diferentes en materia de política comercial.

 

¿Cuál es la tensión en el Mercosur? ¿Cuáles son sus factores principales?

En primer lugar existen factores macroeconómicos, y en segundo término existen problemas de gestión del Mercosur.

 

Los problemas macroeconómicos y los problemas de gestión no constituyen factores aislados; históricamente están interrelacionados.

 

¿Cómo es esto? Si analizamos la historia vemos que el deterioro de la política intracomercial del Mercosur, sea por la imposición de barreras no arancelarias o por la utilización de incentivos distorsivos en las ventas intrazona, se da en particular a partir de 1996, 1997 y 1998.

 

Si analizamos en particular el año 1997 vemos que los problemas de desequilibrios macroeconómicos enfrentados por Brasil y acentuados por factores externos a partir de la crisis asiática, hicieron que Brasil buscara amortiguar parte de los problemas de competitividad y de vulnerabilidad externa generados por el alto déficit fiscal y por la resultante apreciación cambiaria, mediante la vía de imponer nuevas restricciones financieras y administrativas a las importaciones sin excluir al Mercosur.

 

Si bien la reacción del resto de los países miembros fue públicamente conflictiva, se podría decir que en la práctica fue tolerante y hasta complaciente.

 

Se buscó obtener algún tratamiento preferencial para el Mercosur, pero sin obligar a la eliminación de esas restricciones. Aparentemente, los gobiernos de los países miembros, y en particular el de la Argentina, entendieron que era preferible tolerar dichas medidas no arancelarias o barreras antes que enfrentar una devaluación en el Brasil.

 

Finalmente, Brasil devaluó en enero de 1999 y con ello desapareció la excusa para mantener dichas restricciones y aceptar incumplimientos respecto de reglas acordadas.

 

Si observamos la coyuntura actual, notaremos que la tensión más importante se debe a problemas de recesión en la Argentina y Brasil y a los problemas de devaluación.

 

Este es el primer año, desde que comenzó la integración en 1986, en el que las dos economías principales enfrentan al mismo tiempo una recesión. Sin el lubricante del crecimiento de la demanda interna, el comercio intrarregional se verá resentido.

 

En realidad, en el primer trimestre de 1999 el intercambio entre la Argentina y Brasil ya declinó un 29%, y nuestras estimaciones son que para todo el año caerá entre un 14 y un 17%, mientras que el intercambio en el Mercosur caerá en el orden del 13 al 15%.

 

Por otra parte, la devaluación en Brasil representa un cambio de precios relativos a favor de ese país. Eso contribuirá a contraer aún más las importaciones de Brasil y a expandir sus exportaciones hacia los países socios, agravando así los efectos de la recesión sobre el comercio intrarregional.

 

Por último, la devaluación en Brasil parece constituir una experiencia exitosa pues se logró mantener la inflación bajo control y, aparentemente, un instrumento útil para resolver los problemas de competitividad.

 

En el caso de la Argentina, la devaluación del Brasil magnifica problemas de competitividad preexistentes. O sea que no es solamente Brasil el culpable de nuestros problemas; acá hay problemas que preceden a la devaluación operada allí.

 

¿Cuáles son los problemas de gestión en el Mercosur? Básicamente, la situación en el Mercosur es tensa porque enfrenta un momento de estancamiento: por un lado, un retroceso en la consolidación de la unión aduanera y, por el otro, un escaso avance en la profundización de la integración.

 

En realidad, las principales fuentes de controversias y de conflictos están vinculadas con los problemas de administración de la política comercial entre los países que, luego, han repercutido negativamente en la gestión de

política comercial externa del Mercosur.

 

A su vez, el otro problema, el escaso avance en profundizar la integración, no se refleja tanto en conflictos sino en una frustración de las expectativas de los países de menor tamaño que apostaron fuerte al proyecto del mercado común y que ven demorada su marcha.

 

Una breve reseña de los problemas existentes indica que acá hay responsabilidades compartidas y que no es Brasil el único culpable de la situación.

 

A los problemas históricos de persistencia de barreras no arancelarias, de la falta de acuerdo en el rubro automotriz y del azúcar y de indisciplinas respecto del arancel externo común, se agregan dificultades con hechos y dichos recientes.

 

Brasil empieza con una escalada de barreras no arancelarias a partir de 1997. La Argentina retruca en noviembre de 1998 firmando un acuerdo unilateral de preferencias con México, de la misma manera que lo hacen Paraguay y Uruguay. Ello afecta la política comercial externa común y representa un desaire para Brasil.

 

Nosotros debemos entender que así como para los países menores del Mercosur el acceso sin barreras y sin distorsiones al mercado es la clave de su interés en el proyecto de integración, para Brasil es clave la política comercial externa común.

 

Entonces, de la misma manera que nosotros reaccionamos cuando se lesiona el acceso a los mercados, Brasil lo hace cuando se lesiona la capacidad de negociación externa del bloque.

 

Por otra parte, hubo también dichos de la Argentina que contribuyeron a tensar la relación: concretamente, me refiero a las sugerencias realizadas en enero y febrero de 1999, en el pico de la crisis, en cuanto a que Brasil debería implantar un plan Bonex o un plan de reestructuración forzada de su deuda interna.

 

Ese es un plan del cual la Argentina no se debería sentir orgullosa y que no debería aconsejar a su vecino. En este sentido, también merece señalarse la propuesta de dolarización de la economía argentina, con recomendaciones similares para Brasil.

 

No fue sorprendente, entonces, el anuncio realizado durante marzo de este año en cuanto a que Brasil negociaría individualmente un acuerdo de libre comercio con el Pacto Andino, lo que terminó de encender las luces rojas.

 

Sin embargo, hay tres hechos recientes que han marcado un aflojamiento de la tensión en el Mercosur: la aclaración de Brasil en cuanto a que no va a negociar un acuerdo de libre comercio, por lo cual no se va a vulnerar la política comercial externa del bloque; el primer fallo de un Tribunal Arbitral de Solución de Controversias estableciendo que todas las barreras no arancelarias del Mercosur tienen que ser eliminadas para el 2000,

que es un tema institucional de extrema importancia al que me voy a referir más adelante; y el anuncio hecho en ocasión de la visita del presidente Cardoso a la Argentina de que se va a avanzar en serio en la coordinación macro, empezando por un pacto de responsabilidad fiscal en la región.

 

A continuación, voy a detenerme sólo algunos instantes para analizar los que, a mi entender, son los principales problemas de la política intracomercial del Mercosur.

 

¿Qué es la unión aduanera imperfecta?

 

En el Mercosur, básicamente, la unión aduanera imperfecta representa el libre comercio entre las partes, excepto de algunos productos que estaban en el régimen de adecuación -o sea, con una adaptación transitoria-, cuya

situación finaliza en el 2000 con el establecimiento de un arancel externo común y con un horizonte de convergencia de llegada hacia el 2006.

 

¿Por qué es imperfecta? Porque el perfeccionamiento del libre comercio entre los Estados-parte requiere que no sólo se alivien las barreras arancelarias sino también todas las barreras no arancelarias y los

incentivos que distorsionan los flujos de comercio intrazona.

 

El Mercosur no sólo no logró éxito en desmantelar todas esas barreras -a pesar de las enormes iniciativas, disposiciones y normas que se reseñan históricamente en el trabajo-, sino que se produjo una escalada a partir de 1997.

 

Distintos comunicados de Brasil implicaron intervención administrativa con respecto a licencias no automáticas en materia de comercio con el Mercosur y con el resto del mundo. En el caso concreto de la Argentina, nuestra investigación estableció que como resultado de ello casi el 50% de

las exportaciones de nuestro país al Brasil pasaron a tener intervención administrativa.

 

Por mi antigüedad, les puedo decir que eso retrotraía la situación del Mercosur once años hacia atrás.

 

En 1988, la Argentina había obtenido, en el programa de integración

con Brasil, la emisión de licencias de importación automática sin intervención administrativa o discrecional alguna por parte de la autoridad interviniente.

 

O sea, fuimos once años para atrás. Evidentemente, eso encendió la mecha y la Argentina se decidió a solicitar la constitución de un tribunal arbitral para solucionar controversias, reclamando la eliminación de medidas no arancelarias.

 

Finalmente, ese tribunal se constituyó con cuatro árbitros, uno por cada país miembro. Así, el 29 de abril dio su fallo en el que estableció que no sólo estas decisiones sino todas las barreras no arancelarias que en la actualidad existen en el Mercosur por parte de Brasil y de otros países deben ser eliminadas hacia el 2000.

 

Todo ello debe ser acompañado, además, con la armonización de medidas sanitarias, fitosanitarias y técnicas para asegurar verdaderamente un libre intercambio sin barreras en la frontera.

 

El segundo tema que me parece muy importante y decisivo en esta coyuntura, es asegurar el libre comercio sin la utilización de incentivos que distorsionan los flujos de comercio intrazona. El Mercosur tiene una decisión muy sabia, que es la del Consejo del Mercado Común 10/94.

 

Es el órgano máximo de decisión del Mercosur, y en esa norma establece una diferencia entre el tratamiento fiscal, financiero y aduanero que se les puede dar a las exportaciones, sea que ellas sean extrazona o intrazona. Extrazona para terceros se pueden otorgar todos los incentivos que sean consistentes; intrazona están limitados.

 

¿Cuál es la sabiduría de esta decisión?

 

En el entendimiento de que la unión aduanera debe funcionar como un mercado único, como un mercado doméstico, así como no se otorgan incentivos entre provincias de la Argentina o entre Estados del Brasil a las exportaciones, no se deben otorgar al mercado único.

 

Esta decisión está mayormente incumplida.

 

Se otorgan incentivos financieros, fiscales y aduaneros en ventas intrazona.

 

No voy a tener tiempo de tratar con extensión todos los incentivos y su implicancia, pero sí quiero poner énfasis en dos: en los financieros y en los aduaneros. En el tema financiero, si bien todos los países utilizan financiación, prefinanciación y financiación de exportaciones, Brasil tiene puesto el peso de su promoción de exportaciones en el sentido financiero.

 

Esto crea un problema muy grande en ventas intrazona, porque Brasil puede derivar una ventaja competitiva extra o una clara ventaja financiera

respecto de otros países por el uso de prefinanciación y financiación -en Brasil se llaman el AFC y el AFE- dado el significativo diferencial que existe entre las tasas de los créditos de exportación, que están en el orden del 10%, y las tasas en el mercado doméstico y los significativos y muy largos plazos de prefinanciación y financiación. La empresa cuenta, entre estos conceptos, 240 días de plazo para financiarse a tasas del 10%.

 

Muchas veces los ciclos productivos son de 30 a 60 días; el resto del tiempo ese dinero es colocado en el mercado doméstico a tasas que pueden ir del 40 hasta el 60%, y esto significa una muy importante ganancia financiera de arbitraje para los exportadores de Brasil.

 

¿Qué pasa después de la devaluación? Nosotros dijimos bien que la devaluación representa un cambio de precios relativos.

 

¿Qué es el cambio de precios relativos?

 

Representa para Brasil una mejora en dos aspectos: de los costos laborales en relación a los socios y de los costos de insumos en relación a los socios.

 

Ahora bien; queda afuera del cálculo de mejora de tipo de cambio lo que sucede en materia de costo financiero, en materia de costo impositivo o en materia de productividad, simplemente porque el tipo de cambio no los calcula, no los refleja.

 

Pero es mucho más grave el uso de incentivos financieros con la devaluación que antes de ella. Porque si bien Brasil logró bajar sus costos laborales y sus costos de insumos locales después de la devaluación, ha sufrido un aumento de costos financieros.

 

Si en el Mercosur se cumpliera lo que dice la disposición 10, si las empresas financiaran sus ventas al mercado interno ampliado con financiación a tasas en la moneda doméstica, este aumento del costo financiero del Brasil podría amortiguar o compensar, parcial o

totalmente, la mejora del tipo de cambio real introducida por la devaluación.

 

Nosotros hicimos cálculos para varios productos, y nos dan que, en general, la ventaja de arbitraje financiero en Brasil más la ventaja de menor tasa, representan para el costo de los productos brasileños una ventaja que va del 12 al 20%.

 

Alternativamente, si el escenario fuera el del cumplimiento de la decisión 10, es decir si todos nos financiáramos las ventas internas al Mercosur a las tasas domésticas y computáramos esto, la Argentina pasaría a tener una ventaja de costo financiero del 10% por una menor tasa de interés.

 

O sea que esto permitiría, por un lado, que se neutralizaran las desventajas de la devaluación, y por otro pondría los incentivos claramente por el lado correcto. ¿Dónde están los incentivos para la región?

 

Están en avanzar en la estabilidad y en la disciplina macro. El país con más años de estabilidad es el más premiado con menores tasas de interés.

 

Esto tiene que reflejar alguna ventaja para las empresas de ese país.

 

¿Cuál es el problema de los incentivos aduaneros?

 

Básicamente, la decisión 10 del Mercosur limita el uso de la admisión temporaria y del draw-back en las ventas intrazona.

 

Estos son mecanismos que tienen los exportadores para importar con cero arancel y sin el pago de los impuestos indirectos -IVA en la Argentina, IPI y otros en el Brasil- y poder reexportar a terceros.

 

El uso de esto en ventas intrazona representa una perforación al arancel externo común, y una discriminación en contra del productor doméstico, y tiene que ser eliminado.

 

Finalmente, el Mercosur enfrenta una encrucijada. O se continúa con el sendero reciente de enfrentamiento o se relanza el Mercosur, optando por consolidar la unión aduanera y profundizar la integración, o alternativamente, si esto no pudiera hacerse, por consolidar primero una zona de libre comercio en lugar de una unión aduanera, como originalmente planteamos.

 

Desde nuestro punto de vista, la opción deseable es relanzar el Mercosur consolidando la unión aduanera y avanzando hacia una integración

profunda o mercado único. Sin embargo, creemos que es necesario que el Mercosur se sincere.

 

La alternativa de seguir como estamos no es alternativa, porque el

estancamiento significa retroceso. Si no se puede profundizar la integración, consolidemos al menos una zona de libre comercio.

 

Si bien esto podría traer inicialmente aparejado algún costo en la imagen internacional del Mercosur, y quizás algún costo político para los funcionarios responsables hasta ahora del proceso de integración, ello podría disiparse explicando que no se trataría de un retroceso en los logros principales del Mercosur en lo que hace al libre comercio entre las partes, ni implicaría alterar los acuerdos comerciales realizados con terceros.

 

En síntesis, es evidente que el Mercosur pasa por un momento difícil de superar. Para ello es indispensable reconstruir una visión común acerca del proyecto estratégico de integración, de sus beneficios y sus costos, y tener claro lo que esto implica en términos de obligaciones de los Estados miembros y de renuncias a grados de libertad en la formulación de la política doméstica. Además, se requiere un desarrollo institucional

que permita asegurar en tiempo y forma el cumplimiento de los compromisos asumidos.

 

¿Cuál es el programa de relanzamiento del Mercosur?

 

¿Qué es lo que este programa implica?

 

Creemos que el programa de relanzamiento del Mercosur debe tener, por un lado, un componente de política comercial, y por otro un componente de política macroeconómica.

 

Ambos componentes son indispensables; históricamente han estado

interrelacionados, y hemos visto que ambos se retroalimentan, sea en un círculo virtuoso -período 94 y 95-, sea en un círculo vicioso -período 97 a 99-.

 

El programa de política comercial debe tener mínimamente tres componentes: primero, asegurar el funcionamiento del libre comercio intrazona sin barreras arancelarias y sin utilización de incentivos financieros y fiscales en las ventas intrazona; segundo, asegurar el

cumplimiento de la decisión externa común, eliminando el uso del draw-back y regímenes especiales de importación; tercero, hacer que lo pactado se cumpla en tiempo y forma.

 

En este punto hay dos temas centrales: primero, las decisiones del Mercosur no tienen, como en la Unión Europea, efecto directo en los Estados miembros.

 

Por ende, hay que fijar plazos mínimos de internalización, de hacer que estas decisiones se incorporen en la norma Mercosur. Segundo, este tribunal arbitral, que demostró ser un éxito, es necesario pasarlo de tribunal arbitral ad hoc a tribunal arbitral estable.

 

El hecho de que exista un tribunal arbitral estable en el Mercosur, no sólo va a permitir generar aprendizaje, jurisprudencia, sino que va a ser el mejor disuasor de comportamientos que vulneren las normas porque implican un problema de recusación para el Estado que las vulnere.

 

Por último, yo creo que es necesario -y esto se va a abordar en la tarde- avanzar en la convergencia y en la disciplina macro.

 

Estos son caminos que tienen dos etapas: una que puede ser comenzada ya, como auspiciosamente lo señalaron los presidentes y esperamos que se haga efectiva, o sea la etapa de cooperación.

 

Esta etapa de cooperación involucra un pacto de responsabilidad fiscal en la región, avanzar en la normalización estadística y constituir un comité económico al estilo del comité monetario en la Unión Europea, para comenzar a trabajar seriamente en el tema de armonización.

 

Después de una primera etapa de cooperación que no nos va a llevar

menos de un año, veo sí posible avanzar en una etapa de coordinación, donde ya se formulen metas al estilo de Maastricht, para asegurar la convergencia en materia macroeconómica respecto de variables principales como son la inflación y el déficit fiscal, sino deuda pública sobre PBI, tasas de interés, y el déficit en cuenta corriente por el problema de vulnerabilidad externa.

 

De esta forma, la idea es establecer un sistema que limite los rangos de variación de las principales variables macros y, por ende, que haga más estable y predecible la evolución de las economías de los Estados miembros.

 

Como conclusión quiero decir que las oportunidades de corregir las imperfecciones y de completar la unión aduanera para el Mercosur son claras, y los beneficios no sólo son para el sector público sino para el sector privado. ¿Por qué? Porque esto implicaría, primero, corregir altos costos de transacción que enfrenta hoy el sector privado por la existencia de barreras no arancelarias. Segundo, hay una pérdida de aprovechamiento de oportunidades para obtener ganancias dinámicas de economía de escala y mejoras de ingreso real sobre esta base. Tercero, la utilización de incentivos lleva a una distorsión en los flujos de comercio y a problemas en la asignación de los recursos.

 

Por último, los cambios en las reglas de juego dan señalas erróneas y cambiantes también hacia el sector privado.

 

Creo que es una necesidad urgente e imperativa consolidar, completar y profundizar la unión aduanera del Mercosur. Es decir, completar esta etapa de integración comercial para después abordar la etapa de integración económica; y de acá a muchos años, empezar a hablar de integración monetaria.

 

El Mercosur ha probado ser un proyecto que ha mejorado el bienestar de nuestros pueblos y, como dije, el bienestar del mundo a la par de nuestros pueblos. No podemos permitirnos, por problemas de mala administración o de disciplina macroeconómica, arruinar este proyecto estratégico.

(Aplausos.)

__________________________________

5 de octubre de 2006 – Rosario – Argentina

BEATRIZ NOFAL

-Al país le falta un verdadero compromiso con el desarrollo.

 

26/09/2005 – La economista cree que el país necesita un salto de calidad de las instituciones para consolidar el crecimiento. Destacó la importancia de China y alertó sobre los problemas comerciales de Brasil, que este año se traducirán en un déficit de 3.000 millones de dólares.

 

Para la economista Beatriz Nofal, la recuperación económica del país –no es sólo viento de cola, más allá del buen escenario internacional que hemos tenido y que va a seguir por un tiempo; pero alerta que el crecimiento, por más que muestre altas tasas, –todavía no es sustentable, aún nos falta el mejoramiento de las políticas públicas que impulsarían la inversión y nos facilitaría el salto exportador de productos con alto valor agregado que necesitamos, porque ahora estamos vendiendo productos con poco valor agregado .

 

La ex diputada nacional y actual consultora considera que –la integración de Argentina en el mundo es un pilar central para el desarrollo y crecimiento sustentable. Si el país quiere volver a tener tasas altas y estables de crecimiento, similares a las de principios del siglo, sólo puede lograrlo en el contexto de una inserción activa en el mundo .

 

Con números en la mano, demuestra que –Argentina ha decrecido en el comercio mundial. A principios del siglo XX representábamos el 3 % del comercio mundial y en 2003 sólo el 0,4 %. Hoy Corea o España inciden en un 2,3 %, lo que significa que, comparativamente, la Argentina era más importante de lo que hoy son estos dos países-.

 

-Tan importante es la integración al mundo -enfatiza- que todos los países que se desarrollaron luego de la Segunda Guerra Mundial como Japón, los Tigres Asiáticos y luego China e India, lo hicieron en un contexto de mayor integración al mundo. Si bien existen visiones diferentes respecto de si la apertura de la economía es un requisito o una consecuencia, lo único que se puede constatar es que en los países que han crecido, el crecimiento y la integración al mundo van juntos. Las fantasías autarquistas generan mayor pobreza .

 

Condiciones

 

-Este año el país volverá a crecer un 7 % y el año que viene todos estiman que decrecerá. ¿Qué reformas a su criterio son necesarias para sostener la economía y no tener un cuello de botella?

 

-En el año 2005, el crecimiento va a superar el 7 %, pero para seguir haciéndolo a tasas altas, no basta con condiciones de estabilidad macroeconómicas, sino que se necesita un salto de la inversión y mantener el fuerte ritmo de exportaciones. Por primera vez en 45 años, el país tiene un régimen de estabilidad económica con superávits externo e interno, lo que permite tener un tipo de cambio competitivo y bajas tasas de interés. Estas condiciones macro son necesarias, pero no suficientes para mantener un crecimiento sostenido a tasas altas. Mi opinión es que más que importantes y grandes reformas estructurales, lo que se necesitan son cambios en las políticas públicas, mejoras en la gestión del Estado, aumento de la seguridad jurídica y un salto de calidad de las instituciones.

 

Finalmente, hace falta un fuerte compromiso con el desarrollo económico, con un enfoque más amplio de las políticas públicas, que obligatoriamente deben contribuir al desarrollo y reducir la pobreza. El ministro de Economía habló de un crecimiento de 2 ó 3 puntos más en relación con el PBI para crecer a tasas más altas que las históricas, que estarían entre el 4,5 y el 6 % anual. Para favorecer esta inversión, debe incluir el capital humano.

 

-En este contexto, ¿cuáles son los desafíos del gobierno?

 

-Los grandes desafíos del gobierno son mantener baja la inflación y promover las inversiones que se necesitan en infraestructura y energía para impulsar el desarrollo. No ahora, pero hacia adelante es probable que necesite financiamiento público para pagar deuda. Pero, fundamentalmente, creo que el Estado debe crear las condiciones para que las inversiones se hagan y en este tema está pendiente la renegociación de los contratos con las empresas de servicios porque, de seguir con estas tasas de crecimiento, corremos serios riesgos en 2008 de tener cuellos de botella.

 

-¿Por qué insiste tanto en el tema de la seguridad jurídica?

 

-Porque se la necesita. Por ejemplo, la prórroga de la Ley de Emergencia no contribuye porque le otorga discrecionalidad al Estado y, además, el país ya no está más en emergencia. Por otro lado, desalienta la inversión, que no está relacionada con soluciones mágicas ni a reglas impuestas desde afuera, sino a las condiciones que se le crea para favorecerla.

 

En este sentido, también, deben ir eliminándose los impuestos distorsivos como el impuesto al cheque y, gradualmente, las retenciones, empezando por las que tienen mayor valor agregado, porque están relacionadas con el trabajo.

 

Currículum

 

Beatriz Nofal es economista, doctorada en la especialidad de Desarrollo Económico en la Universidad de Johns Hopkins y tiene un post-grado en Planificación y Desarrollo y en Desarrollo Regional y Urbano en el Instituto de Estudios Sociales de la Haya, Holanda y en la Universidad de París.

 

En el sector público fue diputada nacional por la Capital Federal; ex-subsecretaria de Industria y Comercio Exterior entre los años 1986-1988, ocasión en que fue negociadora principal de los acuerdos de integración entre Argentina y Brasil.

 

En el sector privado fue directora general de Arthur D. Little en Argentina 1999/2000, directora de la Consultora Eco-Axis S.A., y consultora externa del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial.

 

Asimismo, es editora y autora de la publicación trimestral Mercosur Journal.

 

La relación con Brasil

 

-¿Por qué Brasil cada vez nos compra menos y cada vez más manufacturas?

 

-Este año, vamos exportar a Brasil U$S 1.400 millones menos que en 1998 y vamos a importar U$S 3.780 millones más que en el 1997. El déficit va a ser superior a los 3.000 millones de dólares.

 

Esto se debe a una combinación de factores. Tradicionalmente la explicación de por qué aumentaban más las importaciones de un país al otro tenía dos ejes: el nivel de actividad y el tipo de cambio. Hoy esta explicación no alcanza porque el tipo de cambio nos favorece y el país no se quedó sin saldos para exportar.

 

Otra explicación son las asignaturas pendientes del Mercosur, que crean desniveles. Por ejemplo, el incumplimiento de las reglas que establecen que no se pueden utilizar incentivos fiscales ni financieros para las ventas intrazona; un sector, el de los incentivos financieros, donde Brasil tiene un importante aparato que, además, lo aplica para captar inversiones.

 

También intuyo que hay diferencias de productividad a favor de Brasil en varios sectores. Otra explicación pueden ser las crecientes barreras no arancelarias que impuso Brasil desde 1998/99. Por ejemplo, hay una serie de productos alimenticios que requieren permisos previos, por más que Brasil diga que se hace automáticamente.

 

Y el más reciente, que es el que más me preocupa, son la extensión de dos impuestos, el Pis y Cofins que financian la seguridad social de Brasil, que antes sólo se cobraba sobre la facturación bruta de las empresas y que ahora se aplican a las importaciones, que en el caso de los productos terminados, los encarecen entre un 7 y un 9 % porque no las pueden tomar como crédito fiscal.

 

China

 

-Dejando de lado las fantasías, ¿Qué importancia tiene hoy China para el país y, eventualmente, para el futuro del comercio argentino?

 

-China e India revisten una enorme importancia para países exportadores eficientes de materias primas, sean minerales, agropecuarias o de bienes intermedios como el acero. China ha crecido fuertemente en la última década, a tasas promedio de entre un 8 y 9 % y, como consecuencia de tamaño crecimiento, su participación en el comercio mundial ha pasado del 2 % en los 90 a 4 % en 2003. Los sectores del comercio donde participa Argentina crecen por demanda de China e India. Esto va a crear un buen contexto en los próximos tres años y debemos traducirlo en una oportunidad de desarrollo sustentable para el país.

 

Por otro lado, China implica desafíos en los sectores de manufacturas intensivas en mano de obra, por lo cual vamos a tener que implementar políticas que nos alejen de la producción en gran escala para darle más importancia al diseño. Argentina tiene que utilizar o incorporar la creatividad de la mano de obra y salir de los productos masivos. Hay que agregar valor porque va a ser muy difícil competir.

 

Finalmente, China para Argentina, y para varios socios de la región, es una excelente oportunidad, teniendo en cuenta que la cuestión del proteccionismo agrícola no se va a resolver en el corto plazo, aun teniendo resultados exitosos en las próximas negociaciones.

 

Además, el ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio va a permitir cambiar el modus operandi del comercio mundial porque va a limitar los acuerdos entre las grandes potencias.

 

Antes, el G7 fijaba las reglas de acuerdo a sus intereses y después lo multilateralizaban.

 

 

Fuente: El Litoral

______________

SI ALGÚN PRESIDENTE ME CONVOCA Y SI HAY UN EQUIPO DE GENTE RAZONABLE, TENGO DISPOSICIÓN PARA AYUDAR QUE LA ARGENTINA SALGA ADELANTE

Publicado por InfoBAE

           

María Beatriz Nofal, economista, dijo en Radio 10 que efectivamente –se ha logrado estabilizar la situación y que –se inició un proceso de recuperación  Sin embargo, subrayó: –Previamente hubo una caída fenomenal. El Producto Bruto cayó 11%, la caída del ingreso per cápita fue superior al 12% y la del salario real, peor aún, porque fue superior al 29% en un año, que fue la variable de ajuste de 2002. Dramática. Después de semejante caída, dado que la economía tenía ciertas condiciones básicas por la cantidad de inversiones durante los 90 que permitió en un marco de estabilidad, la economía pueda recuperarse. De ese modo, los dos motores son la sustitución de importaciones y las exportaciones, que están empezando a crecer este año , explicó.

 

En ese sentido, ratificó que la economía –está estable  pero describió los graves problemas que aún deben enfrentarse: –Hay algunos desafíos importantes por delimitar, como el valor de equilibrio del dólar, porque la Argentina no renegoció su deuda externa, entonces la demanda de dólares, que representa el pago, no está expresada. Ahora hay sobreoferta de dólares, por el superávit comercial, ya que las importaciones están planchadas por la recesión y no está la demanda ni por importaciones, ni por cumplimiento de compromisos de la deuda, expuso.

 

Respecto de los elogios de Anne Krueger, la directora del FMI, Nofal dijo que la funcionaria –también señaló la renegociación de la deuda, la reestructuración del sistema bancario y la renegociación de contratos de servicios públicos privatizados .

 

A continuación, añadió: –Para mí, el principal problema que queda por delante, para resolver, es la enorme regresión social: la Argentina destruyó su clase media y aumentó los niveles de pobreza e indigencia a niveles no conocidos por el país en toda su historia, con el 60% bajo el nivel de pobreza, 24% bajo el de indigencia. Estos temas es muy difícil revertir semejante regresión e injusticia. Algunas cuestiones de naturaleza escandalosa, como la desnutrición de niños y mortalidad infantil .

 

La especialista se refirió también a la mención de la creación de una moneda común en el MERCOSUR: –Es una iniciativa importante de largo plazo, pero primero requiere avanzar en lo macroeconómico, pero de la forma como fue anunciada me parece que más era una propuesta argentina anunciada como iniciativa del MERCOSUR, que esto mismo. La prueba es que el Presidente del Banco Nacional para el Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) dijo que no estaba al tanto .

 

En ese orden, Nofal dijo que –en materia de coordinación macroeconómica y cambiaria” le parece que, “por la forma, fue más una estrategia de marketing con contenido electoral, que una estrategia seria, precedida por estudios del tipo de cambio de equilibrio o de coordinación de políticas económicas como fiscales, que deciden sobre la cotización de la moneda en cada país .

 

En tanto, sobre el préstamo ofrecido por Lula Da Silva a Néstor Kirchner, opinó: -Puede ser real, pero requiere un cambio, puede ser efectivo pero tiene que cambiar el estatuto del BNDES. Puede querer prestar para asumir liderazgo a nivel regional y saben que, para eso, se requiere generosidad y cohesión en los miembros. Para eso, tiene que ser más generoso .

 

También, dijo que la visita de Kirchner al presidente brasileño es parte de ese rol protagónico que quiere mantener Brasil. -Además, (Lula) expresa sus preferencias sobre quién ganará el ballottage .

 

Cuando le preguntaron si era parte del equipo técnico que acompaña a Carlos Menem, respondió: –No estoy trabajando en la campaña de ningún candidato en estas elecciones. Sí estuve con varios, inclusive con Menem. Tuve una charla con él, tengo una oferta en caso de que asuma y tengo disposición para ayudar que la Argentina salga adelante y revierta esta situación dramática desde el punto de vista social, y recupere el crecimiento sustentable si algún presidente electo me convoca y si hay un equipo de gente razonable .

___________________________________________________________

 

-Cuatro hermanas Nora, Ercilia, María Teresa y Beatriz Nofal han decidido volver a la tradición familiar y retoman el negocio familiar del vino.

 

BODEGA NOFAL VUELVE

A PRODUCIR VINOS

26/12/02       

 

Ellas son Nora, Ercilia, María Teresa y Beatriz Nofal, quien fuera colaboradora de Roberto Lavagna como secretario de Industria. Su nueva propuesta es introducir en el mercado un Malbec de Bodega Nofal, de una partida limitada.

 

El Malbec es producido con uvas propias provenientes de las 165 hectáreas de la familia y este año la oferta totalizará 30.000 botellas, llegando en el 2003 a las 120.000 considerando Malbec y Tempranillo.

 

El nombre de este vino será Santa Ercilia ($15) -anterior marca de la bodega- y se venderá en vinotecas y restaurantes. La bodega fundada por Gabriel Nofal en 1950 estaba inactiva desde 1980 cuando fue cerrada.

 

Las pequeñas bodegas son responsables hoy en Argentina de un cuarto de las ventas en el mercado interno de vinos finos y del 30% de sus exportaciones girando anualmente US$ 60 millones.

 

FUENTE: ArgentineWines.Com

____________________________

 

A %d blogueros les gusta esto: